Los ERTE no evitan la pérdida de 622.600 empleos en 2020

El Gobierno central ve positivos los datos del último trimestre, con 167.400 ocupados más

29.01.2021 | 00:23

pamplona – El impacto de la pandemia de la covid-19 en el mercado laboral rompió en 2020 con la creación de empleo de los seis últimos años, destruyendo 622.600 puestos de trabajo, y elevó, tras siete años de descensos, la tasa de paro hasta el 16,1%.

Pese a las medidas puestas en marcha para contener la destrucción de empleo, como los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), el año pasado 527.900 se sumaron al paro, marcando el mayor incremento desde 2012, mientras que otras 94.700 personas se fueron a la inactividad, según la Encuesta de Población Activa (EPA).

Desde el Gobierno, la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, consideró "positivos" los datos publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE) porque muestran un incremento de la ocupación a final del año y una tasa de paro mejor de la prevista por el Ejecutivo (17,1% de media anual).

A pesar del mal año para el empleo por la pandemia, en el cuarto trimestre de 2020 la situación mejoró con respecto al tercero, con 3.100 parados menos, hasta los 3.719.800, y 167.400 ocupados más, hasta los 19,34 millones, entre ellos los 500.000 incluidos en un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE).

Mirando la composición del empleo destruido, eran más hombres (338.800) que mujeres (283.800), más nacionales (486.400) que extranjeros (136.200) y únicamente trabajadores del sector privado (748.400 empleados menos), ya que aumentó en el sector público.

El año se saldó con 19.800 autónomos y 604.600 asalariados menos, de los que la mayor parte eran temporales (397.100); por sectores, la destrucción se concentró en los servicios, con 537.100 empleados menos.

Madrid y catalunya Y por regiones, casi todas las comunidades disminuyeron su ocupación, siendo Cataluña (137.600 ocupados menos), Canarias (112.800) y Madrid (107.100) las que reflejaron la mayores bajadas; en tanto que aumentaron el empleo durante 2020 Extremadura (5.500 más), Murcia (2.100) y La Rioja (400).

Respecto al paro, aumentó más entre las mujeres (305.600) que entre los hombres (222.300), dejó la tasa de paro juvenil en el 40,13% y afectó a los desempleados de larga duración (197.700 desempleados más) y al colectivo que busca su primer empleo (10.400 más). Con esta foto, los hogares que tienen a todos sus miembros activos en paro aumentaron en 2020 en 183.900, hasta un total de 1.197.000.

Por sectores, el desempleo apenas varió en la agricultura (500 parados más) y se incrementó en el resto, sobre todo en los servicios (279.500 más). Desde los agentes sociales, han puesto en valor la importancia que los ERTE acordados con el Gobierno han tenido para contener "la hemorragia laboral" durante 2020, aunque difieren en la necesidad de emprender cambios laborales en uno u otro sentido.