La extrema derecha ha llegado al Parlamento

Vox entra al Parlamento con Alcaraz, el peluquero que radicalizó la AVT

Su primer escaño en el Senado recae en uno de los padres de la teoría de la conspiración en el 11-M

08.02.2020 | 17:18
Francisco José Alcaraz.

pamplona - La extrema derecha ha llegado al Parlamento. Francisco José Alcaraz, que fue presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) entre 2004 y 2008, es la persona elegida por Vox para ser su senador por designación autonómica por Andalucía, que le corresponde tras conseguir 12 escaños en las últimas elecciones de diciembre. El Parlamento andaluz elegirá el 6 de febrero a sus nueve senadores autonómicos: tres por el PSOE, dos por el PP, otros dos por Cs, uno por Adelante Andalucía y otro por Vox. Según el Estatuto de autonomía, para ser senador en representación de la comunidad no es necesario ser diputado en el Parlamento regional. Solo se requiere ser andaluz u ostentar la "condición política" de andaluz, es decir, arraigo.

Nacido en Torredonjimeno (Jaén), Alcaraz, de 50 años y peluquero de profesión, perdió a un hermano y dos sobrinas en el atentado contra la casa cuartel de Zaragoza en 1987, un suceso que marcó su vida y definió casi una forma de ganarse la vida. Antes de comenzar su formación profesional, el senador de Vox se hizo testigo de Jehová. Sus padres eran católicos, trabajadores y más bien de izquierdas, pero él abrazó su nueva fe con tanto ahínco que se dedicó a vender biblias y a hacer apostolado entre sus vecinos, quienes pronto advirtieron que se alejaba de los Testigos para pasarse a la iglesia Evangélica.

El político de ultraderecha no tardó en darse cuenta de que tampoco allí estaba su camino y emprendió otro. El anónimo peluquero se convirtió en un personaje público desde una asociación que logró fracturar y arrinconar en la extrema derecha, la Asociación de Víctimas del Terrorismo. En 1994, comenzó a colaborar con la AVE y experimentó una metamorfosis. En 2000, fundó en Jaén la Asociación Víctimas del Terrorismo Verde Esperanza, presidida por su esposa, Carmen Álvarez, y tres años después fue elegido miembro de la Junta de Gobierno de la AVT, de la que fue nombrado presidente, el 12 de junio de 2004. Alcaraz empezó a cobrar notoriedad tras los atentados del 11-M al impulsar la teoría de la conspiración.

En esa etapa Alcaraz no solo puso a la entidad al servicio del PP, que hizo de la crítica a la política terrorista del Gobierno de Zapatero una de sus banderas. Precisamente esa politización de la AVT durante su mandato, entre 2004 y 2008, es lo que cuestionan representantes de esa y de otras asociaciones de víctimas del terrorismo. Su radicalización llevó a Alcaraz incluso a atacar a la viuda de Eduardo Puelles, el último asesinado por la banda en el la CAV, acusándola de "caer en el lenguaje del entorno nacionalista y terrorista". Un año después de abandonar el cargo, Alcaraz acabó desvinculándose de la AVT, y su imagen pública languideciendo hasta ahora, debido a duras discrepancias con la dirección, aunque según miembros de la asociación fue una expulsión encubierta. El antiguo peluquero llegó incluso a demandar a la fundadora de la asociación, Ana María Vidal Abarca, que se ha presentado a las primarias de Vox para las europeas y a quien, según fuentes cercanas, ha sorprendido la designación de Alcaraz.

Pero el futuro senador de Vox no solo recibió críticas durante su mandato por la radicalización de la AVT sino también por buscarse desde ella una salida política y económica. Daniel Portero, hijo del fiscal superior del Tribunal de Justicia de Andalucía, Luis Portero, asesinado por ETA, describía en 2006 como Alcaraz y su mujer, pescadera antes de entrar en la AVT, convirtieron la asociación en un negocio: "Antepone claramente intereses y actitudes personales al interés general de la asociación. No se puede utilizar la AVT para hacer partidismo cuando sus estatutos lo prohíben. Es éticamente inaceptable que Alcaraz tenga a su esposa de responsable de los departamentos jurídico y social de la AVT y de presidenta de una asociación jienense de víctimas del terrorismo". A juicio de Vox, sin embargo, "no ha mejor persona" para el Senado. - D.N.

los datos

Dietas. El presidente de la AVT y su esposa demandaron a tres periodistas por cinco reportajes en los que el presidente de la AVT cobra 6.000 euros al mes en dietas y que su esposa percibe, como responsable del departamento jurídico, 3.000 euros mensuales.

joaquín vidal "Ha usado el colectivo para trepar"

"Las víctimas no estamos para hacer política. Alcaraz ha usado el colectivo para trepar. Se está buscando una salida política, como lo consiguió con su compañera, que ahora es concejal del PP en Jaén", decía en 2008 el presidente de la Asociación Andaluza de Víctimas.

Santiago Moriche "va buscando un sillón"

"Me da la sensación de que va buscando un sillón político", asegura en 2008, Santiago Moriche, presidente del colectivo en Extremadura, que recalcaba que "no es víctima directa", sino hermano y tío.