“Salimos a hacer historia para vencer a la derecha y que cambien las mayorías en el Senado”

La coalición Cambio-Aldaketa, formada por los partidos del cambio (Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e I-E), se marca como reto cambiar la relación de mayorías en el Senado, defender el autogobierno y el Estado del bienestar

09.02.2020 | 06:01
Ricardo Feliú, Anika Luján y Arturo Goldaracena, candidatos al Senado por Navarra de Cambio-Aldaketa.

La coalición Cambio-Aldaketa, formada por los partidos (Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e I-E), se marca como reto cambiar la relación de mayorías en el Senado, defender el autogobierno y el Estado del bienestar.

pamplona - Conscientes de que un buen resultado para la coalición Cambio-Aldaketa al Senado supondría la consolidación y el impulso del cambio en Navarra, sus tres candidatos, Ricardo Feliú, Arturo Goldaracena y Anika Luján, visitan sin descanso estos días los pueblos de Navarra para explicar los objetivos de la agrupación. En resumen, hacer frente a las políticas de derechas, los recortes y la recentralización que la mayoría de derechas en el Senado ha posibilitado todos estos años.

Están siendo días de visitar pueblos y ciudades sin parar. ¿Qué sensaciones están percibiendo a pie de calle?

-Arturo Goldaracena: De ilusión, de que todo marcha.

-Ricardo Feliú: Es positiva y la experiencia de 2015 ha puesto más en activo a las bases de todos los partidos que formamos Cambio-Aldaketa. En líneas generales tengo una sensación más optimista.

-Anika Luján: Comparando con la experiencia de 2015 ahora hay más conocimiento de quiénes somos y más conciencia de que hay que echar el resto. La gente te transmite buenas vibraciones.

No les han dejado hacer el mailing. ¿Cómo va el auzolan? ¿Llegarán a todos los buzones las papeletas?

-A.L.: Llegar a todas las casas de Navarra va a ser difícil por las localidades más pequeñas y de población más dispersa, pero por lo menos que se conozca cómo hay que votar al Senado. Hay una labor doble, el auzolan llegará al mayor número de casas posibles, pero además la información tiene que llegar a todas partes.

-A.G.: Está habiendo mucha colaboración de gente que te llama para pedir papeletas y repartirlas.

-R.F.: La experiencia de auzolan refuerza la idea de que es un proyecto en común y no de cada fuerza política por su lado. Vamos todos juntos y juntas o no tiene sentido. Está sirviendo como un elemento de conexión.

¿Qué supondría para el cambio en Navarra conseguir los escaños en el Senado?

-A.L.: Siempre es importante, pero en este momento sería mucho más importante porque al día siguiente de las elecciones nos vamos a levantar en campaña otra vez. La campaña de las forales está ahí y el objetivo es reeditar el cambio de 2015. Si nosotros tres vamos al Senado, sería un impulso para las forales.

-A.G.: Es un trampolín de salida para los partidos que hemos posibilitado el cambio en Navarra. Esta vez hay mucha más conciencia de la importancia que tiene el Senado porque hemos visto dos legislaturas del PP, como ha sido determinante su mayoría con el 155, la ley presupuestaria o el Tribunal Constitucional. Hay una serie de decisiones del Senado que han sido importantes y el rodillo del PP en el Senado ha sido determinante. Es muy importante que la relación de fuerzas en el Senado cambie para mejor.

-R.F.: No solo para los partidos del cambio, sino para la nueva cultura política que puso encima de la mesa lo que fue el cambio. Hemos sido capaces de dejar nuestras particularidades a un lado para un proyecto común, eso es muy importante. Hemos hecho un muy buen trabajo por Navarra y si reforzamos esa idea sería una muy buena señal de que el cambio ha llegado para quedarse.

Esta apuesta no salió bien en las elecciones de 2015.

-R.F.: Ahora se ve más un trabajo colectivo y en común, y la gente está más concienciada por lo que ocurrió en 2015. Tengo la sensación de que estamos trabajando todas al unísono. Influye que hemos estado cuatro años en el Gobierno de Navarra y se ha generado confianza. Tenemos claro que llevamos espacios compartidos, y eso refuerza la colaboración.

-A.G.: Tenemos un programa de mínimos que compartimos todos. Y eso lo tenemos claro.

También tienen diferencias entre ustedes. ¿Tantas como la derecha?

-A.L.: Tenemos un acuerdo de mínimos y no tan mínimos porque tenemos un Acuerdo Programático que ha avalado esta legislatura. Cuando no estamos de acuerdo, dialogamos y hablamos. Tenemos la capacidad demostrada de haber llevado juntos una legislatura en Navarra con cuatro presupuestos aprobados. La derecha ni en sus peores sueños se lo esperaba. Nosotros asumimos nuestras diferencias, pero eso no significa que no demos entrevistas o queramos responder sobre ello. La derecha no se atreve a responder claramente porque sus contradicciones son básicas en la manera en la que unos y otros se supone que entienden Navarra y la relación con el Estado.

