Sanidad rechaza que Madrid pase a la fase 1 y agudiza la crisis en el Gobierno Ayuso

La región debe reforzar los mecanismos de detección precoz de la enfermedad

09.05.2020 | 01:20
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, con uno de sus consejeros. Foto: Efe

Pamplona – Lo que mal empieza, mal acaba, y la Comunidad de Madrid no superó ayer la criba que permitirá pasar el lunes a la fase 1 del plan de desescalada, que implica importantes medidas de relajación de la situación de confinamiento. Era el resultado esperado del encuentro que mantuvieron los responsables del Ministerio de Sanidad y de la Comunidad de Madrid después de que esta última institución solicitara, el jueves por la noche y de la forma menos ortodoxa posible, pasar de fase. Y es que, apenas unas horas antes, la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, aseguró no tener prisa en cambiar de fase ante la evidencia de que no cumplían parte de las exigencias exigidas. De los encuentros de los dos socios del gobierno madrileño, PP y Ciudadanos, evidentemente distanciados, salió in extremis la decisión final de solicitar formalmente el salto a la fase 1, pero no sin daños colaterales: la exdirectora general de Salud Pública, Yolanda Fuentes, dimitió por estar en desacuerdo con este paso.

En su comparecencia de ayer, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, y el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, dejaron claro que a la hora de decidir qué territorios pasaban y cuáles no, tuvieron en cuenta la valoración técnica de su capacidad de respuesta al virus y los datos de evolución de la pandemia. En el caso de la Comunidad de Madrid, aunque avalaron la capacidad asistencial de la autonomía, se inclinaron por esperar a que el sistema de detección del COVID-19 en la atención primaria esté más afianzado de cara al cambio de fase.

Los datos puros y duros tampoco fueron nada halagüeños para los responsables del gobierno regional, con un repunte en apenas 24 horas al registrarse 48 fallecidos, 10 más que el jueves (8.552 en total) y 148 contagios, cerca del doble que el día anterior (64.333 en total). Todo hacía prever que iban a fracasar en sus pretensiones, como sucedió.

Las reacciones no se hicieron esperar, y el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, uno de los que más han empujado para solicitar el cambio de fase, lamentó la decisión del Gobierno español. "Eso supone que miles de autónomos, bares y pequeños comercios no podréis abrir este lunes. Sé que vuestra situación es crítica. Os ruego que aguantéis. Volveremos a solicitarlo para el próximo 18 de mayo", dijo. El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, destacó que el ministerio de Illa destacó que la comunidad "sí tiene capacidad asistencial para pasar a la fase 1 de la desescalada".

Isabel Díaz Ayuso había reconocido por la mañana en Telecinco que el criterio principal para pedir el paso a la siguiente fase de la desescalada no era sanitario sino económico, y que la dimisión de Fuentes se debió a que no quería avalar el informe presentado por su gabinete a Sanidad. Añadió que "soy la responsable de que esto salga bien o mal, lo asumo y lo asumiré", y avanzó que, de ver rechazada su propuesta, "seguiré trabajando" por su comunidad.

andalucía Tampoco fue una noche plácida para el gobierno de la derecha en Andalucía. El presidente Juanma Moreno pedirá que se revise la decisión de dejar a las provincias de Granada y Málaga al completo en la fase cero, en lugar de permitir una desescalada por zonas sanitarias que sí se aplicó en otras comunidades.