Quiero contratar un bróker hipotecario, ¿qué debo tener en cuenta?

La figura del intermediario hipotecario se ha vuelto cada vez más popular. El bróker negocia condiciones más atractivas que las que se pueden conseguirse por libre

22.02.2022 | 10:08
Consejos a la hora de contratar un bróker hipotecario.

En un mundo y una sociedad dónde todo sobrepasa fronteras y avanza hacia el futuro, las hipotecas no se han quedado atrás. Como ocurre en el mercado bursátil, los brókeres han dado el salto en los últimos tiempos al ámbito hipotecario. El bróker hipotecario resulta ser un profesional o una agencia que busca y trata de conseguir la mejor hipoteca posible para sus clientes, con condiciones más atractivas que las que puede lograr el usuario por su cuenta y riesgo.

La figura del corredor hipotecario es cada vez más popular, aunque son pocos los que se plantean, a día de hoy, contar con sus servicios para negociar condiciones más interesantes que las que pueden conseguir por libre. El perfil de cliente más habitual es aquel que cuenta con escasos ahorros o bajos ingresos.

Este profesional debe precisar el límite de sus funciones, es decir, hasta dónde llegan, ya sea de manera oral u escrita en el contrato de intermediación. El bróker ofrece los siguientes servicios: análisis del cliente, búsqueda de ofertas que se ajusten al perfil del usuario, solicitud formal ante la entidad bancaria, negociación para mejorar las condiciones estándar o acompañamiento durante la signatura del contrato de la hipoteca.

El comparador financiero HelpMyCash.com advierte de que las condiciones del servicio de cada bróker pueden variar mucho de uno a otro. Así pues, es primordial y clave estar al corriente y entender su "modus operandi" para sacar el mejor provecho de su labor.

Bróker hipotecario vs bróker de pago


Los intermediarios hipotecarios no suelen cobrar honorarios y prestan un servicio más básico. Se limitan a mostrale al cliente qué entidades financieras pueden concederle una "gustosa" hipoteca. Nada de "papeleo". No se ocupan ni de la tramitación de la solicitud ni de la negociación con los bancos. En consecuencia, si usted busca hacerse una idea de sus opciones, este tipo de bróker sería el más conveniente.

Por otro lado, los brókeres de pago acostumbran a ofrecer una prestación más completa. Estos sí tramitan las solicitudes de sus usuarios, negocian con las entidades para la mejoría de sus hipotecas y organizan la firma de las escrituras en la notaría. Por consiguiente, si usted busca obtener ciertas ventajas, como un interés más bajo o una financiación por encimas del 80% habitual, este intermediario sería el más adecuado.

Coste del bróker


Normalmente, los brókeres no cobran por depósitos y retiros. De igual manera que deben precisarse los límites de las funciones del corredor hipotecario, deben indicarse, por ley, sus honorarios en un concreto apartado del contrato de intermediación.

Dependiendo del intermediario, las tarifas son diferentes. Algunos, la minoría, son gratuitos. Unos cobran un porcentaje sobre el importe de la hipoteca que se firme y otros piden el pago de una cantidad fija.

Los que cobran un porcentaje suelen hacerlo entre el 1% y el 5% sobre el importe. Por otra parte, los de la cantidad fija tienen unos honorarios que oscilan entre los 3.000 y 5.000 euros. En caso de ser necesaria la financiación del 80% o más de la compra, hay brókeres que encarecen la tarifa de sus servicios. Los más costosos ascenderían hasta los 7.000 y 9.000 euros.

Fecha de pago


En el contrato de intermediación tiene que especificarse, también, cuándo se abonan los honorarios. Lo más común y habitual, que se paguen cuando se firme la hipoteca obtenida por el bróker. No obstante, y siguiendo la ley, si el cliente no accede a contratar ninguna de las ofertadas por el intermediario, este último no recibe ni un euro.

Ante esto último, hay brókeres que solicitan que se les realice el pago una vez encontradas y obtenidas las ofertas. En caso de que el usuario las rechace, el corredor o la agencia tendrá que devolver obligatoriamente el dinero abonado previamente por el cliente.

Bancos con los que trabaja


El posible cliente debe conocer con qué entidades bancarias trabaja el intermediario hipotecario. El bróker está obligado a detallar a qué bancos ha ido. De esta manera, el cliente podrá consultar, por libre, a las entidades a las que no ha acudido el corredor hipotecario.

Según el comparador HelpMyCash.com, es aconsejable que el cliente no firme por su cuenta con una entidad que haya presentado una oferta previa al bróker. En estos casos, el intermediario exige el pago de sus honorarios más una penalización. Si el cliente rechaza la oferta conseguida por el bróker, podrá firmar de manera independiente con el mismo banco cuando haya vencido el plazo de permanencia establecido en el contrato. Este periodo suele ser de entre seis y doce meses, si no se respeta habrá que pagar al bróker.

Si el cliente termina por decidirse a contratar un bróker hipotecario contará con la ventaja de poder comparar las propuestas que el intermediario le presente y las que él obtenga por libre. De este modo tendrá más probabilidades de encontrar la hipoteca que más se ajuste a sus necesidades.

noticias de noticiasdenavarra