"No vamos a hablar de pactos postelectorales; cuando tengamos la confianza veremos qué acordamos"

Isabel Celaá, Ministra de Educación y portavoz del Gobierno español

08.02.2020 | 23:54
GRAF798. MADRID (ESPAÑA), 08/03/2019.- La portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, durante una rueda de prensa celebrada tras la reunión del Consejo de ministros, este viernes, en el palacio de La Moncloa en Madrid. EFE/ Zipi

Entrevista a Isabel Celaá, Ministra de Educación y portavoz del Gobierno español.

pamplona - Acaba de dar una conferencia sobre cambio educativo y transformación digital en la biblioteca de la Universidad de Deusto y se la ve a gusto. Está en su hábitat, rodeada de estudiantes y profesores. Se nota que le gusta hablar de educación, aunque lo hace desde la barrera de la política. El bagaje de Isabel Celaá en este campo es extenso, siempre vinculado a la educación. Primero en su partido, luego en el Gobierno vasco en el que se encargó de ese departamento, y finalmente en el Gobierno de Pedro Sánchez, en el que además de ministra del ramo ejerce como portavoz del Ejecutivo todos los viernes tras el Consejo de Ministros. Tiene ganas de seguir en el Gobierno para rematar la faena emprendida hace nueve meses, truncada con el anuncio de Sánchez de convocar nuevas elecciones el 28 de abril. Celaá (Bilbao, 1949) está ya en rampa de salida electoral y será cabeza de cártel del PSE-PSOE por Álava.

El presidente Sánchez les ha ofrecido a todos los y las ministras repetir en el cargo. ¿Usted quiere seguir?

-Yo estoy muy vinculada al proyecto y acabo de presentar un proyecto de ley de modificación de la LOMCE, que la derogará y evitará la vulneración de la igualdad de oportunidades. Quiero seguir desarrollando esa ley y el presidente Sánchez sabe que tiene un equipo de gobierno que ha trabajado codo con codo para sacar adelante un proyecto que necesitaba España, cual es el del blindaje del Estado de bienestar, la política social y desde luego serenar la vida política en España.

Al decidir poner fin a la legislatura y convocar elecciones, Sánchez ha cortado su propio proyecto y no está en su mano poder retomarlo, sino en la de los electores. Podría haber decidido seguir sin Presupuestos propios.

-Los Presupuestos están prorrogados desde el primer día de este año y estamos trabajando con ellos, pero cuando un gobierno hace una apuesta clara por unos presupuestos sociales y su objetivo es implementar la política de bienestar social necesita de sus presupuestos. Nuestro proyecto era devolver los derechos a aquellas personas que los habían perdido durante la crisis, en materia de educación, sanidad, dependencia? Todo ello acarrea unos ingresos que tiene que aportar el Estado y con los presupuestos que hemos prorrogado no se puede cumplir ese objetivo. Por eso el presidente decidió devolver la palabra al pueblo para que consolide la confianza de nuevo.

Es inevitable pensar que tras esa decisión prevalece el cálculo electoral antes que continuar desarrollando el programa en marcha.

-Nuestro programa estaba intrínsecamente vinculado a nuestro proyecto de presupuestos. Buscamos un proyecto completo que no podemos cumplimentar sin unos presupuestos sociales. Tal es así que el presidente Sánchez ha dicho que, si vuelve a la Moncloa, lo primero que llevará al Congreso serán los presupuestos sociales que se rechazaron en el Parlamento.

¿Está el Gobierno español gobernando desde la mesa del Consejo de Ministros para sacar ventaja electoral?

-Este gobierno está decidido a trabajar hasta el último día, es decir, hasta el día 28 de abril, luego entrará en funciones y tendrá otro tipo de tratamiento al que deberá hacer frente. No habría sido necesario tener que hacer reales decretos ley hasta el último día si la Mesa del Congreso no hubiera bloqueado hasta 50 proyectos de ley. La mayoría que configuraban PP y Ciudadanos en ese órgano del Congreso ha sido una mayoría de bloqueo.

