la carta del día

A vueltas con la Psicología Clínica en Atención Primaria

31.03.2022 | 00:03
A vueltas con la Psicología Clínica en Atención Primaria

agradezco a este medio que publique este escrito. En serie con los que tuvo a bien publicarme con anterioridad, no hace sino reflexionar sobre algo de lo que se viene hablando mucho últimamente: la necesidad de atención psicológica a los sufrimientos emocionales y trastornos mentales.

Reflexioné antes sobre cómo creía que debería ponerse en marcha la atención psicológica en Atención Primaria, y continúo reflexionando a partir de conversaciones, lecturas, etc. Ya dije también que son reflexiones nada dogmáticas y abiertas al diálogo.

Una de las últimas lecturas que he hecho es el artículo Psicología en Atención Primaria: lo focal, lo generalista y lo posible de Clara Benedicto Subirá –médica familiar y comunitaria– en el último número de la Revista de la Asociación Española de Neuropsiquiatría (AEN). En él la autora plantea una serie de ideas clave que invito a leer y reflexionar sobre ellas. El artículo puede localizarse fácilmente en Internet, por lo que no reproduciré aquí su contenido, pero sí aludiré a que el mismo me invita a seguir pensando sobre lo que ya dije en mis anteriores escritos: podría redefinir ideas sobre lo dicho de cómo poner en marcha la atención psicológica en Atención Primaria.

Si combino lo anterior con planteamientos –de acuerdo que son un borrador– que han llegado a mi conocimiento, sobre la "incorporación de psicólogos" a la Atención Primaria y los "Objetivos Generales", "Funciones: Proceso asistencial, proceso de coordinación y continuidad de terapias, proceso docente, participación en la intervenciones preventivas comunitarias" (no los desarrollo por no aburrir) que se han pensado para ellos/as, más el dato de que la incorporación no será al unísono sino progresiva: "Un profesional será referente para varios centros. (Ejemplo: 1 psicólogo para los centros de salud de Rochapea, Chantrea y Ansoáin)" se dice, no puedo abandonar una serie de reflexiones al respecto:

– Una vez más las cosas podrían hacerse mejor.

– Si el artículo más arriba mencionado me hace replantearme muchas cosas, ¿qué no deberían pensar quienes toman decisiones al respecto?

– ¿Por qué no ser más audaces, contratar más profesionales y darles unos días para planificar su intervención con arreglo a las necesidades detectadas, en lugar de esa enumeración de "funciones" que ya apunta a cierto desbordamiento y a cuestiones que se critican en el artículo que invito a leer?

– Podría sugerírseles que piensen y definan su labor orientándola en gran medida al compromiso socio-comunitario, huyendo de convertirse, como probablemente ocurra, fundamentalmente en profesionales de lo asistencial en el despacho, con todo lo que ello conlleva...

Son sólo una muestra de las cavilaciones; hay muchas más, pero mi intención esta vez es mostrar la inquietud que siento por cómo se vislumbra que van a hacerse las cosas.

Creo, sinceramente, que todo esto interpela no sólo a la Gerencia de Atención Primaria, también a la de Salud Mental y, ¿por qué no? a asociaciones en pro de la salud pública.

Me gustaría que este pequeño escrito contribuya a un óptimo desarrollo de los compromisos en pro de mejores cotas de bienestar.

noticias de noticiasdenavarra