Guerra en Ucrania

Rusia ataca a civiles y no parará la ofensiva hasta que Ucrania acepte sus exigencias

Una Mariúpol asediada no ha conseguido evacuar a la población civil por el nuevo fracaso del alto el fuego - Putin asegura que no tiene intención de atacar instalaciones nucleares pero continuará con los bombardeos hasta lograr sus objetivos

06.03.2022 | 08:25
Personas de la misma familia yacen muertas en el suelo, después del bombardeo del ejército ruso en el punto de evacuación de Irpin

La evacuación de la población civil de la estratégica ciudad portuaria de Mariúpol, a orillas del mar interior de Azov, fracasó este domingo por segundo día consecutivo por los ataques de las Fuerzas de Rusia en el área, que han sembrado el terror entre los civiles, según las autoridades ucranianas, que han advertido del desastre humanitario que sufre la localidad. Mientras, Vladímir Putin insiste en que mantendrá su llamada "operación especial" en Ucrania hasta que acabe la resistencia en ese país a la invasión y acepte sus demandas.

"El convoy de evacuación con la población local no pudo salir hoy de Mariúpol: los rusos comenzaron a reagrupar sus fuerzas y bombardearon intensamente la ciudad. Es extremadamente peligroso sacar a la gente -unos 200.000 civiles- en tales condiciones", señaló la Alcaldía de Mariúpol en su cuenta oficial de Telegram.

Tampoco pudo llegar a la ciudad en el sureste de Ucrania el convoy con 90 toneladas de ayuda humanitaria, que salió por la mañana hacia Mariúpol desde Zaporiyia, a 227 kilómetros al este de la ciudad portuaria.

Mariúpol está totalmente bloqueada por las fuerzas rusas desde hace una semana y el alcalde, Vadim Boychenko, ha afirmado en varias ocasiones que la ciudad se encontraba al borde de una "catástrofe humanitaria", ya que se quedó sin electricidad, calefacción y agua debido a los constantes bombardeos del Ejército ruso, según dijo.

Civiles huyen de los bombardeos en la ciudad de Irpin. Foto: EFE

El sábado, trabajadores de Médicos Sin Fronteras (MSF) refugiados en Mariúpol con sus familias informaron que un día antes recogieron "nieve y agua de la lluvia para poder beber".

"Se debe garantizar urgentemente el paso seguro de todas aquellas personas que deseen y puedan escapar de Mariúpol y las zonas afectadas por la guerra dentro de Ucrania, independientemente de la existencia de corredores humanitarios o ceses al fuego que puedan establecerse temporalmente", señaló hoy MSF.

El nuevo intento de sacar de Mariúpol a la población civil -que iba a ser escoltada por Cruz Roja-, se frustro después de que el sábado ambas partes se acusaran mutuamente de haber incumplido el alto el fuego humanitario pactado para la ciudad portuaria y Volnovaja, unos 65 kilómetros al norte, y donde el sábado se pudo sacar a unas 400 personas, según el Servicio Estatal de Comunicaciones Especiales y Protección de la Información de Ucrania.

El presidente ruso, Vladímir Putin, dijo a su homólogo francés, Emmanuel Macron, que "Kiev aún no cumple con los acuerdos alcanzados en materia humanitaria", al tiempo que volvió a acusar a los nacionalistas ucranianos de no permitir las evacuaciones de estas dos ciudades.

Putin negó además que los civiles sean un objetivo militar y culpó a las autoridades ucranianas al dejar salir a la población de las ciudades asediadas.

Cruz Roja pide garantías


El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) afirmó que "necesita garantías de seguridad suficientes para realizar sus actividades" a la hora de comenzar a abrir la ruta de evacuación en Mariúpol y que está listo para facilitar nuevos intentos si las partes establecen un acuerdo detallado que después es respetado.

