Zigor Maritxalar

Fundador y CEO de Implika

“Nuestra responsabilidad está en generar los mejores perfiles que respondan a la demanda laboral”

Zigor Maritxalar es el CEO de Implika, una empresa nacida en Bilbao y que ya ha formado a más de 45.000 alumnos en todo el Estado. No tienen previsto dejar de crecer.

Una entrevista de Aner Gondra

La crisis del covid ha golpeado todos los sectores y ha empujado a un porcentaje muy alto del tejido empresarial al teletrabajo. La coyuntura ha hecho que la transición a lo digital haya sido forzosa, pero eso no ha ocurrido en Implika. Esta empresa nació en Bilbao y ha encontrado en su método híbrido de enseñanza una herramienta esencial para expandirse por casi todo el Estado. Cuenta con sedes en once capitales españolas. La última, en Donostia, se inauguró en julio, en pleno bache económico.

¿Cuándo nace Implika?

–Nosotros nos dedicamos a la educación y lo que hacemos es formar a personas que quieren emplearse y que buscan desarrollarse en un mercado laboral con una serie de garantías. Creamos una serie de itinerarios que lo que nos permiten es que el alumno adquiera unos conocimientos teóricos y prácticos para que mejoren sus posibilidades en el mercado laboral. Nos creamos en el 2009 en Bilbao y nos hemos ido expandiendo a Madrid, Barcelona, Donostia, Valencia, Sevilla, Málaga, Zaragoza. Valladolid, Iruñea, Alicante… Tenemos centros en casi toda la geografía.

“Hemos salido bien de la crisis del covid con la formación on-line y me atrevería a decir que hasta hemos salido reforzados”

En julio inauguraron sede en Donostia.

–Sí, ha sido la última sede inaugurada hasta el momento. Tenemos un plan de expansión ambicioso. Nos gustaría seguir creciendo por diferentes capitales y buscamos aquellas que tienen una mayor población.

¿Qué personal tiene Implika?

–Tenemos más de 250 personas. Estamos siempre entre 250 y 300. Dependiendo de en qué momento del año estemos, de cómo van los programas y cursos. Tenemos una línea dirigida a la Formación Profesional, de titulaciones oficiales, y a lo largo del año tenemos diferentes tipos de personal que emplear. La mitad de ellos están en el País Vasco.

Ustedes presumen de tener un 90% de empleabilidad.

–Es un reclamo que responde a una realidad. El principal alumno que se interesa por las titulaciones que ofrece Implika viene buscando emplearse. Nosotros partimos de un modelo americano, que es el de ser aceleradores del aprendizaje, y buscamos que en un menor tiempo el alumno, a través de unas metodologías muy concretas y especializadas en las que se combina teoría y práctica, pueda acceder al mercado laboral. Bien por la metodología, por el tipo de alumno y por los programas que puedan tener una mayor salida, efectivamente en menos de seis meses desde la culminación de los estudios, el alumno obtiene un empleo. Es la unión de todo. Nos decantamos por titulaciones que tienen una alta demanda laboral. A partir de ahí, contamos con un observatorio de empleo en el que trabajamos con cinco mil empresas en las que los alumnos pueden hacer las prácticas. La unión entre las empresas, el alumno y nuestra metodología proporcionan una garantía en términos de empleabilidad. Es lo que nos hace ir a trabajar día a día.

¿Implika ofrece alumnos a las empresas o son las empresas quienes demandan un perfil concreto de trabajador?

–Es algo bidireccional. Abrimos un periodo en el que se dan unos cursos y limitamos las plazas de acuerdo a la capacidad que tenemos de colocar al alumno en una empresa donde tenga oportunidades reales de emplearse. Es casar las necesidades de las empresas que son acogedoras de alumnos y la propia demanda de alumnos que tengamos. Es verdad que al tener una agencia de colocación y una bolsa de empleo, hay empresas que son muy activas y directamente contactan con nosotros y nos preguntan por perfiles concretos. Tenemos una bolsa de antiguos alumnos y a estos se les ofrece la posibilidad de ser candidatos para algún puesto en empresas. El empleo lo crean las empresas y nuestra responsabilidad está en generar los mejores perfiles que responden a esa demanda laboral.

¿Acuden a Implika las empresas para formar a su propio personal?

