Las empresas navarras se plantean ya no vender a Rusia ante los problemas de cobro

El cerrojazo bancario y el boicot de las navieras dejan en el aire envíos ya en camino

04.03.2022 | 00:40
Carlos Pardo, Ignacio Salazar, Javier Taberna y Manuel Ezquer, en Cámara Navarra.

Pamplona – La invasión rusa de Ucrania golpea ya a decenas de empresas navarras, que empiezan a asumir que el conflicto será largo y cambiará el comercio internacional de los próximos años. "Estamos ante un nuevo escenario mundial", advierte Mikel Irujo, consejero de Desarrollo Económico para resumir las consecuencias de una crisis que se venía larvando desde hace años.

Alrededor de 180 compañías exportan por valor de unos 100 millones de euros a Rusia y Ucrania. En el primer caso, algunas tratan de cobrar material ya recibido por sus compradores o de recuperar lo que han enviado y no será entregado en los puertos, toda vez que las grandes navieras mundiales han vetado los puertos rusos. "Y en el caso de Ucrania, bastante tienen ahora mismo con lo que tienen", resumía Carlos Pardo, director de exportación de Industrias Agroalimentarias de Navarra, en una jornada organizada por Cámara Navarra para analizar el impacto de una guerra a las puertas de la Unión Europea.

"En Bruselas, Rusia preocupaba desde hace tiempo", explicaba Mikel Irujo al referirse a una relación conflictiva desde hace tiempo. "La injerencia en las elecciones de Bulgaria estuvo a punto de suponer la ruptura de las relaciones. Y en 2018 Suecia recuperó el servicio militar obligatorio", recordaba. Irujo describió un panorama mundial "con las democracias en retroceso desde 2005", donde el autoritarismo se filtra incluso en la Unión Europea, con los expedientes abiertos a la Polonia y Hungría, y donde emerge un nuevo escenario de valores, con una profunda "discordancia en el modo en que ve se ve el mundo".

Todo ello afecta, por supuesto, a la economía. Europa es dependiente en energía y en numerosos minerales. Ignacio Salazar es el CEO de Geoalcali, un proyecto minero que se ubicará entre Sangüesa y Undués de Lerda (Aragón), en el que se invertirán 600 millones de euros para extraer potasa. "Rusia y Bielorrusia suponen una tercera parte de la producción mundial", explica Salazar. La potasa, clave en los fertilizantes, ha disparado además su precio en el último año: de 245 euros a más de 600. Salazar, que reclama a Europa, que aproveche su recursos naturales estratégicos, anticipa un escenario futuro de mucha mayor competencia estratégica con China y Rusia. "Estados Unidos ya ha reaccionado, pero aquí aún no ha llegado el Europa First", dijo Salazar.

Manuel Ezquer, director de Hydro Extrusion quería trasladar un mensaje positivo sobre el aluminio. "No vamos a desabastecer el mercado". Ezquer mostró su preocupación por el precio de la energía y las dificultades en el sector del transporte para trasladar su producto. Según ha explicado, la empresa facturó el año pasado 85 millones de euros y ha aumentado su producción hasta las 60.000 tonelada, con una inversión de diez millones.

logística En el corto plazo, las empresas bandean en cualquier caso con un escenario de "absoluta confusión", definía Carlos Prado. Algunas, como Gimex, especializada en transporte, busca rutas alternativas ante el cierre de los puertos. "Hay algunas navieras pequeñas que siguen trabajando, pero van a durar dos días", explicaba Carlos Telletxea, project manager de Gimex.

"La situación es para estar muy preocupado", explica Javier Creixell, CEO de Magna, empresa que vende en Rusia, que cuenta incluso con un técnico comercial en Kiev y quien admitía que ahora mismo dudan si podrán seguir haciéndolo ante las dificultades para cobrar La exclusión de la banca rusa del sistema swift ya no garantiza los pagos. Creixell recordaba los problemas surgidos durante el covid con las largas cadenas de suministro y abogaba por que Europa "ponga en valor sus recursos naturales". De lo contrario, dijo, la dependencia de otros mercados aumentará.

Frenkit, una empresa de recambios, es otra de las más afectadas por la guerra. "Un 30% de nuestras ventas dependen de Rusia", explicaba Ignacio Fuente . "Los clientes ya no nos pagan desde la semana pasada. Les da vértigo hacerlo con las fluctuaciones del rublo", que ha perdido cerca de un 40% de su valor en apenas ocho días.

"Los clientes ya no nos pagan desde hace una semana, les da vértigo con el rublo cayendo un 40%"

Ignacio Fuente

Frenkit

"No va a haber aceite de girasol y se van a encarecer las alternativas, incluido el aceite de oliva"

Carlos pardo

IAN

noticias de noticiasdenavarra