¿O sea que van a seguir aprobando decretos?

-Quiero subrayar que este es un gobierno prudente y, por tanto, no nos vamos a salir de la raya, vamos a trabajar de acuerdo a las normas.

¿Teme que la Junta Electoral pueda revocar los decretos ley que van a aprobar en precampaña y campaña electoral?

-Pensamos que no, pensamos que la urgencia está bien fundamentada en todos los casos que vamos a llevar al consejo de ministros en forma de decreto ley.

El voto de Bildu puede ser decisivo en la Diputación Permanente para romper el empate en las votaciones sobre los decretos ley. ¿Van a pedirles su apoyo?

-Es a las fuerzas políticas representadas en la Diputación Permanente a quienes corresponde trabajar los acuerdos que permitan aprobar las medidas planteadas por el Gobierno y que tanto benefician la vida de las personas.

El tridente de derechas (PP, Ciudadanos y Vox), con su foto de Colón, les ha dejado en bandeja el cariz de su campaña.

-Creemos en el Estado de las autonomías, creemos en la Constitución, y no estamos ni por la recentralización que pretenden las tres derechas de Colón, ni estamos por el secesionismo. Ciertamente las tres derechas cometen errores. Ahí está su acuerdo para el Gobierno de Andalucía que les ha situado juntos y la foto de Colón lo ha reforzado. Hemos de recordar que Ciudadanos le ha puesto un cordón sanitario y no quieren saber nada con nosotros. Así que Ciudadanos que nació como una fuerza política liberal está derivando en una fuerza política que nos retrotrae al pasado y vinculada a Vox.

Pero aún así Pedro Sánchez quiere pactar con Rivera tras las elecciones, a pesar de que en su libro ha escrito que "no es de fiar".

-Que no son de fiar está a la vista. Ha pasado de proclamarse liberal a terminar llevándonos al nodo y retrocediéndonos 40 años, juntándose con Vox en Andalucía y en la plaza de Colón. Lo que ha dicho Sánchez es que está dispuesto a dialogar dentro de la ley con todas las fuerzas políticas del Congreso.

¿También con Vox?

-Con Vox la distancia es sideral. Una cosa es hablar con ellos y otra cosa es acordar. Jamás podremos llegar a acuerdos con Vox, representa la vuelta a una España que queremos olvidar.

Pero aún están dispuestos a compartir debates electorales en televisión. ¿No es una forma de otorgarles carta de naturaleza?

-Nosotros no les vamos a vetar pero esto es una cuestión que corresponde decidir al comité electoral.

Si los números dieran, después del 28-A, ¿con quién intentarían pactar para volver al Gobierno?

-Tenemos la mayor confianza en la ciudadanía. No vamos a hablar de pactos postelectorales porque es poco respetuoso con la ciudadanía. Aspiramos a tener mucha confianza de la ciudadanía el 28 de abril y cuando tengamos todo ese caudal de confianza veremos lo que es necesario acordar.

Si necesitarán el apoyo de los soberanistas catalanes para investir a Sánchez, ¿cómo les convencerán para que le apoyen y evitar así que les den la espalda como ha ocurrido con los Presupuestos del Estado?

-Tenemos obligación de mantener un diálogo con el Govern catalán, al menos intentarlo. El Gobierno español sigue dialogando con el catalán en todo lo que son materias cotidianas. Nosotros también somos el Gobierno de Catalunya, por tanto el diálogo continúa como con el resto de las comunidades autónomas. El diálogo cesó cuando Catalunya hizo de su programa electoral un planteamiento maximalista. El referéndum de autodeterminación jamás será aceptado por el Gobierno de España porque no cabe en la Constitución.

¿Qué ocurrió en la semana previa a la votación de los Presupuestos para que lo que parecía encarrilado finalmente se truncó y finalmente no se aprobaron las cuentas y se precipitó el final de la legislatura?

