Amaya y Xavi Torres hacen historia: condenados por el amaño de partidos

implicados / en el betis son los dos primeros jugadores condenados por amañar partidos

25.04.2020 | 01:11
Antonio Amaya, junto a su abogado, Antonio Rodríguez Frieros. Foto: Javier Bergasa

pamplona – Los dos exjugadores del Betis Antonio Amaya y Xabier Torres han sido condenados por un delito de corrupción deportiva a las penas de un año de prisión y dos años de inhabilitación para el ejercicio de la actividad de fútbol profesional y novecientos mil euros de multa.

La condena de los dos jugadores supone un hito, ya que son los dos primeros futbolistas que son condenados por amañar partidos –corrupción deportiva–. Además de afrontar una elevada multa por lo que se considera participación probada en el arreglo de los resultados de los partidos y la pena de prisión, la inhabilitación para jugar al fútbol durante dos años es una de las novedades de la sentencia. En el caso de Antonio Amaya, el defensa se encontraba sin equipo después de haber militado en el UCAM Murcia como último destino futbolístico y sufrir una lesión muscular que le ha impedido jugar desde hace casi dos años.

En el caso de Xavi Torres, el centrocampista sí se encuentra en activo en las filas del Al-Arabi S. C. de la Liga Premier de Kuwait.

La sentencia indica que los dos jugadores, que participaron en una reunión en Madrid con el exgerente Vizcay y el exdirectivo Peralta según reconoció Amaya, se encontraban lesionados en esos momentos lo que les permitía cierta libertad de movimientos. "Aunque se ha querido hacer ver que esto hacía que un posible pacto con ellos careciera de sentido, es precisamente esa circunstancia la que justifica que pudieran viajar hasta Madrid", explican las magistradas. "Los jugadores lesionados, aunque convivían con el resto de jugadores seguían un régimen distinto. Por tanto, esa lesión les daba libertad para poder efectuar el desplazamiento a Madrid aunque también mantenían el contacto con la plantilla, siendo Antonio Amaya uno de los capitanes del equipo o en todo caso un jugador con ascendencia y especial importancia en el vestuario".

También se señala a Xavi Torres como la persona que entregó a Vizcay un teléfono prepago para mantener contacto y el tráfico de llamadas entre los dos futbolistas y Vizcay y Peralta.

La compra de un barco por parte de Xavi Torres sin que se haya acreditado el origen de ese dinero en efectivo, "teniendo en cuenta el importe y las fechas en que se utiliza, queda vinculado a las cantidades recibidas de Osasuna". En el caso de Amaya, por ejemplo, se confirma que hubo un descenso acusado a partir de junio de 2014 de reintegros en cajero.