Editorial

La investidura cobra impulso

El pacto de gobierno PSOE-Podemos, el acuerdo con el PNV que, entre otras cosas, contempla la transferencia del Tráfico a Navarra y la resolución de la Abogacía del Estado allanan el camino a Sánchez

31.12.2019 | 06:16

Tras varias semanas de incertidumbre, impasse, negociaciones más o menos secretas, presiones, condiciones y decisiones judiciales cruzadas en medio de un ambiente enrarecido que amenazaba con dar con todo al traste, la investidura de Pedro Sánchez vivió ayer un importante acelerón y cobró un súbito impulso. La presentación, por fin, del programa de gobierno pactado entre socialistas y Podemos con referencias explícitas a la "vía política" para resolver el "conflicto político catalán"; la firma del acuerdo entre PSOE y PNV, escenificada por los líderes de ambos partidos, Pedro Sánchez y Andoni Ortuzar, y merced a cuyos términos los jeltzales apoyarán la investidura; y el esperado informe de la Abogacía del Estado sobre la situación de Oriol Junqueras tras la sentencia del Tribunal de Justicia Europeo, recibido con un aval crítico por parte de ERC -todo ello en pocas horas-, da alas a la conformación del primer Gobierno de coalición en la historia del Estado español. Un final que queda a expensas de la decisión definitiva que tomará Esquerra el próximo jueves. Son todas ellas cuestiones distintas pero de calado y trascendencia indudable y que indican que el PSOE se ha movido con discreción en diferentes direcciones logrando resultados que solo pueden mostrarse compatibles si existen garantías en el cumplimiento de los acuerdos alcanzados, la gobernanza se ejerce con rigor y equilibrio con base en la estabilidad institucional y el desempeño de gobierno se realiza mediante un diálogo real y leal por todas las partes implicadas en búsqueda de los objetivos del bien común y de la resolución de los problemas y retos de la ciudadanía. Por lo que respecta al acuerdo PSOE-PNV, el documento contempla el traspaso de las competencias de tráfico a la Comunidad Foral en el plazo de seis meses con "el mismo contenido y extensión que las realizadas en su momento a la Comunidad Autónoma Vasca". Un paso largamente esperado, que refuerza el autogobierno, y que, sin embargo, ha sido mal recibido por UPN, partido para el que en otro tiempo recuperar esa competencia era un objetivo irrenunciable. El acuerdo entre socialistas y nacionalistas aborda también posibles reformas en la estructura del Estado para el "reconocimiento de las identidades territoriales" e incluso modificaciones legales para resolver los conflictos en Catalunya y Euskadi "atendiendo a los sentimientos nacionales de pertenencia", que permiten abrigar contenidas esperanzas para la apertura de un nuevo tiempo político en el Estado.