Modelos educativos finlandés y español

08.02.2020 | 20:33

Supongamos que la siguiente hipótesis es cierta: el sistema educativo finlandés contempla una educación integral (saber+saber hacer+saber convivir) mientras que el sistema educativo español sólo contempla la primera parte de estas tres (saber). Digo supongamos, porque no soy especialista en el tema. Desde mi situación, la de no haberme especializado en Educación, añado la primera premisa: la poca especialización del profesorado español es la principal diferencia que existe con el profesorado finlandés. Voy a hablar de la Educación Primaria porque no tengo datos suficientes de Secundaria en Finlandia. Los maestros finlandeses consiguen su puesto de trabajo después de superar diversas e importantes pruebas: Una. Para acceder a lo que aquí era Magisterio, en Finlandia hay que ser el mejor. Sólo estudian esa carrera en la Universidad los mejores. Dos. En Finlandia, esta carrera es de 5 años y tiene la misma importancia que Medicina o Derecho. Es decir, que la importancia de un maestro en Finlandia es semejante a la de un médico o abogado. Tres. Esta carrera en Finlandia hace hincapié en la especialización del futuro maestro, profesional de la educación primaria. Segunda premisa: prestigio de la profesión de maestro en Finlandia frente al desprestigio de esta profesión en España. Uno. La política finlandesa en general, y el gobierno finlandés en particular, consideran la Educación como uno de los pilares fundamentales de su sociedad, y diría aún más, la Educación para ellos es el pilar sobre el que se sostiene el futuro finlandés. La educación en Finlandia es gratuita, pero además, los estudiantes de Magisterio reciben una paga mensual que viene de su gobierno para ayudarles a financiar la carrera. Dos. Los estudiantes que finalizan esta carrera universitaria son los mejores; están perfectamente preparados para ejercer la profesión de maestros. Tres. El prestigio que el poder le da a esta profesión sumado al prestigio que adquieren los maestros por su buen hacer en los centros educativos, tiene como resultado que la sociedad en su conjunto respete mucho a estos profesionales. Cuatro. El sistema educativo finlandés es el más prestigioso de Europa y es además un referente mundial. El fracaso escolar no llega al 1% y apenas hay centros privados. Tercera premisa: el maestro finlandés, siempre hablando en términos generales, tiene vocación frente al maestro español. El maestro finlandés ejerce su profesión con total responsabilidad, consciente de la importancia que tiene su labor en el conjunto de la sociedad finlandesa. Insisto que, hablando siempre en términos generales, los maestros finlandeses educan a los alumnos teniendo en cuenta el futuro de cada uno de ellos y teniendo en cuenta al mismo tiempo la importancia que tendrá esta educación de cada alumno en el conjunto de la sociedad finlandesa. Es decir, y acabo, los maestros finlandeses son en todo momento conscientes de su responsabilidad para con su sociedad y de la gran importancia de su trabajo, porque la suma del bien de cada alumno equivale al bien de su sociedad y del futuro de Finlandia. Si se dan estas tres premisas, que no sé si se dan debido a mi poca especialización, la hipótesis: el sistema educativo finlandés contempla una educación integral mientras que el sistema educativo español sólo contempla la primera parte de estas tres, es correcta.