Árbitro casero

 | 

Un parroquiano cuarentón acosa en, digamos, su sede social, jugando en casa, a una tabernera a la que dobla en edad. Bastantes noches la molesta, y hace medio año aprovecha que está sola para colarse en la barra, agarrarla de la cintura y tocarle...