Anvite rechaza la invitación del Gobierno y convoca un acto alternativo para el 11-M

La asociación, que surgió cuando la AVT elogió la labor del Gobierno de Barkos, no se ve “representada” en el acto

06.03.2020 | 01:32

pamplona – Anvite, la asociación que reúne a algunas víctimas del terrorismo de ETA en Navarra, no asistirá al acto organizado por el Gobierno y el Parlamento foral para el día 11 de marzo, coincidiendo con el Día Europeo de la Víctimas del Terrorismo. A través de un comunicado, este colectivo anuncia que no participará en ninguno de los actos programados porque siguen sin verse representados en los homenajes convocados por quienes "no respetan los mínimos exigibles" que, a su juicio, se tienen que cumplir. Es decir, que aplican a Chivite el mismo veto que aplicaron a Barkos. "Las razones que justificaron nuestra ausencia a otro tipo de actos convocados anteriormente siguen lamentablemente vigentes a pesar del reciente cambio en el Gobierno de Navarra", asegura Anvite, por lo que consideraría "una incongruencia" haberse ausentado en otras ocasiones "y acudir ahora".

la polémica con la avt La asociación, en cuyo organigrama hay personas vinculadas a UPN, surgió prácticamente como una especie de escisión de la AVT, en un momento muy concreto. UPN venía denunciando la falta de legitimidad del Gobierno de Barkos para tratar con las víctimas de ETA, cuando la AVT, la asociación de víctimas mayoritaria, accedió a organizar con el Ejecutivo foral el Día Europeo de las Víctimas del Terrorismo de 2018 entre elogios a la dirección general de Paz y Convivencia. Un grupo de víctimas navarras, cercanas a la derecha de toda la vida, no le perdonó a Alfonso Sánchez –por aquel entonces presidente de la AVT– sus buenas palabras hacia el Gobierno de Navarra, y promovió una asociación alternativa que sistemáticamente se ha dedicado a hacer oposición política. Primero a Barkos, y después a Chivite. "En la lucha contra el terrorismo no caben medias tintas, tiene que haber pedagogía y ejemplo público, deslegitimando la violencia y exigiendo a quienes la han ejercido, tolerado o justificado un claro y público ejercicio de reflexión y autocrítica", explicitan en su comunicado. "Trabajaremos codo con codo con quien quiera acompañarnos en esta pelea", algo que en el plano político se ha circunscrito a UPN, PP, Ciudadanos y Vox. "Y rechazaremos frontalmente a quien dé un mínimo de oxígeno a quienes han celebrado en el pasado y justifican todavía hoy como un derecho la muerte de nuestros familiares".