Consciencia ecologista y respeto animal

10.02.2020 | 11:48

A pesar de las evidencias sobre el grave estado en el que se encuentra nuestro planeta, todavía hay quien se resiste a verlo y niega, frente a hechos científicos, que la influencia de la mano humana es prácticamente nula. Dicha influencia engloba todos y cada uno de nuestros actos más cotidianos, desde el reciclaje, la utilización de recursos fósiles, carburantes, plásticos, etcétera. Y por supuesto, la propia alimentación, la cual representa más de una cuarta parte de la contaminación total, si tenemos en cuenta todo lo que rodea a este acto tan básico.

Vemos cómo día tras día más jóvenes, así como gente sensible y concienciada con el respeto al medio ambiente, se suman a esta nueva ola en contra del daño provocado por el propio ser humano. Sin embargo, la nueva corriente juvenil puede acabar cometiendo el mismo error que otros grupos sensibilizados con este asunto, si deja de lado ese respeto como parte fundamental, al igual que los mares y los bosques, hacia el reino animal.

En sí mismo representa la parte de un todo claramente indisoluble para un correcto equilibrio de la biodiversidad. El mejor ejemplo para representar este enfoque es precisamente la que se ha convertido, a su pesar, en la cabeza visible de esta corriente, Greta Thunberg, la cual, al ser consciente de todo este daño del que hablamos, lo primero que hizo fue dejar de alimentarse con productos de origen animal y con ello, que el resto de su familia tomase esta misma postura ética y coherente.