Los partidos navarros apuestan por repetir sus candidatos para el 10-N

Sergio Sayas (NA+), Santos Cerdán (PSN), Ione Belarra (Podemos) y Bel Pozueta (EH Bildu) se perfilan como cabezas de lista
Geroa Bai decide esta semana quién suple a Koldo Martinez si el Parlamento lo nombra senador autonómico
Los plazos, más cortos que en abril, exigen agilizar los trámites

10.02.2020 | 04:13
Sergio Sayas (UPN), Koldo Martínez (Geroa Bai), Ione Belarra (Unidas Podemos), Santos Cerdán (PSN) y Bel Pozueta (EH Bildu), ayer en la pista de atletismo de Larrabide.

Sayas (NA+), Cerdán (PSN), Ione Belarra (Podemos) y Bel Pozueta (EH Bildu) se perfilan como cabezas de lista. Geroa Bai decide esta semana quién suple a Koldo Martinez si el Parlamento lo nombra senador autonómico

Pamplona - Salvo sorpresas de última hora, los partidos navarros concurrirán a las elecciones generales del próximo 10 de noviembre con los mismos candidatos que presentaron el pasado 28 de abril. La sensación de continuidad que ofrecen los comicios tras una legislatura breve de apenas cinco meses, y la premura que marcan los tiempos de la ley electoral, que exige presentar candidatos el 2 de octubre, ha llevado a las formaciones navarras a optar por repetir las mismas listas electorales que presentaron en los comicios anteriores. Solo Geroa Bai estudia suplir a su cabeza de lista, aunque en este caso porque Koldo Martínez opta a senador autonómico, por lo que será necesario buscar un sustituto si, finalmente, la coalición que lidera Uxue Barkos decide como parece concurrir a las elecciones generales.

La continuidad está prevista tanto para las listas al Congreso como a las del Senado. No obstante, en este segundo caso es poco probable que Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e I-E presenten una lista unitaria, como ocurrió en abril con la candidatura de Cambio-Aldaketa. La experiencia quedó lejos de las expectativas generadas, y las diferencias evidenciadas en todo el proceso de elección del senador autonómico, donde el antiguo cuatripartito ha hecho lecturas diferentes, hace difícil articular una alianza similar, y menos con la premura que marcan los tiempos.

Todo en cualquier caso queda pendiente de los procesos internos de cada una de las formaciones, y de que sean los órganos concernidos quienes validen una decisión que en cualquier caso está prácticamente tomada, tanto por una cuestión operativa como por lógica política. De hecho, es algo que ya ocurrió en 2016. En aquella ocasión, en la que la falta de mayorías también propició una repetición electoral, la mayoría de partidos también optó por repetir candidatos. Solo Geroa Bai y EH Bildu cambiaron sus cabezas de cartel tras perder sus respectivos escaños en Madrid. No obstante, la polarización política llevó a ambas formaciones a empeorar sus resultados.