-R.F.: Cuando tenemos diferencias nos sentamos y hablamos. Frente a otras posturas políticas como la derecha que apuestan por la imposición y la unilateralidad, nosotros hablamos. El frente de derechas se aglutina en torno a lo negativo, a elementos que son excluyentes de gran parte de la sociedad navarra. Esa idea de la exclusión, de si no aceptas lo que yo pienso entonces no eres navarro. Frente a eso nuestra propuesta es incluyente, en positivo y plantea una concepción de Navarra abierta a todo el mundo.

Si logran superar este domingo a la derecha en el Senado sería un momento histórico.

-A.L.: Lo que tiene que pasar es que la suma de las tres fuerzas al Congreso tendría que ser la misma que los votos al Senado. El voto al Senado es traicionero porque en una sola papeleta das tres votos y en Navarra siempre ha salido la derecha. No lo conseguimos en 2015, pero lo conseguiremos ahora. Creo que la ciudadanía ha visto que el cambio ha funcionado bien y tenemos la oportunidad de darle la vuelta.

-A.G.: Hemos salido a trabajar y a hacer historia para que cambien esas mayorías.

Muchos ciudadanos conciben el Senado como una cámara menos importante?

-R.F.: Es complicado porque la Cámara del Senado fue concebida para ubicar a las Cortes franquistas y no hubo nunca una ruptura en la transición. Ha ocupado una posición secundaria alejado de las cámaras, la gente no ha visto su importancia y luego se ha convertido en una especie de centro de jubilados más caro. Todo esto ha hecho que el Senado haya quedado como un elemento secundario en apariencia porque si revisas sus funciones y qué capacidad de nombramiento tiene en el Tribunal Constitucional o el Tribunal de Cuentas, te das cuenta de su importancia. Ahora el PP tiene mayoría absoluta en el Senado y puede elegir a cuatro miembros del TC, que va a ser quien juzgue casos de corrupción, y de elegir a la mitad del Tribunal de Cuentas, que fiscaliza a los partidos políticos. Dos organismos importantes contra la corrupción los maneja el PP porque tiene mayoría en el Senado. Es completamente tramposo en ese aspecto. Y de esto no se habla.

-A.L.: Hay pendiente un trabajo importante allí porque por mi experiencia en el Senado se trasmite una imagen distorsionada y única de Navarra. El carácter de cámara territorial no se cumple en ningún momento. Yo no vi nunca a los senadores del PP por Navarra hablar. Debería ser una cámara verdaderamente territorial que gestionase las leyes de financiación para las comunidades autónomas, por ejemplo. Eso sí sería defender el Estado de las autonomías.

¿Qué conseguiría Cambio-Aldaketa en el Senado?

-A.L.: Lo interesante sería que hubiera muchos grupos como Cambio-Aldaketa para cambiar las mayorías verdaderamente en el Senado y su funcionamiento.

-A.G.: El objetivo es quitarle la mayoría a la derecha.

-R.F.: El hecho de que Navarra haya estado representada por la derecha todos estos años en el Senado ha dado una voz de Navarra y ya está bien. Plantea Navarra en términos sectarios que no representan la realidad de la Comunidad Foral para nada. Y por eso es importante que Cambio-Aldaketa esté presente, para que la pluralidad que caracteriza nuestra tierra sea escuchada.

-A.L.: Yo lo viví en primera persona. Estaba con UPN en el grupo mixto y todo lo que transmite es una imagen de Navarra, de su Gobierno y de los navarros totalmente sesgada. Una sola Navarra, la suya. Por eso creo que tiene que haber voces que transmitan la realidad.

¿Se diluye la voz de Navarra en los partidos grandes?

-A.L.: Cuando yo estuve había dos senadores por Navarra del PP y jamás les oí hablar, ni de Navarra ni de nada. Entonces es verdad que se diluye y cuanta menos sensibilidad territorial más.

¿Si Ciudadanos (Cs) lograse meterse de alguna forma en el futuro Gobierno de España, será más fundamental la representación en esa Cámara?

-A.G.: Las amenazas son claras contra el autogobierno, la uniformidad mal entendida, el Convenio Económico, etc. Tenemos que estar allí para defender a Navarra de todo eso.

-R.F.: Para Cs solo hay un España, la uniforme. Todo lo que tiene que ver con la Transitoria Cuarta, el Convenio Económico? Cuando dice que todos los españoles somos iguales está mintiendo porque lo que plantea es un modelo de privatización del sistema de salud. Lo que quiere es una estabilidad precaria para todo el mundo y una economía que favorezca a los privilegiados. No solo es la importancia de estar en el Senado para denunciar el ataque al autogobierno sino para denunciar el modelo económico que plantean las derechas y que, apuesta por la desigualdad, la ruptura social y la conflictividad.

