El coronavirus golpea al turismo en Navarra con un 56,8% menos de visitantes

Los habitantes de la Comunidad se convierten en los principales viajeros para su territorio

30.12.2020 | 14:27
Excursionistas visitan la cascada de Xorroxin en Erratzu, en el Valle de Baztan.

La pandemia del coronavirus rompe la buena tendencia de los datos de turistas en Navarra de los últimos años, debido al estado de alarma, al confinamiento y a las posteriores restricciones autonómicas y nacionales que han provocado una importante limitación de la movilidad y de aforos en los últimos diez meses.

La Comunidad Foral ha notado una disminución de viajeros nacionales y extranjeros, siendo relevante el papel que han tomado los propios habitantes de Navarra para sustentar el turismo que se ha podido realizar.

La Dirección General de Turismo, Comercio y Consumo del Gobierno de Navarra, basada en datos de Nastat, desvela que hasta octubre 560.598 personas visitaron nuestro territorio, una disminución drástica del 56,8% provocada por la pandemia. En cambio en el mismo periodo del año anterior, 1,29 millones de personas habían llegado a Navarra para concluir el año en casi los 1,5 millones de turistas.

Peores datos maneja España, ya que un país tan dependiente del turismo ha sufrido un descenso del 65%, con 42.019.242 de turistas por los 118.558.961 de un año antes.

CAMBIO DE HÁBITOS


El coronavirus ha favorecido un cambio en la manera de disfrutar del turismo y eso ha influido en el tipo de alojamientos que durante estos meses se han demandado.

La estadística destaca que los visitantes han optado por la naturaleza, el mundo rural y con ello la solicitud de este tipo de alojamientos con estancias más largas (tanto en casas rurales como en campings, entre otros).

Aunque la bajada ha sido generalizada en todo el sector, las reducciones de turistas y pernoctaciones han sido menores en campings, casas rurales y apartamentos.

Los campings son los que menos han sufrido esta situación. Con 107.192 personas viajeras hasta octubre, el descenso ha sido del 34,5%, frente al 44% en el Estado.

En lo que se refiere a pernoctaciones, los campings han registrado 404.722 (un 23,2% menos que un año antes) y es el segundo modelo más demandando, sólo por detrás de los hoteles. Además, han visto cómo aumentaba la estancia media un 17,3% hasta los 3,8 días.

El turismo rural, con 59.238 personas viajeras y 240.143 pernoctaciones ha sufrido una contracción del 46,2% y del 35,9% respectivamente, frente al 49% y 42% de caída en el Estado. Sin embargo, ha visto aumentada la estancia media de los y las turistas un 19,2% hasta pasar, de media, 4,1 días en sus establecimientos.

En lo que se refiere a apartamentos turísticos, el descenso de viajeros has sido del 47,5%, frente al 65% a nivel nacional, hasta alcanzar los 33.203, y la caída en las pernoctaciones ha sido del 38,1% con un total de 109.091, cuando en el Estado ha sido del 65%. La estancia media ha aumentado un 17,9% y se ha situado en 3,3 días.

ALBERGUES Y HOTELES, LOS MÁS PERJUDICADOS


Por su parte, Albergues y hoteles han sido los más afectados por la pandemia. En el primero de los casos, el número de personas viajeras ha descendido casi un 82%, limitándose a 4.652 este año, y las pernoctaciones un 76,4%, hasta registrar 15.720. En el segundo, la caída de viajeros ha sido del 61,8%, frente al 67% experimentado a nivel nacional. Así el número de visitantes que han optado por alojamiento en hotel entre enero y octubre de 2020 en Navarra ha sido 356.313, y las pernoctaciones han bajado un 62,7%, frente al 72,2% del Estado, quedándose en 650.558.

Los hoteles son, además, el único establecimiento en el que también ha bajado la estancia media, que se ha reducido un 2,3% hasta quedarse en 1,8 días, cuando la estancia media en los distintos recursos hoteleros ha sido de 2,53 días.

Ha habido hoteles que han tenido que cerrar de manera temporal, y otros se han mantenido abiertos y se han reinventado con fórmulas para obtener nuevos ingresos con la diversificación del negocio. Por ejemplo, han adaptado espacios para que personas externas instalen su lugar de trabajo; y también se han confeccionado ofertas de estancias durante fines de semana para turistas locales al mantenerse el cierre perimetral, entre otras novedades.

EL PESO DE NAVARROS Y NAVARRAS


En esta situación el turismo de los propios navarros y navarras ha aumentado. Uno de cada cinco turistas ha procedido de la propia Comunidad Foral, señala el informe.

De esta forma, el cierre de fronteras y la limitación de viajes con el extranjero han hecho que el grueso del turismo sea nacional. No obstante, se ha registrado un cambio de tendencia en cuanto al lugar de origen de los viajeros. Si en 2019, la población de Madrid lideraba el ranking y el turismo autóctono de personas navarras se situaba en cuarto lugar, este 2020 ha sido a la inversa. Las personas de la Comunidad Foral han supuesto el 18% de los y las turistas, seguidos por la CAV (un 16%), Catalunya (15%) y Madrid (11%).

Además, las visitas de extranjeros ha sufrido una caída sin precedentes del 87,2% por el cierre de fronteras, la eliminación de vuelos internacionales y la cancelación de fiestas como los Sanfermines. En lo que se refiere a tráfico aéreo, el aeropuerto de Pamplona ha registrado una caída del 65% en el número de pasajeros, con 38.538 frente a los 111.070 del año anterior.

EL SECTOR DESTRUYE 2.049 EMPLEOS


La disminución de la actividad ha tenido graves consecuencias en el empleo, a pesar del uso de los expedientes de regulación de empleo de suspensión temporal de contratos (ERTE).

Los datos de enero a noviembre reflejan un descenso en el número de afiliados a la Seguridad Social de 2.049 personas, lo que representa un 11% menos que un año antes. Frente a los 18.743 afiliados en 2019, este año las cifras son de 16.694.

En un sector especialmente feminizado, el descenso ha sido más acusado entre las mujeres. De los 2.049 afiliados menos, 1.290 son mujeres y 759 hombres. Porcentualmente, la caída ha sido del 63% entre ellas y del 37% entre ellos.

noticias de noticiasdenavarra