Son ya cuatro los fallecidos tras la explosión de gas en el centro de Madrid

Un colegio y una residencia colindantes han tenido que ser desalojados

20.01.2021 | 15:27
Los Bomberos evalúan el estado del edificio.

El cuarto fallecido es el sacerdote que permanecía hospitalizado por la gravedad de sus heridas

Rubén Pérez de Ayala, el sacerdote herido en la explosión de la calle Toledo de Madrid, ingresado en el Hospital de La Paz, ha fallecido esta madrugada lo que eleva a cuatro el número de víctimas mortales del siniestro, han indicado a Efe fuentes sanitarias.

El sacerdote fue ingresado ayer tras la explosión en este centro sanitario con quemaduras de carácter grave. En el momento de la explosión, se encontraba junto a David Santos Muñoz revisando el estado de la caldera de gas del edificio, que llevaba un tiempo funcionando mal.

Con la muerte de este sacerdote se elevan a cuatro las víctimas del suceso, que costó la vida a tres hombres, uno de ellos David Santos, un feligrés que había acudido a arreglar la caldera.

La tragedia podría haber sido mucho mayor, dado que el edificio alberga la residencia de varios sacerdotes, locales parroquiales y de Cáritas, y sobre todo porque colinda con una residencia de ancianos y un colegio, pero tanto los residentes como los niños han resultado ilesos.




La explosión, descrita como "brutal" por los testigos presenciales y que ha causado el derrumbe de parte del edificio, ha afectado a al menos cuatro plantas del centro parroquial de la Iglesia de la Virgen de la Paloma, en el que hay despachos, un centro de acogida de Cáritas, que estaba cerrado en ese momento, ocho salas de reuniones, un salón y tres viviendas para sacerdotes.

A causa de la explosión han sido evacuados varios inmuebles colindantes, entre ellos el colegio La Salle La Paloma, situado a espaldas del lugar del siniestro, y el geriátrico Los Nogales La Paloma, ubicado en el edificio contiguo al parroquial y cuyos 56 residentes han sido trasladados a otros centros de la cadena.

Algunos de esos residentes están contagiados por covid, pero tanto el alcalde como la Policía aseguran que su desalojo y traslado se ha realizado con las debidas medidas de seguridad.


El Samur Social también ha trasladado a seis personas de tres familias del edificio colindante que ha resultado afectado y que hoy pasarán la noche en recursos municipales a la espera de que se les comunique si pueden volver o no a sus casas.

La nieve que tantos problemas ha causado en Madrid durante los últimos días ha ayudado al "milagro" de que ningún niño haya resultado herido, según ha explicado a Efe Carlos Ruiz, padre de Jimena, una alumna del colegio.

El patio del centro, ubicado justo detrás del inmueble, ha acabado lleno de escombros pero nadie ha resultado herido. "Lo milagroso ha sido que gracias a la nieve no había niños en el patio", ha contado Carlos. Jimena ha añadido: "Tenía mucho miedo, todo el mundo estaba gritando asustado y decían que saliéramos corriendo, los profesores y las cuidadoras del comedor nos ayudaron a salir".

Según Emergencias Madrid, t odo apunta al gas como causa de la deflagración, un aspecto que ha confirmado en el lugar el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, quien ha explicado que el origen podría ser una explosión en las viviendas de la parte superior del edificio, unos detalles que intentan aclarar los bomberos del Ayuntamiento, que ya han controlado la situación pero que todavía no han podido acceder al epicentro de la explosión, acordonado por la Policía Nacional.

En este sentido, el alcalde ha informado por la tarde de que el edificio está ardiendo pero "no es prudente intervenir" porque si se apaga el fuego podría producirse un embolsamiento de gas que "podría afectar a la estabilidad y estructura" del mismo.

"Ha sido brutal, estaba cruzando el semáforo de enfrente y hemos oído una explosión increíble, nos hemos girado y el edificio ya estaba destrozado", cuenta a Efe Lucía Higuera, una de las testigos del siniestro, que ha dejado a su paso tabiques caídos, agujeros en el tejado y ventanas reventadas, que vecinos y transeúntes se afanaron por retirar de la vía para que pudieran acceder rápidamente los equipos de emergencia, que acudieron con mucha rapidez al tener un cuartel de bomberos a pocos metros y una comisaría muy cercana.

Todo ello, unido a la confusión y a los muchos nervios, que han mantenido en vilo al barrio por el riesgo que han corrido los ancianos y los niños del colegio.

Los pequeños, cuyo patio colinda con la fachada lateral derruida por la explosión, se agolpaban esperando a sus padres y hablando muy agitados entre ellos una vez que han sido desalojados. "Ha estallado una ventana, y había una niña en el pasillo", comentan a Efe a través de sus mascarillas y con los ojos muy abiertos.

El colegio La Salle La Paloma está ya siendo inspeccionado por los técnicos del Ayuntamiento y los alumnos continuarán esta semana con las clases on line hasta que se evalúen los daños, que de ser estructurales obligarían a buscar una alternativa para los alumnos.

La explosión retumbó en un radio de un kilómetro, sacudiendo los cimientos de los edificios, muchos de ellos con más de un siglo de vida, pues se trata de una zona muy castiza, cercana a la Plaza Mayor y que pilota en torno a la iglesia de la patrona de Madrid y las ensortijadas callejuelas que desembocan en dos vías principales: la calle de Toledo y la Gran Vía de San Francisco.



noticias de noticiasdenavarra