La familia de Mikel Zabalza cree que la Fiscalía "tiene una oportunidad de oro para investigar qué ocurrió en Intxaurrondo"

Exige que se tenga en cuenta el audio en el que un capitán de la Guardia Civil explica que el joven navarro de Orbaitzeta fue torturado hasta la muerte

25.02.2021 | 13:36
De izquierda a derecha, en la mesa, Tasio Arrizabalaga, Idoia Zabalza, Ainhara Gorostiaga y Jon Patxi Arratibel.

La familia de Mikel Zabalza considera que los audios difundidos este lunes, en los que un capitán de la Guardia Civil explica que el joven de Orbaitzeta fue torturado hasta la muerte, suponen "una oportunidad de oro" para que la Fiscalía General del Estado cumpla "con su obligación, que es investigar qué ocurrió aquella noche en el cuartel de Intxaurrondo".

"El audio habla por sí solo y ya no pueden mirar a otro lado", subrayó este jueves Idoia Zabalza, una de las hermanas de Mikel, en el transcurso de una rueda de prensa organizada por Egiari Zor, fundación que estuvo representada en este acto por Tasio Arrizabalaga, y a la que también asistieron Jon Patxi Arratibel y Ainara Gorostiaga, de la Red de Personas Torturadas.

El caso Zabalza ha cobrado de nuevo actualidad después de que este lunes se escucharan unos audios en los que el capitán de la Guardia Civil Pedro Gómez Nieto expresa con claridad que Mikel murió en el cuartel de Intxaurrondo tras ser torturado.

"Se les ha ido la mano, se les ha quedado en el interrogatorio", responde Nieto al por entonces coronel del Centro Superior de Información de la Defensa (Cesid), Alberto Perote. La conversación tuvo lugar apenas unos días después de que Zabalza fuera detenido, el 26 de noviembre de 1985 por la Guardia Civil, y desmonta la versión oficial, que todavía hoy mantiene que el arrestado escapó esposado de la Policía cuando iba a descubrir un zulo en Endarlatsa y falleció ahogado en el río Bidasoa.

"Mi impresión es que en el interrogatorio posiblemente fue una parada cardíaca como consecuencia de la bolsa de plástico en la cabeza", continúa Gómez Nieto en sus explicaciones.

Esta conversación motivó que la causa se reabriera en 1995, pero el juez no admitió su incorporación al procedimiento judicial porque sus protagonistas negaron que sus voces fueran suyas.

REABRIR LA CAUSA

Ahora, con el impacto que ha causado en buena parte de la sociedad la escucha de este audio sacado a la luz el diario digital Público, la familia de Zabalza defiende que no hay excusas para no reabrir la causa, que quedó archivada con un relato de los hechos muy alejado de la creencia generalizada.

"Estos días hemos oído de boca de la fiscal general del Estado que si esta información tuviera alguna relevancia penal, los compañeros fiscales la tendrían en cuenta", ha recordado Idoia, quien considera que la Fiscalía "tiene, por tanto, una oportunidad de oro de cumplir con su obligación, que es investigar qué ocurrió aquella noche en el cuartel de Intxaurrondo".

Además, estima que "tiene también la responsabilidad de contestar cuáles son las razones de no dar por válido una conversación en la que, además, se relatan también las circunstancias de otras dos muertes más –en referencia a las de Lasa y Zabala– por las que ha habido condena".

Idoia pide a la Fiscalía que "investigue también qué prácticas han ejercido las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado con los detenidos", desde el convencimiento de que "concluirá que la tortura no ha sido algo excepcional, sino, muy al contrario, una práctica generalizada y bien organizada, urdida en altas instancias y que ha dejado miles de víctimas en nuestra sociedad.

MANIFESTACIÓN EL DÍA 6

La hipótesis de la familia de Zabalza es plenamente compartida por los miembros de la red de Personas Torturadas de Navarra.Jon Arratibel y Ainara Gorostiaga han leído, en euskera y castellano, un comunicado en el que han asegurado que "a Mikel lo torturaron hasta la muerte" y han denunciado que "la tortura ha sido una práctica consentida y legitimada por instituciones del Estado y en ella han colaborado, de una manera u otra, partidos políticos, jueces, médicos forenses, incluso medios de comunicación".

"Por ello, una vez más, reclamamos que se reconozca de una vez por todas el daño causado a la familia Zabalza y a las miles de personas que han sido pasto de esta aberración. De la misma manera, demandamos que se depuren todas las responsabilidades pertinentes derivadas de esta grave violación de derechos humanos", han destacado.

Al respecto, ven necesario que se haga en Navarra una investigación oficial para esclarecer "cuántas personas han podido padecer tortura a manos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado" y ofrecer así "una fotografía completa de lo que esta grave vulneración de derechos humanos ha supuesto en el territorio".

Además, han llamado a participar en la manifestación convocada para el 6 de marzo en Pamplona bajo el lema Tortura ikertu. Egindako guztia aitortu. Reconocimiento. Reparación. No repetición.

Tasio Arrizabalaga, de la fundación Egiari Zor, ha instado a "reconocer y reparar de manera oficial" las torturas, ya que se trata de "una realidad todavía desconocida, negada y ocultada".