La tarea de encontrar una cuidadora para nuestros mayores

Isabel De Lope |

Hay un momento en nuestras vidas en la que nuestros mayores nos necesitan. Encontrar una persona de confianza para el cuidado de ellos no es tarea fácil y esta búsqueda puede generarnos estrés y ansiedad. Porque todos queremos lo mejor para los nuestros.

La persona que pase a formar parte del cuidado de nuestros abuelos, padres o cualquier familiar nuestro, debe ser una persona que nos de confianza, pero también que sea una persona amable, empática, profesional y con experiencia.

En los últimos años están surgiendo empresas que han desarrollado un modelo de selección de gran eficacia que les permite encontrar cuidadores de gran profesionalidad. “La empatía es un valor fundamental dentro de Depencare. La empresa nació de mi propia necesidad de encontrar cuidadoras para mis abuelos y por eso buscamos ofrecer el cuidado que daríamos a nuestros propios seres queridos, ya sea porque estén solos o porque requieran de algún cuidado específico”, comenta David González, director general y fundador de Depencare.

Este camino debe ser compartido entre este tipo de empresa y las familias. “Trabajamos de mano de las familias. Realizamos una entrevista de evaluación con ellos para conocer a fondo sus necesidades y les asesoramos en todo lo que puedan necesitar vinculado al cuidado y acompañamiento de sus mayores”, nos explica David González.

Pero ¿cómo contratamos a una cuidadora?

Los trámites administrativos siempre son bastantes tediosos, la gestión administrativa, altas, bajas en seguridad social, elaboración de contratos etc. “Este es uno de los servicios que ofrecemos, además denuestra garantía ilimitada de sustitución de cuidadoras para cubrir las bajas por enfermedad, las vacaciones u otro tipo de sustituciones que puedan ser necesarias”, nos dice David González.

El cuidado a domicilio una tendencia en la atención a los mayores.

El cuidado a domicilio de nuestros mayores es una alternativa más beneficiosa que las residencias, ya que permite que puedan permanecer en su hogar y así evitar el estrés emocional que provoca la pérdida de su arraigo, lo cual en muchos casos puede aumentar su deterioro cognitivo y físico... Además, el cuidado en el propio hogar contribuye a que tengan una vida lo más plena posible, a pesar de las circunstancias. Casi el 90% de las personas mayores prefieren permanecer en su hogar, según un estudio del IMSERSO.

En Navarra el coste medio de una residencia es de 2.200€, y el cuidado a domicilio con este servicio es un 35% más económico, si se contrata una cuidadora interna entre semana.

“La empresa de cuidado a domicilio Depencare ha iniciado hace unos meses sus servicios en Navarra tras el éxito previo en otras comunidades, y actualmente ofrecen sus servicios a todas las familias de la región”.