Silbidos

Prometo estarte agradecido

10.03.2021 | 00:52
Prometo estarte agradecido

el desgraciado covid nos está haciendo la pascua a todos, nuestra salud, la situación laboral, las relaciones de familia, lo que hacemos y lo que queremos hacer, todo se resiente y el fútbol no es una excepción. Los clubes sufren en su economía, los jugadores sienten el riesgo, los técnicos no pueden entrenar en condiciones, los aficionados no disfrutan como antes.

Los árbitros, como parte de este deporte, también nos vemos afectados. Han sido meses sin actuar, algunos no se atreven a volver, ha habido dificultades para entrenar, la formación ha perdido el calor que da la proximidad y ha tenido que ser on line y los cursos para incorporar aspirantes se han retrasado a la espera de momentos más seguros.

Ahora el fútbol vuelve en todas las categorías y el colectivo arbitral afronta el reto de atender la competición lo mejor que pueda, como siempre, somos fútbol y en ello estamos. Ya venimos cubriendo las categorías nacionales, regionales y juveniles, llega ahora la categoría Cadete.

Y de eso quiero hablarte a ti, aficionado y aficionada de esta categoría, puede que padre o madre de un jugador, de los entrenadores no tengo dudas. Verás, los árbitros y las arbitras que vas a ver dirigiendo esos partidos son nuevos, no tienen experiencia, están empezando a aprender este difícil oficio y la especial situación sanitaria no ha ayudado a su formación, ni mucho menos.

Por eso me atrevo a pedirte, a rogarte, tu comprensión hacia ellos. Van a salir a enfrentarse a situaciones complejas, sus armas son una formación básica y una enorme ilusión, poco más. Van a equivocarse, cómo no, a veces se les va a notar la falta de tablas, es posible que los nervios les jueguen malas pasadas, pero aprenderán si dejamos que lo hagan, no podéis juzgarles con dureza, no es el momento, dejad eso para luego, dadles tiempo.

Cuando esos jóvenes árbitros y árbitras –necesitamos especialmente a estas chicas– salten al campo con su balón en las manos, te pido que los respetes al máximo. Si además eres capaz de regalarles alguna frase de cariño, ya será para nota. El fútbol, sin ninguna duda, saldrá ganando y el que esto escribe, haciendo suya la letra del gran Rosendo, promete estarte agradecido.

El autor es Responsable de Formación del Comité Navarro de Árbitros de Fútbol