“La contabilidad no reflejaba la imagen fiel del club”

2012-2014 El auditor forense de la ley Osasuna habla de RESULTADOS “INFLADOS” Y su informe DETALLA DESAJUSTES DE 17 MILLONES DE EUROS EN Los dos cursos QUE SE JUZGAN

20.02.2020 | 01:14

Pamplona – El auditor forense de la Ley Osasuna, Ignacio Larrañeta, que entre finales de 2015 y principios de 2016 lideró el encargo de analizar la contabilidad del club navarro entre 2004 y 2014, consideró ayer en sede judicial que, según el resultado de su informe, la contabilidad del club "no reflejaba la imagen fiel" del mismo. Larrañeta, que realizó la auditoría por un encargo de Osasuna (Luis Sabalza ya era entonces presidente) de cara a la aprobación de la ley de reestructuración de la deuda del club con Hacienda, matizó antes que nada que fue el fisco quien le marcó el alcance del trabajo y que no fue una auditoría al uso, sino "una relación de hechos".

El informe cifró en 17 millones de euros el desajuste entre la realidad y la contabilidad de club en las temporadas 2012-13 y 2013-14 (de 44 en total entre 2004 y 2014), explicando que entre 2010 y 2012 fue producto por ejemplo de llevar a ingresos 8,4 millones en concepto de derechos federativos de jugadores, "considerando luego este movimiento como un error pero sin corregirlo el curso siguiente", señaló Larrañeta. "Entendemos que era algo premeditado", añadió. Y también dijo que les llamó la atención "el tema de la Fundación Osasuna", ya que "el último día de la temporada" les aportaron una hoja "en la que decían qué gastos" había contabilizado ésta, pero que tenía que pagar el club, como 3,5 millones de euros del Promesas, que "entendemos que no tendría que estar dentro de la Fundación".

Aunque su trabajo resultó mucho más amplio, ayer se ciñó casi en exclusiva a lo que observaron en las cuentas de Osasuna en los cursos 2012-2013 y 2013-2014, que son los que se están juzgando. Del primero de ellos destacó que detectaron un pago "inusual" de 900.000 euros a los inmobiliarios Albert Nolla y Cristina Valencia. "Está contabilizado a cuenta", señaló, añadiendo que era "un asiento del 30 de junio de 2013" en el que ponía "terreno piscinas" y matizando que "no había contratos ni nada". "Preguntamos por este recibo y sólo nos sacaron un recibí", apuntó Larrañeta, opinando que fue un movimiento que "no está justificado". "Un pago en efectivo de 900.000 euros no es habitual en una empresa y tampoco en Osasuna", añadió.

Cuestionado también por si en su estudio encontraron registrado en la contabilidad del club el préstamo de 600.000 euros de José Antonio Osés, cuñado del exdirectivo de Osasuna José Manuel Purroy, Larrañeta negó la mayor.

De la temporada 2013-2014 señaló que el pago de 1,4 millones de euros a Flefield –tres facturas con cuatro abonos diferentes– es "un tema un poco curioso, porque los asientos contables son correlativos", es decir, introducidos el mismo día y de forma sucesiva. "Llamaba la atención que eran asientos correlativos para facturas y pagos en fechas diferentes. Era un poco extraño todo ese movimiento, llamaban la atención una serie de facturas todas pagadas en efectivo", explicó. En este sentido desligó esos 1,4 millones del dinero que durante aquella época se destinó a primas: "No tienen que ver con el pago a jugadores".

Respecto a las dietas y gastos de representación, el auditor indicó que no llegaron "a revisar a qué habían dedicado el dinero y los gastos que habían presentado los miembros de junta". "Lo único que vimos fue recibís", puntualizó. Además, "sólo estaba el recibo de la sacada de dinero, con muchas firmas" de miembros de la junta. Y destacó que en la campaña 2012-2013 había casi 100.000 euros (99.926,23, según consta en el informe) en este concepto que no consideró "justificados" –salvo unos 1.000 euros– y todos ellos salidas de caja.