Los socialdemócratas gobernarán en solitario en Dinamarca

Tres fuerzas de centroizquierda se comprometen a darles el apoyo para la mayoría de la Cámara

09.02.2020 | 17:13
La futura primera ministra Mette Frederiksen.

copenhague - La socialdemócrata Mette Frederiksen se convertirá esta semana en primera ministra danesa al alcanzar ayer un acuerdo con otras tres fuerzas de centroizquierda para gobernar en solitario tras las elecciones de hace tres semanas.

Frederiksen, que a sus 41 años será la primera ministra más joven en la historia del país, encabezará un Gobierno en solitario con 48 de los 179 escaños del Parlamento, aunque el pacto con social liberales, socialistas populares y la rojiverde Lista Unitaria le garantiza el apoyo de la mayoría de la Cámara.

La futura primera ministra se reunió ayer con la reina Margarita II para anunciarle el acuerdo y está previsto que hoy difunda la composición del segundo Gobierno socialdemócrata en lo que va de siglo en Dinamarca, que como Suecia y Finlandia estará gobernada ahora por el centroizquierda.

Las cuatro formaciones han consensuado un pacto que no introduce grandes reformas respecto a la línea del anterior Ejecutivo de derecha del liberal Lars Lkke Rasmussen, aunque sí compromisos más ambiciosos en el área climática, más inversión en bienestar y algunos cambios en la dura política migratoria.

"Es un documento político que, como uno de los primeros en el mundo, eleva las ambiciones verdes. Haremos un plan climático, una ley climática vinculante y reduciremos las emisiones de gases de efecto invernadero en un 70%" en 2030, con respecto a los niveles de 1990, dijo en una rueda de prensa Frederiksen.

El acuerdo establece también un compromiso para aumentar la inversión en sanidad y facilitar la llegada de mano de obra cualificada extranjera, aunque las medidas más criticadas por la derecha han sido las vinculadas con la política de inmigración.

el polémico proyecto El nuevo Ejecutivo enterrará el polémico proyecto del anterior gabinete para crear un centro para criminales extranjeros en una isla deshabitada, mejorará las condiciones de las familias con niños cuya solicitud de asilo ha sido rechazada y aceptará de nuevo a refugiados a través del sistema de cuotas fijado por la ONU.

"Se mantiene la línea general en política de extranjería. Todo lo relacionado con reagrupación familiar, bandas criminales, expulsión de delincuentes, acuerdos sobre ciudadanía y cambio de paradigma (el objetivo ya no es integrar a los refugiados, sino que vuelvan a su país) seguirá igual", avisó no obstante la futura primera ministra.

Los socialdemócratas apoyaron con sus votos la pasada legislatura todas las iniciativas del Gobierno de Rasmussen para profundizar en la dura línea en inmigración implantada en Dinamarca en las dos últimas décadas, y Frederiksen aseguró en campaña que no se modificaría la línea general.