Mientras, el secretario del Consejo de Seguridad y Defensa de Ucrania, Oleksiy Danilov, dijo que Rusia se estaba preparando para la segunda ola de una ofensiva a gran escala y que no perdía la esperanza de tomar Kiev, donde hoy fueron evacuados más de mil personas vulnerables, según el alcalde, Vitaliy Klitchko.

El Servicio Estatal de Comunicaciones Especiales afirmó que las fuerzas rusas continuaban hoy sus ataques contra Irpin, Hóstomel, Makariv, en la región de Kiev, donde hay "combates", siendo "el punto más caliente" en la autopista de Zhitómir, a 144 kilómetros al oeste de Kiev.

En Irpin, donde la situación es crítica, hubo una evacuación durante la cual las tropas rusas "abrieron fuego de mortero" y murieron al menos tres personas, incluidos dos niños, señaló el asesor del Ministerio del Interior de Ucrania, Anton Gerashchenko, en su cuenta de Telegram.

Una familia yace muerta tras bombardeo del ejército ruso en el punto de evacuación de Irpin. EP

Ofensiva centrada en el sur


En Zhitómir hubo un ataque aéreo en Korostén que destruyó diez casas, mató a una persona e hirió a cinco, incluido un niño.

Según el Mando General de las Fuerzas Armadas de Ucrania, las fuerzas rusas, con el apoyo de la aviación, "centraron hoy esfuerzos básicos en tratar de rodear las ciudades de Kiev (norte), Járkov (este), Chernígov (noreste), Mykolaiv (sur), así como en el frente de las autoproclamadas repúblicas separatistas de Donetsk y Lugansk.

Pero la atención principal de Rusia este domingo se dirigió en las regiones del sur, "con el fin de privar a Ucrania de la salida a los mares Negro y Azov", añadió. "No crearon un corredor terrestre con la temporalmente ocupada Crimea", señaló sobre el objetivo ruso de enlazar el este con el sur.

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, afirmó este domingo precisamente que en el sur Rusia se está preparando para bombardear la ciudad portuaria de Odesa, a orillas del mar Negro.

"Se están preparando para bombardear Odesa. ¡Odesa! Los rusos siempre han venido a Odesa. Siempre han sentido solo calidez en Odesa, solo sinceridad. ¿Y ahora qué? ¿Bombas contra Odesa? ¿Artillería contra Odesa? ¿Misiles contra Odessa? Será un crimen de guerra. Será un crimen histórico", señaló.

Además volvió a pedir a la OTAN el cierre del cielo sobre Ucrania, después de que ocho misiles rusos destruyeran completamente un aeropuerto cerca de Vinnytsia, en el oeste del país. "Ciérrenlo (el cielo) para todos los misiles rusos, para los aviones, para todos estos terroristas. Hagan una zona aérea humanitaria sin misiles, sin bombas", reiteró.

Un misil de crucero ruso impacta en Vinnytsia

Hasta lograr sus objetivos


Putin ha continuado con la ronda de contactos con líderes internacionales, a los que ha trasladado que seguirá con la invasión has que Ucrania ceda y acepte sus demandas. El mandatario ruso ha charlado con el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, el primer ministro israelí, Nafatí Benet, o el mandatario francés, Emmanuel Macron. Todos le han pedido infructuosamente que cese el ataque.

Según informó el Elíseo, Putin no tiene intención de renunciar a los cuatro objetivos que se ha marcado con la invasión de Ucrania y los logrará bien por aceptación de Kiev o con la guerra.

Esas cuatros exigencias son lo que Moscú llama la "desnazificación" de Ucrania, su desmilitarización, el reconocimiento de la independencia de Crimea y el reconocimiento de la independencia del Donbás (este de Ucrania).

Putin aseguró además a Macron que no tiene intención de atacar instalaciones nucleares en Ucrania, después del ataque ruso el pasado viernes a la central de Zaporiyia, que causó un incendio en un edificio administrativo a unos cientos de metros de los seis reactores y el temor a una expansión del conflicto.

Rusia toma la central nuclear de Zaporiyia, la más grande de Europa

noticias de noticiasdenavarra