El Castillo de Castilnovo, en Castilla y León, está a la venta por 15 millones de euros

El inmueble situado en Segovia, actualmente usado para eventos, busca comprador desde el año 2015

09.09.2021 | 17:00
Vistas del castillo ubicado en Segovia.

El inmueble más caro en Castilla y León tiene casi 6.000 metros cuadrados de superficie. Se trata del Castillo de Condado de Castilnovo, ubicado en Segovia.

Este castillo está en venta desde 2015 con un precio de 15 millones de euros. El portal inmobiliario, Idealista, ha sido el encargado de anunciar este monumento de interés cultural.

Actualmente se encuentra equipado en su totalidad y aseguran que tiene un estado impecable. El uso que se le da es únicamente para ciertos eventos.

La vivienda consta de cinco plantas, 21 habitaciones, salón real para una capacidad de 300 personas; además de espaciosas terrazas, patio interior, zona de aparcamiento y una gran biblioteca que tiene valor histórico.

Para los interesados, el castillo incluye un bonito molino, que a su vez es vivienda, de 450 metros cuadrados; también cerca se encuentran varias piscinas, una pradera, otra casa en forma de pirámide, algunas naves (actualmente utilizadas como museos) y una capilla.


Antigua residencia de reyes


Se desconoce el verdadero origen de la fortaleza con la que cuenta este castillo de estilo gótico-mudéjar. Algunos estudiosos aseguran que data del siglo VIII y que fue obra de Abd-al Rahmán I. Mientras que otro grupo de investigadores afirma que la construcción es de Almanzor en el siglo X.

Las limitaciones vienen porque no existen restos de aquella época. Los investigadores deben conformarse con estudiar los arcos del Patio de Armas, tomando como base los siglos XII y XIII.

Los historiadores conocen que el inmueble ha sido hogar de varios reyes. En el siglo XIV fue vivienda de los reyes de Aragón. Un siglo después, el castillo fue adquirido por los Reyes Católicos, quienes lo ofrecieron como dote a su sobrina. Es en ese momento, cuando el lugar fue adaptado al gusto de la época.

Para el siglo XIX, la rama católica de la familia Hohenzollern se convirtieron en los dueños y en 1856 pasó a ser propiedad de José Galofré, pintor y secretario de honor de la reina Isabel II.

Los últimos dueños de este gran castillo, que cuenta con todas las comodidades, fueron los marqueses de Quintanar. Por tanto, habrá que esperar a ver quién o quiénes serán los nuevos habitantes de esta majestuosa vivienda.

noticias de noticiasdenavarra