–En menor medida. Sí damos formación a empresas y a veces nos demandan programas concretos, para directivos, o técnicos. Esas sinergias también se generan y son bienvenidas. Estamos formando por encima de los de ocho mil alumnos nuevos al año y su inmensa mayoría no responde a este tipo de alumnos.

El método de Implika contempla una parte de clases presenciales. | Fotografía de Implika

¿En qué consiste lo que ustedes llaman ‘el método Implika’?

–Ponemos el foco en el alumno. Ponemos en el centro de todo al alumno con la intención de que consiga emplearse. La formación más tradicional ponía el foco en el docente y en los recursos que necesitaba ese docente. Empoderaban al docente para transmitir, educar y formar. Nosotros ponemos al alumno en el eje central. Tenemos un alumno que necesita una mayor adaptabilidad, necesita formarse en un tiempo concreto, o que tiene que compatibilizarlo con otro tipo de cargas… Y lo que hemos hecho es crear un modelo de aprendizaje que combina la formación presencial con la formación a distancia a través de herramientas on-line. Tenemos un campus que ofrece una serie de servicios, ahora mucho más evolucionados por la pandemia, y este método híbrido es el que utilizamos desde hace once años. La formación presencial crea un vínculo con tu profesor, con tu tutor, con tu rutina de acudir a un centro para poder asimilar mejor algunos contenidos en persona. Pero la fórmula del rebaño tampoco es la mejor para todos los alumnos, porque hay que trabajar al ritmo de otros, te tienes que adaptar a unos horarios y ritmos muy cerrados, y eso tampoco potencia al alumno en todo aquello que puede hacer. Por contra, la formación a distancia tiene unos beneficios muy evidentes, como que puedes aprender a tu ritmo, aprovechar el tiempo en cualquier momento… Pero tiene unas tasas de abandono muy altas porque exige una voluntad enorme, porque puedes tener una percepción de soledad… Y eso te lleva a caer en el desánimo. La unión de los dos modelos acelera el aprendizaje y tu capacidades para salir al mercado laboral.

¿Qué volumen de alumnos tiene Implika actualmente?

–Hemos formado a más de 45.000 alumnos. En los últimos años estamos registrando ocho mil alumnos nuevos cada año. Vamos creciendo y con la entrada de las titulaciones oficiales de FP este perfil de alumnos es mayor.

“Todos los cursos que tienen que ver con las nuevas tecnologías y el mundo digital son los que más se están demandando”

Son expertos en formación on-line, ¿ha sido eso un salvavidas en esta crisis?

–Es un año que a todos nos ha afectado. Ha tenido un impacto de marzo a junio. Es verdad que hemos sabido salir más airosos pues, aun siendo una formación que también hace palanca en la parte presencial, al contar con todas las herramientas de distancia y de plataformas on-line, los principales objetivos se han alcanzado. Todos nuestros alumnos pudieron terminar su formación y sus cursos sin ningún tipo de problema. Estábamos preparados y digitalizados, aunque hemos tenido que potenciar esta parte para adaptarnos a esta coyuntura. Hemos salido bien y me atrevería a decir que hasta hemos salido reforzados.

¿Hay algún tipo de formación que está siendo más demandada actualmente?

–Actualmente en Europa hay medio millón de puestos de trabajo sin cubrir que demandan un perfil digital. Todos los cursos que tienen que ver con las nuevas tecnologías son los más demandados. Tenemos formaciones de oficiales, de aplicaciones multimedia, de aplicaciones web, videojuegos, realidad virtual y aumentada, marketing digital, redes… Todo lo que tiene que ver con las nuevas tecnologías y el mundo digital es lo que más se está demandando y en lo que más nos estamos especializando. Vamos sacando nuevas titulaciones en estos campos.

Los datos de la empresa
  • Plantilla. Según la etapa del año oscila entre los 250 y los 300 trabajadores, estando casi la mitad en Euskadi.
  • Facturación. En 2019 Implika facturó cerca de 23 millones de euros.
  • Alumnado. Hasta la fecha ha formado a más de 45.000 alumnos y cada año cuenta con más de 8.000 alumnos nuevos.
  • Presencia. Nació en Bilbao, pero está presente en doce ciudades del Estado.
Tenemos un plan de negocio al que no hemos renunciado”
Existe un perfil común del alumno de Implika?

