La tensión en la frontera de Venezuela crece al matar los militares a dos índigenas de una tribu que impedía el bloqueo de ayuda humanitaria

08.02.2020 | 20:52
Miles de personas disfrutan en la jornada de ayer del concierto ‘Venezuela Aid Live’, convocado por Guaidó.

boa vista (brasil) - Al menos dos personas murieron y 15 resultaron heridas de bala durante el choque protagonizado por una comunidad indígena con la Fuerza Armada de Venezuela, según informó el diputado opositor Américo De Grazia. El Gobierno venezolano había elevado la alerta militar en todas sus fronteras ante la llegada de la asistencia humanitaria mientras el presidente de la Asamblea, Juan Guaidó, arribaba al límite entre Venezuela y Colombia para encabezar la masiva entrada de ayuda, prevista para hoy.

De acuerdo con la información aportada por diputados de Bolívar, los indígenas pemones de la comunidad kumarakapay se enfrentaron a militares para impedir el bloqueo de la ayuda que se acopia en el estado brasileño de Roraima y que el Gobierno de Nicolás Maduro se niega a aceptar. A pesar de los incidentes, el ministro de Seguridad de Brasil, el general de la reserva Augusto Heleno Ribeiro, descartó este ayer una "acción agresiva" en la frontera con Venezuela y subrayó que hay que "aguardar el desarrollo de los acontecimientos".

Solo tres de los heridos, y debido a su gravedad, fueron trasladados inmediatamente a un centro de salud de Brasil, pues según De Grazia no había gasolina ni ambulancias que pudieran trasladar a los demás. El diputado también explicó que las comunidades indígenas están "en pie de guerra contra la usurpación" del Gobierno de Nicolás Maduro, a quien la oposición considera ilegítimo por ganar unas elecciones tachadas de fraudulentas. Según declaró el ministro, todo estaba calmado en el estado fronterizo de Roraima, donde el Gobierno brasileño comenzó ayer a almacenar los alimentos y medicamentos que pretende enviar a partir de hoy hacia Venezuela, a pesar del cierre fronterizo decretado por Maduro en la víspera para impedir el ingreso de la ayuda humanitaria que considera un pretexto de EEUU para iniciar una intervención militar.

A la vez, miles de personas se concentraron en el puente de Tienditas, que conecta a la ciudad colombiana de Cúcuta con la venezolana de Ureña, en el concierto Venezuela Aid Live, convocado por el multimillonario británico Richard Branson.

Al otro lado del puente, en la localidad venezolana de Táchira, en una maniobra tan teatral como astuta, Nicolás Maduro organizó también actuaciones musicales bajo el lema Manos fuera de Venezuela en lo que se convirtió en toda una guerra de conciertos previa al día en el que Guaidó aseguró que entrará la ayuda humanitaria a Venezuela. La logística de la peligrosa operación de trasladar la ayuda era todavía ayer una incógnita.

La convocatoria más exitosa, sin duda, fue la del concierto de Cúcuta, que fue respondida por 32 artistas de una decena de países, tuvo como objetivo impulsar la ayuda humanitaria para apoyar a los venezolanos afectados por la crisis en su país y recaudar 100 millones de dólares para los más necesitados.

Entre las estrellas mundiales que subieron al escenario, y que no cobraron por ello, se encontraban Alejandro Sanz, Fonsi, Paulina Rubio, Juanes o Miguel Bosé, entre otros. Muchos de los asistentes fueron venezolanos que cruzaron desde tempranas horas de la mañana al lado colombiano. - Efe/D.N.

la cifra

1

El líder del Parlamento de Venezuela, Juan Guaidó, cumple hoy un mes de haberse proclamado presidente interino del país el pasado 23 de enero.

el apunte

La ONU insta a evitar la violencia. El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, instó ayer "enérgicamente" a evitar cualquier tipo de violencia en Venezuela ante la llegada de la ayuda. El de Cúcuta, en Colombia, es el principal punto de acopio para esta ayuda, aunque hay otros dos en Roraima (Brasil) y en la isla de Curazao. Existe un cuarto, pero su localización permanecía oculta.