las elecciones del 10-N las elecciones del 10-N

Sánchez e Iglesias enconan la guerra en la izquierda

El dirigente de Unidas Podemos acusa al líder del PSOE de mentir: “Nunca quiso un gobierno de coalición”
Insinúa que si Errejón se presenta dará sus votos al PSOE
El Gobierno ve a UP incapaz de gestionar

10.02.2020 | 04:01
Sánchez e Iglesias, durante la ronda de contactos de julio.

El dirigente de Unidas Podemos acusa al líder del PSOE de mentir: “Nunca quiso un gobierno de coalición”.

pamplona - Los ataques entre los secretarios generales del PSOE, Pedro Sánchez, y de Podemos, Pablo Iglesias, se acentúan a medida que se acercan las elecciones del 10 de noviembre, comicios que las dos formaciones se acusan mutuamente de haber provocado por la falta de voluntad de acuerdo. Si el jueves por la noche el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, aseguró en La Sexta que "no dormiría tranquilo" de haber aceptado ministros de Podemos, ayer Pablo Iglesias quien le sugirió que se cambie el colchón, además de acusarle de "mentir" y de necesitar "acaparar todo el poder para dormir tranquilo".

En un tono duro, Iglesias apuntó que su "error" fue confiar en Sánchez. "Pedro me mintió, me dijo antes y después de las elecciones generales que haríamos un gobierno de coalición y yo confié en él", afirmó Pablo Iglesias, que también sugirió que el socialista no le quería en su gabinete porque se siente más cómodo si no hay nadie que le haga sombra. "Faltó el respeto a mucha gente que no llega a fin de mes y eso le quita el sueño", reprendió el líder de Podemos en referencia la polémica frase del líder socialista.

Retomando los problemas de sueño planteados por Sánchez, Iglesias remarcó que si ellos estuvieran en el Gobierno "los recortes se harían por arriba, no por abajo". "Claro que eso le quita un sueño porque le llamará Ana Botín -presidenta del Banco Santander- o la CEOE", señaló. En su entrevista en Antena 3, Pablo Iglesias afiló más los dardos que dirige al presidente del Gobierno en línea con la nueva estrategia del partido de atacar al jefe del Ejecutivo en funciones para denunciar que, a diferencia de lo que han hecho sus presidentes autonómicos, él ha decidido no pactar con la izquierda para mirar a Ciudadanos.

También le restó importancia a la posibilidad de que su ex número dos, Íñigo Errejón, vuelva a la política nacional, algo que en su opinión sucederá "más tarde o más temprano" porque lo autonómico "es algo que no le ha interesado nunca". Y sugirió que podría regresar de la mano del PSOE. "Sánchez tiene todo el derecho a sentirse más cercano a Íñigo Errejón y a nadie le extraña. Dice que Más Madrid le daría los votos gratis y los 3,7 millones de votos de Unidas Podemos no se dan gratis", remarcó.

A las acusaciones de Iglesias respondió la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, quien dijo que el presidente "en absoluto mintió" cuando ofreció un "gobierno de colaboración" al líder de Unidas Podemos. Celaá cuestionó que el grupo confederal sea "depositario de la confianza" tras su rechazo a la oferta que Sánchez formuló para una coalición en julio. "No fueron capaces de valorar lo que se les ofreció -dijo Celaá en referencia a la propuesta de una vicepresidencia y tres ministerios-. Si uno no valora lo que tiene tratándose del Gobierno, ¿cómo puede pretender ser depositario de la confianza para gestionar?", se preguntó.

fórmulas La portavoz insistió en que las elecciones son responsabilidad del resto de partidos: "No queríamos ir a elecciones. Han sido otras fuerzas las que con su bloqueo nos han dirigido de manera inexorable a una repetición electoral". "No ha habido ninguna inflexibilidad por parte del presidente", sentenció Celaá antes de insistir en que planteó a Unidas Podemos "distintas fórmulas" para intentar llegar a un entendimiento. "A todas se ha dicho que no", zanjó.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Celaá defendió que el presidente del Gobierno no se equivocó al usar una expresión sobre la que giró buena parte del debate político ayer. "Ni yo dormiría tranquilo ni tampoco el 95 por ciento de los ciudadanos, entre ellos votantes de Podemos", dijo Pedro Sánchez. Preguntada varias veces por esta expresión, la ministra portavoz remarcó que "todo el mundo sabe lo que quiso decir el presidente".

Sin embargo, Ciudadanos llevó al Congreso su "asombro" por las declaraciones de Sánchez y registró varias preguntas, entre ellas si "piensa que la presidenta de Navarra -María Chivite- duerme bien por las noches con Otegi como socio", insistiendo en el inexistente pacto entre la presidenta navarra y EH Bildu. También el líder del PP, Pablo Casado, incidió en la misma falsedad al asegurar que él no podría dormir tranquilo si hubiera pactado con Bildu y defendió que su formación puede estar satisfecha porque ha hecho su trabajo y ha descubierto a un presidente que no quería "gobernar" y que "ha disfrutado" en funciones. "Sánchez y el PSOE no son un destino inevitable para España", defendió Pablo Casado, que no entiende cómo Sánchez "pretende con esa arrogancia decir que no le hace falta a nadie". - D.N.