-A.L.: En el supuesto de un Gobierno de España con Cs, para Navarra se plantearía un escenario muy negro. Si hay más voces en el Senado se podría contrarrestar ese escenario negativo. Nos llaman insolidarios a los navarros y a los vascos por el Cupo y el Convenio y hay que estar allí, en el Senado, para explicar bien que aportamos con relación a nuestro PIB (no por población) y de forma solidaria. Desconocen que aportamos un 1,6% cuando por población nos correspondería un 1,4%.

¿Qué le dicen a los indecisos?

-A.G.: Si alguien defiende a Navarra y su identidad, aunque sea de derechas, no puede votar a un partido que lo primero que tienes delante es a una persona que te dice que no defiende a Navarra. Hablamos del tema identitario no como algo excluyente, sino que defiende la cultura de todos y la comparte. La derecha habla del nacionalismo de exclusión, pero en el nacionalismo o somos uno o no somos nada. Si tiene que haber cuatro senadores en Navarra que los cuatro defendamos Navarra.

-R.F: Le pondría la realidad delante. El PSOE está desaparecido y no sabemos qué va a hacer. En un principio dará apariencia de plurinacionalidad y una posición progresista, pero a la mínima pactará con Cs y mantendrá el status quo. Y en Navarra el planteamiento de Cambio-Aldaketa, que es abierto, progresista, que defiende los derechos humanos. Frente a la derecha, que habla del monotema de apelar a los miedos, pero que se cuida muy mucho de hablar de los recortes sociales que llevan en su programa, de la ley mordaza que aprobaron, etc. Si la gente quiere perder el derecho a la sanidad, la educación, la libertad de expresión?que sea consciente de lo que vota porque la derecha defiende una sociedad menos democrática, menos libre y más desigual. Y en Navarra esa es la dicotomía: o el frente de derechas o Cambio-Aldaketa, que plantea una sociedad más abierta de futuro, democrática y comprometida con todos en una Navarra donde no sobra nadie. Y por la experiencia que tenemos con el PSOE en Navarra ya sabemos por dónde va a tirar.

¿Y qué les dirían a quienes anteriormente habían votado a UPN y ahora no perciben con agrado la coalición de derechas Navarra Suma?

-A.L.: Yo veo extrañeza en algunas personas tras esa coalición de derechas. Lo que les diría es que piensen muy bien en esos prejuicios que hay sobre todo en la Ribera con cuestiones como el euskera. Que piensen si realmente esa imposición de la que habla la derecha es cierta, si realmente las políticas del euskera les han afectado negativamente en sus vidas. Cómo se va a ver su día a día mejorado o empeorado con las propuestas que recogen los diferentes programas de los partidos. Les pediría que se olviden de los miedos y piensen qué podemos hacer por el Senado para representar bien lo que queremos que es Navarra.

-A.G.: La única opción que realmente va con la etiqueta de defender el derecho de autogobierno de Navarra es Cambio-Aldaketa, lo demás son mentiras.

-R.F.: Hay una tradición histórica en Navarra, la importancia del ámbito municipalista, y en la Lorafna (Amejoramiento) se recoge que los municipios tienen capacidad de plantear leyes, reflejando la relevancia del mundo rural en la tradición navarra. Entonces si apoyan a la derecha apoyan un modelo que va en contra del mundo rural y de sus servicios sociales.

¿Puede esa unión de UPN con Cs y PP beneficiar al PSN?

-R.F.: El PSN está desaparecido, de alguna manera intentan presentarse como la cara amable, pero ya sabemos qué contradicciones tiene en Navarra y por eso están muy callados. Es un silencio estratégico. No nos olvidemos de que el PSOE da una imagen de progresista, pero plantea discursos de involución. Y cuando analizamos el modelo socialista de Estado puede parecer más progresista, pero en la realidad no vemos al PSOE republicano, sino al del 155, al que participa en las puertas giratorias de grandes empresas, el que impide que Villarejo vaya a declarar, al que mantienen el sistema.

-A.L.: El PSOE que nos ha recurrido la Ley de Residuos, la Ley de Víctimas de la Extrema Derecha, el PSOE que toda la legislatura ha votado con la oposición. Yo creo que están en la inercia de Pedro Sánchez y están contenidos para no meter la pata.

-A.G.: Siempre que el PSOE ha tenido la oportunidad ha elegido la derecha con la mala excusa del nacionalismo de los vascos y esto en algún momento le tiene que pasar factura.

Resumiendo. ¿Qué ofrece Cambio-Aldaketa en el Senado?

-A.G.: La experiencia del resultado del diálogo y la unión entre cuatro fuerzas diferentes, pero que tienen muchos elementos comunes y se unen para defender la idiosincrasia de Navarra en el Estado. Somos la única fuerza que puede decir esto.

-A.L.: Llevar la voz de Navarra, de la pluralidad, la defensa del autogobierno y los valores democráticos al Senado.

-R.F.: Cambio-Aldaketa es una nueva cultura política para la democracia del siglo XXI en un tiempo de auge de fascismos y desigualdades.