Un verano experiencial

Roses propone un verano experiencial pensado para disfrutar en familia, reencontrarse con la naturaleza… y con uno mismo

Contenido ofrecido por


Becontent

Situada al norte de la Costa Brava, custodiando los parques naturales del Cap de Creus y de los Aiguamolls de l’Empordà y la bahía que lleva su nombre, Roses apuesta este verano por dar a conocer y disfrutar de su patrimonio natural y cultural a partir de vivencias basadas en el bienestar, la creatividad, el deporte y, como no, la diversión.

Este es el atractivo cóctel de emociones que Roses propone en el verano del ‘nuevo volver a vivir’. Para ello, ha diseñado un atractivo paquete experiencial con 17 actividades que –más allá de sus atractivos patrimoniales– permitirán sentir y gozar de la más pura esencia de esta localidad, referente de la Costa Brava.

El Turismo del Bienestar, cada vez más de moda en el sector, adquiere en Roses su máxima expresión amparado en un entorno natural privilegiado que invita a la relajación, la contemplación y el descanso. Basándose en estas premisas se han diseñado experiencias como sesiones de mindfulness (en el paraje rocoso del Faro de Roses y a la salida del sol en Punta Falconera) y actividades de bienestar en la Ciudadela, con conciertos de armónicos para sentir las vibraciones de cuencos tibetanos, gongs y cantos en la mágica atmósfera de su iglesia de Santa María, una de las joyas de este recinto.

El deporte cobra notable protagonismo envuelto en paisajes de gran belleza, como el del Cabo de Creus, cuyos guías oficiales ofrecerán las más variadas actividades; desde terrestres, como e-mountainbike, trail running o marcha nórdica, a marítimas, como el snorkel. También habrá visitas a la actividad del puerto pesquero y de los viñedos de Mas Marès y Mas d’en Coll, que potenciarán el atractivo gastronómico de la localidad de manera también muy sensorial: con los olores y el espectáculo visual de la llegada de las embarcaciones de pescadores… o el sosegado placer de una cata de vino entre viñedos.

Roses también piensa en las familias, por lo que ha preparado una programación infantil que este verano cobra también una nueva dimensión. Las visitas teatralizadas –Ruta Megalítica, Castrum visigótico…– permiten conocer la historia y cultura local de una manera divertida y amena, de la mano de personajes históricos. A ellas se suman talleres de pintura emocional y creativa en la Ciudadela y salidas de snorkel en familia. Además, todos los martes y sábados de julio y agosto se ofrecerán espectáculos infantiles de animación, circo, payasos, títeres, cuentos, magia o improvisación.

Las diferentes actividades programadas ofrecerán más de 60 sesiones, repartidas entre julio y agosto, con precios populares que oscilarán entre los 3,50 y los 12 euros, en función de la tipología de cada una y bajo inscripción previa. El calendario se puede consultar en www.visitroses.cat.