-Sencillamente que las fuerzas soberanistas pusieron encima de la mesa el referéndum de autodeterminación como condición para desbloquear la negociación y permitir tramitar los Presupuestos. Con esto salíamos todos beneficiados, España en su conjunto pero también Catalunya porque al no aprobarse los Presupuestos ha perdido muchas capacidades porque había recursos para infraestructuras, educación, sanidad y otras partidas. Hasta el propio PNV, con muy buen criterio, pidió en el parlamento a ERC y PDeCAT que reflexionaran y no mezclarán los ámbitos. Hay que tener unas dosis de pragmatismo para poder avanzar y dar lo mejor a los y las ciudadanas.

Si como ha dicho el ministro del Interior, la dispersión de los presos de ETA no tiene sentido ya con la banda desaparecida, ¿por qué no acercarlos a las cárceles de Euskadi?

-Yo prefiero hablar de traslados en vez de acercamientos. El ministro Grande-Marlaska tiene claros los pasos: cumplimiento de la ley, informe de las juntas de tratamiento de las cárceles y transparencia con las víctimas para que sientan que estos traslados son respetuosos con su sufrimiento.

¿Cómo valora que Etxerat haya pedido disculpas a las víctimas de ETA por no haber mostrado empatía con ellas?

-Lo valoro positivamente que los familiares de los presos hagan una petición de perdón a las víctimas es de valorar. Pero me parece insuficiente, necesitamos que sean los autores del sufrimiento los que pidan perdón.

¿Se refiere a los militantes de ETA o a la izquierda abertzale?

-Me refiero a los autores de los atentados. Que Batasuna o Bildu lo haga también me parece importantísimo porque tienen que decir que matar nunca estuvo justificado y que fue una imposición totalitaria. Lo tienen que hacer públicamente y cada preso ya sabrá, conforme a su propia conciencia, a quién tiene que hacérselo.

¿Qué le parece la polémica sobre el programa Herenegun?

-El testimonio de las víctimas en las aulas es muy valioso para los y las alumnas porque desarrolla su empatía y su capacidad crítica, siempre que esté enfocado desde una perspectiva pedagógica. He analizado Herenegun y no me gustaba la contextualización que se hacía del terrorismo etarra a través de los vídeos que acompañaban el programa. Esto está siendo cuestionado y el Gobierno vasco y el lehendakari han reconocido que se requiere mayor acuerdo para un programa cuyo destino es conectar con el alumnado. Hay que dejar muy claro que ETA asesinó por imposición ideológica.

¿Se apresuró el Gobierno español al poner fechas continuas a la exhumación de los restos de Franco del Valle de los Caídos?

-Nunca llegamos a imaginar la obstaculización tan sostenida que han mantenido la familia de Franco y los círculos franquistas. Nunca la previmos. Ojalá las víctimas de Franco hubieran tenido las mismas garantías que las que están teniendo la familia del dictador y las asociaciones profranquistas. Nos estamos encontrando con muchos obstáculos que habrá que resolver en los tribunales.

No parece que vayan a llegar a tiempo antes de las elecciones. Si hubieran seguido gobernando...

-(Risas) Todo se andará.

¿Cuál ha sido la última oferta que le han hecho a la familia de Franco? ¿Llevar los restos a El Pardo?

-Son conversaciones privadas y no voy a desvelarlas, pero es evidente que al dictador no se le puede exhumar del Valle de los Caídos para llevarlo a la Almudena, que es un lugar de visita pública.

"El referéndum de autodeterminación jamás será aceptado por el Gobierno español, porque no cabe en la Constitución"

"Nunca llegamos a imaginar la obstaculización tan sostenida de la familia Franco y los círculos franquistas a la exhumación. No la previmos "

"Valoro la petición de perdón a las víctimas por parte de Etxerat, pero es insuficiente. Han de ser los autores del sufrimiento lo que pidan perdón"