Meteoritos

VW-mutua

22.12.2019 | 06:16

Volkswagen Navarra trabaja en un nuevo modelo: la derivación a las mutuas del seguimiento de las bajas por enfermedad común de sus empleados. Segundo intento (2016 y 2019). Por ahora, la marcha atrás ha funcionado. Los sindicatos de clase han trabajado de forma unitaria en el taller de montaje de una respuesta contundente: la huelga. La dependencia exclusiva de la Seguridad Social es una excepción en las plantas automovilísticas. La empresa aduce que la plantilla incumple el tope del 3,5% de absentismo pactado en marzo de hace tres años con la firma del segundo modelo. Ese porcentaje tendría que alcanzarse a finales de este año. Sin embargo, la cifra promedio ronda el 10%, con picos del 13% en talleres. Las Mutuas Colaboradoras con la Seguridad Social están autorizadas desde 1996 (último gobierno de Felipe González) para la gestión de la prestación económica de la Incapacidad Transitoria. Esta derivación corresponde a una decisión de empresa, previa consulta no vinculante al Comité. La baja y el alta son firmadas por el médico de Atención Primaria, pero la gestión de la prestación económica por Incapacidad Transitoria se delega en las mutuas, que pueden suspenderla. La Tesorería de la Seguridad Social entrega a las mutuas colaboradoras un porcentaje de la aportación que empresas y trabajadores hacen al Sistema Público de Salud. Las mutuas abonan la prestación y asumen los controles médicos de la Incapacidad. En definitiva, desvío de fondos públicos a empresas privadas. Modelo en expansión orientado a una creciente privatización de los servicios de salud. Se aduce mayor agilidad en el proceso de recuperación, sin los tiempos de espera de lo público. Se contraponen una desconfianza en los facultativos del SNS y una presión para el reingreso del trabajador. Prescripción social: defendamos profesionales y usuarios, con actitudes propias y exigencias a los gobiernos, el Sistema Público. O lo pagaremos caro. En atención y en cartera.