El humo y la niebla cubren San Francisco de un cielo naranja apocalíptico

-