Putin está en el gobierno de Pedro Sánchez, ¿qué les parece?

01.03.2022 | 06:24
Busquen a los agentes de Putin en la foto

El efecto colateral número un millón de la invasión rusa de Ucrania es que los columneros nos repetimos como papagayos. Así que hoy el menú es breve y trae como plato principal cuatro variaciones de la teoría que sostiene que Putin cuenta con una sucursal en el Gobierno de Pedro Sánchez.

Y no. No es una exageración. Tal cual lo dice Isabel San Sebastián en ABC: "Putin tiene una zarpa en Frankenstein". Semejante titular tiene su desarrollo en tres biliosos párrafos que podemos resumir en estas tres cortas frases: "El enemigo está acampado en La Moncloa. Nadie se fía de España. El PP debe alinearse para la batalla y encabezar una alternativa ganadora".

"Fuera comunistas del Gobierno", grita (aunque sin signos de admiración) Miquel Giménez en Vozpópuli. Bajo el encabezado, idéntica tesis que la de arriba: "Somos el único país de occidente en el que los partidarios de Putin están sentados en un consejo de ministros. El único. ¿Hasta cuándo durará esta ignominiosa situación? Incluso Sánchez, en su inmensa venalidad, debe reconocer que si quiere seguir en el club de las democracias debe prescindir del enemigo que tiene en casa. La historia es muy cabrona, presidente. O echa fuera a los comunistas de su gobierno o occidente lo echará a usted".

El editorial de El Debate es casi un calco, con un emplazamiento a Sánchez a escoger bando: "No se puede rendir lealtad a Bruselas, la OTAN, Washington o la ONU si, al mismo tiempo, se toleran las posturas de Podemos, IU, Bildu, Compromís, ERC y sus inspiradores en los rincones ideológicos más perversos del planeta. Sánchez vive en una trampa constante; pero a quien acaba entrampando siempre es a España".

Esa es la versión suavecita. En el mismo diario catolicón, Alfonso Ussía brama: "Putin es la KGB. Y los que defienden a Putin, además de los partidos separatistas, estalinistas y terroristas que votan a favor del Gobierno social-comunista de Sánchez, son Cuba, Venezuela, Irán, Corea del Norte. España no puede presentar una actitud de dignidad teniendo en su Gobierno a representantes del comunismo más atroz y cretino".

Más original (por lo menos, hoy) el editorialista de La Razón aprovecha el viaje para reclamar que se aumente el gasto militar. Y a la cosa lo llama "Cultura de Defensa". Se lo juro: "Hay una rémora dramática en Cultura de Defensa en la sociedad española. Y hay que enmendarla. Requiere un esfuerzo pedagógico que enseñe que nos desenvolvemos en un mundo peligroso. Un Ejército con los medios adecuados es el mejor antídoto de la violencia y el aliado más eficaz de la paz. Hablamos de una inversión estratégica que permita a la democracia sostener la seguridad nacional y responder a los compromisos internacionales".

Les termino con un desvarío sideral de Jorge Fernández Díaz en La Razón. Empieza recordando que Chernobil está en Ucrania. A partir de ahí, relaciona la fecha de la catátrofe nunclear, con la de otro accidente de la flota soviética en el Báltico y la del atentado a Juan Pablo Segundo. Vean cuál es la conclusión: "La correlación existente entre las fechas de los hechos sucedidos en Fátima en 1917 y las de sucesos significativos ocurridos en Europa durante la Segunda Guerra Mundial y los del final de la guerra fría posterior son tan recurrentes que no resisten que un cálculo matemático de probabilidades los considere fruto del azar. El Señor de la Historia". Este tipo fue ministro de Interior en España.

noticias de noticiasdenavarra