El PSN plantea ampliar el organigrama del Gobierno foral, que se perfila de coalición

Los socialistas insisten en una fórmula monocolor, pero dicen estar abiertos a negociar
Geroa Bai cree que tiene que estar dentro
El número de consejerías podría pasar de las nueve actuales a once

09.02.2020 | 20:09
PSN, Geroa Bai, Podemos e I-E, ayer en el Parlamento, durante la reanudación de las negociaciones. No estuvo presente María Chivite (PSN), pero sí Uxue Barkos (Geroa Bai).

Insiste en una fórmula monocolor, pero está "abierto a negociar". Geroa Bai cree que tiene que estar dentro.

pamplona - Tras el parón sanferminero, PSN, Geroa Bai, Podemos e I-E ya han reanudado las conversaciones para conformar el próximo Gobierno de Navarra, que los grupos que ya han llegado a un principio de acuerdo programático -suman 23 escaños- han venido a denominar como "plural y de progreso" y que estaría liderado por la socialista María Chivite. Lo hicieron ayer por la mañana, en una reunión meteórica en el Parlamento -apenas duró veinte minutos- que tuvo un único objetivo: que el PSN trasladase a los que quiere que sean sus socios un documento de trabajo sobre la estructura del Ejecutivo, de cómo será el organigrama del Gobierno y la composición de las consejerías. De partida, el PSN insiste en un Ejecutivo de perfil político, monocolor y al estilo de lo que ha hecho Sánchez con consejerías de nueva creación en materias medioambientales, territoriales y de innovación. Pero todo apunta a que tendrá que repartir responsabilidades con el resto de socios si quiere llevar a cabo el programa de gobierno que alcanzaron el pasado 5 de julio. La idea de los socialistas es que Geroa Bai, Podemos e I-E trabajen el documento hoy, porque mañana a las 12.00 h está previsto que vuelvan a reunirse para acometer la negociación propiamente dicha.

organigrama y consejerías Para simplificar los términos, podría decirse que la propuesta tiene dos partes. En primer lugar, la del organigrama del Gobierno, que aborda cómo tiene que dividirse la Administración (cuántas consejerías, de cuál depende cada dirección general...). Y en segundo término, cómo se conforma ese Gobierno, quién ocupa cada cartera. En las declaraciones públicas, el PSN sigue manteniendo que ellos abogan por un gobierno "socialista", pero "abierto a acordar otros términos". En privado, miembros de los partidos presentes en las negociaciones asumen que el Ejecutivo tendrá que ser sí o sí compartido. Los socialistas no parten de una posición sobrada de fuerza, teniendo en cuenta que el PSN tiene 11 escaños; Geroa Bai, 9; y que Podemos, con 2; e I-E, con 1, son fundamentales para decantar la balanza contra las derechas agrupadas en Navarra Suma.

Es, de hecho, lo que vino a decir ayer Itziar Gómez. "Geroa Bai tiene una importante aportación que hacer", defendió, antes de dejar claro que su coalición quiere "un Gobierno de responsabilidades compartidas que tiene que contar con la presencia de personas de Geroa Bai". "Cuando dialogas con otros grupos, estás abierto a llegar a acuerdos en otros términos", dijo un poco antes Ramón Alzórriz (PSN). Debates semánticos aparte -hoy es importante hasta cómo se denominan los gobiernos compartidos- no parece que este punto vaya a ser una línea roja. ¿Cómo terminará configurado? Probablemente se sabrá más mañana. Pero en la parte más específica sobre el organigrama se plantea incluso la posibilidad de aumentar el número de carteras -ahora hay nueve y la presidencia- a diez u once, y hacer algún cambio en la segunda línea, aunque fuentes negociadoras consultadas ven cierta continuidad con el esquema que ya se puso en marcha en 2015 con el Gobierno del cambio.

De momento, "se está avanzando" en una de las semanas clave para la conformación del Ejecutivo, como apuntó ayer Marisa de Simón (I-E), quien dio más importancia al acuerdo de gobierno que a la composición final del organigrama. Habrá que seguir negociando, como dijo Eduardo Santos (Podemos): "Ya tenemos el qué [el acuerdo programático], ahora estamos en el cómo y luego vendrá el quién".

pactos

"no vamos a hablar con na+"

"No se lo merecen". Durante los Sanfermines existió una polémica mínima en torno a la posibilidad de que el PSN estuviese tratando de recabar la abstención de Navarra Suma para la investidura de Chivite, algo que no gustó a Geroa Bai ya que la coalición de Barkos considera que el programa de gobierno acordado no se puede llevar a cabo con la derecha. Ayer, Alzórriz tuvo oportunidad de aclararlo. "No vamos a hablar con Navarra Suma, no se merece Navarra Suma que el PSN hable con ellos, porque es un partido que está insultando y calumniando con mentiras en temas tan sensibles como el terrorismo que hemos sufrido los socialistas", sostuvo el secretario de Organización del PSN. Es algo que recibió "de manera satisfactoria" Geroa Bai, que lo expresó así por medio de Itziar Gómez: "Con un acuerdo de programa de legislatura como el que hemos acordado, no tiene sentido ni lógica política sentarse a hablar con el tripartito de la derecha de Navarra Suma". "Nosotros pedimos responsabilidad y rigor a la hora de llevar adelante este acuerdo de legislatura", exigió Gómez, que consideró que "de ninguna manera" puede hacerse con Navarra Suma por "lógica política".