A la contra

Bien estará si bien acaba

10.02.2020 | 11:49

Hay una canción en la que Dylan canta que "no necesitas al hombre del tiempo para saber en qué dirección sopla el viento". El 19 de abril de 2018, hace apenas 18 meses, Luis Sabalza presentaba el patrocinio por el cual en las temporadas 2018-19, 2019-20 y 2020-21 la camiseta de Osasuna la protagonizaría la casa de apuestas Kirolbet: "Es un día muy importante para el club". Este domingo, Sabalza dijo que las apuestas son "una lacra que está causando daño a jóvenes y personas con daño cognitivo". Osasuna se plantea rescindir el contrato, que finaliza en 2021, aunque no sabe qué coste económico pudiera tener -es asombroso que contratos de ese calado no tengan cláusulas de rescisión fijadas- ni si se podrá hacer. Hace un año, el director general, Fran Canal, dijo que este tema lo tendría que abordar la siguiente Junta Directiva -la actual acaba su mandato en 2021- y que lo de las apuestas era un "problema de la sociedad y no de Osasuna". Al parecer han hecho falta unas cuantas decisiones de Ayuntamiento de Pamplona, de Parlamento de Navarra, interpelaciones de socios de Osasuna -desde el primer día, esto no gustaba desde el primer día, por muy extendido que estuviese en el fútbol-, un contexto general de rechazo, para que en 18 meses lo que estaba bien pase a ser "una lacra". Ya se suele decir que nunca es tarde si la dicha es buena y en este caso será buena si finalmente se lleva a cabo, pero permítanos Sabalza, su junta, Canal y compañía tener muy claro que si no hay presión externa Osasuna no mueve un solo dedo en este tema, en el que también ha tenido mucho que ver -si no todo o casi- el hecho de que la cartera se ha llenado con el ascenso a Primera y los 45 millones que apoquina la TV. Veremos en qué acaba y veremos si son capaces de analizar a un patrocinador y lo que implica sin tener que pasar de "día muy importante" a "lacra" de la noche a la mañana.