Las retenciones vuelven a la frontera tras abrirse el paso a la circulación de camiones

Las autoridades agradecen a los conductores la previsión para evitar el caos en las carreteras durante estos días

10.02.2020 | 01:22
El peaje de Irun registró ayer por la tarde retenciones kilométricas sentido Francia tras el levantamiento de las restricciones.

Las autoridades agradecen a los conductores la previsión para evitar el caos durante estos días.

irun - La oficina de la ITV de Irun devolvía ayer una imagen a todas luces inusual, reflejo de la "histeria colectiva" que ha causado la cumbre del G-7, como decía una de las empleadas de las instalaciones. "Pocas veces habíamos vivido algo semejante". Los mensajes para evitar importantes trastornos en las carreteras vascas durante la cita en Biarritz que culminó ayer han sido tan insistentes que algunos conductores han acudido estos días a la inspección técnica "hasta con tres horas de antelación", preocupados por unos atascos que han brillado por su ausencia, y que sí dejaron su impronta ayer por tarde con retenciones de hasta ocho kilómetros en la AP-8 en Irun sentido Baiona debido al vuelco de un camión, una vez levantadas las restricciones a media tarde.

Es, probablemente, el anticipo de la vuelta a la normalidad, el escenario habitual de largas colas en el paso fronterizo que estos días había desaparecido y que aflora según disminuye la presencia policial. La red viaria hacia Biriatu, salvo por las retenciones de última hora, ofreció durante el tercer y último día de la cumbre una fotografía bien diferente a la esperada, alejada del caos, gracias en buena medida a las labores de prevención y múltiples controles policiales en ambos lados de la frontera, que continuaron durante la jornada.

En el Departamento de Seguridad del Gobierno vasco respiraban ayer más tranquilos. Han sido meses de trabajo en los que no se ha dejado un solo cabo suelto ante "seis días especialmente intensos".

Nada menos que garantizar la seguridad durante el encuentro de los países más poderosos del mundo, precedida de una contra cumbre. Dos eventos inusuales y de extraordinaria repercusión mediática que suponían un desafío en el que no cabe la improvisación. "Hay que agradecer la previsión con la que han actuado los conductores y la ciudadanía en su conjunto para que todo transcurra con normalidad". El viceconsejero de Seguridad, Josu Zubiaga, reconocía ayer que, afortunadamente, la semana ha discurrido "bajo control", para lo cual ha sido necesario estudiar cualquier eventualidad, colocándose en el peor de los escenarios posibles para evitar sorpresas. En la gasolinera de Oiartzun en dirección a la frontera trabajaban ayer a ritmo constante pero sin la tensión con la que acostumbran durante la Operación Retorno y su habitual trasiego estival. Podía verse alguna que otra familia francesa haciendo un alto en el camino para estirar las piernas y tomar un café. Durante toda la mañana, la presencia de transporte pesado en dirección a Francia fue inexistente.

Desde hace meses se venía informando. La ciudadanía estaba sobre aviso para evitar en la medida de lo posible el paso por la frontera entre el 25 y 26 de agosto, algo que finalmente ha provocado un sorprendente efecto disuasorio. "Tuvimos que contemplar medidas ante el anuncio de Francia del cierre de fronteras al transporte pesado. También lo hicimos a este lado de la muga ante la posibilidad de que los transportistas pudieran entorpecer el tráfico ordinario". Había planes previstos ante situaciones críticas. Francia podía decretar la orden de blindarse a cal y canto. Exigía todo ello una pronta respuesta a la hora de gestionar el tráfico y atender a la población civil que podía verse afectada.

Una vez concluida la cumbre, Zubiaga hace un balance positivo. Entiende que las labores de prevención han dado resultado "y la ciudadanía ha evitado el paso, o alterado las fechas previstas". Hace extensible su gratitud a los transportistas. Inicialmente estaba previsto que no comenzaran a circular hasta la media tarde de ayer, pero finalmente se les abrió paso el domingo por la noche. "Han hecho caso a las restricciones que se han impuesto hasta que se ha podido circular". El hecho de que Francia no haya cerrado finalmente la frontera, como se llegó a especular, ha supuesto el espaldarazo para respirar más tranquilos.

diálogo incesante En Biarritz, que se encuentra a tan sólo 20 kilómetros de Irún, han hablado largo y tendido mandatarios como Donald Trump (Estados Unidos), Boris Johnson (Reino Unido), Angela Merkel (Alemania), Giuseppe Conte (Italia) y el anfitrión, Emmanuel Macron (Francia). A este lado de la muga la comunicación también ha sido incesante para diseñar un dispositivo de seguridad sin precedentes en Euskal Herria.

Entre 10.000 y 15.000 agentes ha blindado Biarritz en un perímetro de seguridad escalonado. El viceconsejero estuvo presente, entre otros, en la reunión celebrada el mes pasado con el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska y la consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia.

Con respecto al despliegue policial de la Ertzaintza, Zubiaga indica que se ha llegado a contar con un total de 4.000 agentes, prácticamente la mitad de la plantilla, trabajando de manera coordinada durante seis días de movilización entre la cumbre y la contra cumbre.

gobierno vasco

quiere mejorar el plan policial

Para otras ocasiones. Diseñar un dispositivo policial como el que ha tenido lugar estos días no solo sirve para ofrecer una cobertura puntual, sino que permite "curtirse y estudiar qué aspectos son mejorables, con el objetivo de aplicar el plan en ocasiones posteriores". El viceconsejero de Seguridad, Josu Zubiaga, informó ayer que tienen previsto estudiar al detalle el plan de actuación desplegado estos días. "La mejora continua es clave en materia de seguridad ciudadana". Zubiaga reconoce que uno de los momentos más críticos fue el inicio de la contracumbre. Exigía estar a la expectativa ya que el discurrir de los actos previstos iba a marcar la pauta, el devenir de la cita mundial. "Otro de los momentos complicados fue la manifestación del sábado pasado, con el recorrido desde Hendaia hasta Irun, así como el inicio de la cumbre. También lo fue el domingo, con la cita en su máximo apogeo".

noticias de noticiasdenavarra