Carola Rackete, en arresto domiciliario en lampedusa

La capitana del ‘Sea Watch’ se enfrenta hasta 10 años de cárcel y a ser deportada

Los 40 migrantes a bordo tras 17 días serán reubicados en Europa

09.02.2020 | 17:55
La capitana de ‘Sea Watch 3’ baja de la embarcación tras ser detenida.

roma - El puño duro contra la inmigración prometido por el ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, llegó este viernes de madrugada a su mayor esplendor. La desesperación ante el silencio de las autoridades de la capitana del barco de la ONG alemana Sea Watch, Carola Rackete, le llevó a poner rumbo a puerto y no detenerse pese a las órdenes recibidas.

Cansada de promesas sobre una rápida solución para los 40 migrantes a bordo después de 17 días -desde que fueron rescatados en un bote frente a Libia- durante los que Italia negaba el desembarque, la capitana siguió la ley del mar y el sentido común y puso a salvo a los inmigrantes rescatados y a la tripulación. "Me están investigando y mientras me dicen que no nos ayudarán a que desembarquen los náufragos. Esto quiere decir que estamos aún esperando una solución que no llega. Por eso, hemos decidido entrar en el puerto que ahora esta libre", explicó en un vídeo en Twitter antes de entrar en Lampedusa.

Rackete atracó el barco hacia las 01.50 hora local (23.50 GMT) en el muelle comercial de Lampedusa de forma sorpresiva y chocó incluso contra una patrullera de la Guardia de Fianza. Un hecho que podrá ser un agravante en el futuro juicio. Poco después, bajaba del barco escoltada por los agentes tras haberle notificado su detención bajo la acusación de violación del artículo 1.100 del código de navegación sobre resistencia o violencia contra nave da guerra, un delito que conlleva penas de hasta 10 años de cárcel.

Uno de los abogados de la capitana alemana, Leonardo Marino, confirmó que tras pasar la noche en la comisaría el juez concedió el arresto domiciliario hasta que se convalide la acusación. Además, con la aplicación del decreto recientemente aprobado por el Gobierno italiano que prohíbe entrar en aguas territoriales sin autorización, el barco será incautado y se le impondrá una sanción de 20.000 euros que aumentará a 50.000 si no se paga en los plazos establecidos, informaron fuentes de Interior.

Así, detenida y conducida en un coche de la Guardia de Finanza (policía financiera y de fronteras italiana) al cuartel de Lampedusa, terminó una arriesgada odisea.

en tierra Gracias a la decisión de Rackete, los 40 migrantes que fueron rescatados en aguas de Libia -entre ellos varias mujeres y dos menores no acompañados- pusieron fin a un infierno. Ahora, serán repartidos entre Francia, Finlandia, Luxemburgo, Portugal y Alemania, dijo Salvini.

El presidente de la ONG Sea Watch, Johannes Bayer, mostró ayer su orgullo ante la decisión de Rackete: "Estamos orgullosos de nuestra capitana, ella hizo exactamente lo correcto. Ella siguió la ley del mar y puso a la gente a salvo. En lugar de ella, Matteo Salvini debe ser investigado por secuestro y violación del derecho internacional", dijo.

Por su parte, Rackete se dirigió al mundo: "Yo estoy dispuesto a afrontar las consecuencias de mis decisiones, tal y como se espera de un capitán. ¿Y el señor Salvini?". El señor Salvini sin embargo dedicó su tiempo a celebrar la detención de la capitana a través de su Twitter: "Si uno aplasta a una lancha de la Guardia de Finanzas contra el muelle es un CRIMINAL y punto. Delincuentes". - Efe

en corto

Acompañada. Descendieron del barco los cinco parlamentarios (Davide Faraone, Graziano Delrio, Matteo Orfini, Nicola Fratoianni y Riccardo Magi) pertenecientes al Partido Demócrata (PD), Izquierda Italiana (SI) y +Europa que habían subido al barco este jueves para llevar su solidaridad a la capitana y la tripulación.

La ultraderecha en Italia. La joven capitana fue recibida ayer en el puerto de Lampedusa por un grupo xenófobo con gritos de "gitana".

reacciones

ada colau "Europa debe ayudar a Carola, no detenerla"

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha reaccionado en Twitter a la detención de Carola Rackete: "Salvar vidas no es delito. Dejar morir a la gente en el mar, sí".

Heiko Maas "No se debe criminalizar el salvamento marítimo"

El ministro de Asuntos Exteriores de Alemania criticó a las autoridades italianas por el incidente. "Salvar vidas es un deber humanitario y corresponde a la justicia italiana aclarar rápidamente las acusaciones", dijo.