–Hay gran variedad porque el método permite adaptarse con cierta facilidad a diferentes perfiles. Sí encontramos estudiantes que tienen una experiencia profesional previa, sobre todo en formación de cualificación. En los perfiles de FP sí hay personas más jóvenes. El denominador común de todos es que buscan un centro que les ofrezca garantías para acceder al mercado laboral.

“En 2019 hemos facturado cerca de 23 millones de euros y hemos tenido crecimientos de doble dígito todos los años”

¿Qué volumen de negocio está teniendo Implika?

–En 2019 facturamos en torno a los 23 millones. Hemos tenido crecimientos de doble dígito prácticamente todos los años de nuestra existencia y nuestra expectativa es seguir cumpliendo con un plan de negocio que nos siga permitiendo seguir creciendo, seguir expandiendo y adaptarnos a las necesidades de digitalización que tiene todo el sector.

¿Qué lectura hacen de su sector a corto plazo?

–Nosotros tenemos un plan de negocio al cual no hemos renunciado. Mantenemos nuestras expectativas de que, aunque 2020 sea un año raro y aunque no se cumplan todos los objetivos al 100%, sí que estemos cerca de lo que hicimos el año pasado. Seguimos apostando por tres ejes principales a la hora de desarrollar nuestro plan. Uno es la expansión geográfica, nos gustaría seguir cubriendo el mayor número de ciudades a nivel nacional. Después está todo lo que tiene que ver con la nueva oferta de titulaciones, seguir apostando por la Formación Profesional y que eso sirva para atraer a un mayor número de alumnos. Y, por último, por las ventajas y facilidades que nos da la digitalización para seguir potenciando las herramientas on-line, para hacer que la experiencia del alumno sea mayor y evitar que la desmotivación sea un problema.

La desmotivación es un gran obstáculo a superar en el estudio a distancia.

–Es algo que ocurre en la mayoría de los centros que son puramente on-line. Apostamos por conseguir un entorno que construya un vínculo y un compromiso aun estudiando a distancia. A día de hoy lo que hacen las herramientas normalmente es ofrecer servicios que son muy del ámbito académico u orientándose al aprendizaje, pero no generan un vínculo entre el alumno y el tutor, o entre el alumno y el centro o las materias. En ese sentido, cada vez hay mayor desarrollo de mejora para el campus y para el modelo de aprendizaje. Nosotros queremos estar en todo momento a la vanguardia de todo esto. Esos tres ejes serán los que nos ayuden a seguir llevando a cabo nuestro plan de negocio. Seguimos igual de ilusionados e igual de comprometidos con él.

“Toda empresa debe destinar tiempo, recursos y parte de su misión a mejorar el entorno y crear un mundo mejor”

¿Qué es Implika Solidaria?

–Toda empresa debe tener una parte que destine tiempo, recursos y parte de su misión a la mejora del entorno. Todas las empresas deben tomar parte de responsabilidad, bien porque aglutinan a personas o porque dentro de la labor que hacen debe haber un plan social que contribuya a que el mundo sea un lugar mejor. Ya sea por la buena gobernanza, por transparencia o por buscar un mundo más limpio y más verde, creo que tener planes dirigidos a beneficios de lo que puede ser la responsabilidad social me parece que es imprescindible. Más aún si además te dedicas a la educación. En nuestra actividad ese beneficio a la sociedad ya va implícito. Por eso mismo creo que lo debemos hacer con mayor responsabilidad si cabe. Nosotros formamos personas y tener una sociedad formada es tener una sociedad mejor, pero siempre que lo hagas bien, con conciencia y con total compromiso en que tu entorno y el mundo sean un sitio mejor.

¿Ese compromiso se traduce en algún proyecto concreto?

–Tenemos diferentes actividades: programas de becas, programas de ayudas, ayudamos al desarrollo en algunas empresas de alrededor, participamos en la promoción de algunas start-ups locales o participamos en campañas contra el cáncer o que tenga que ver con economías circulares y sostenibles, de reciclaje... Nos involucramos en todo aquello que puede ir relacionado con los valores de la empresa y tenemos personal que se dedica a ello en concreto. Es algo que lo tenemos bastante interiorizado en todo el personal de Implika.

Relacionadas

-----