Hasta un millar de aviones sobrevuelan el cielo de Navarra al día en sus rutas aéreas

Menos del 15% de los vuelos tienen origen y destino en el Estado
La mayoría de las operaciones despegan en el norte de Europa y se dirigen a la península, sobre todo, África y Canarias

07.02.2020 | 20:50
Un avión que sobrevuela Pamplona se dispone a tomar tierra en Noáin.

La mayoría despegan en el norte de Europa y se dirigen a la península, sobre todo, África y Canarias.

PAMPLONA - El cielo de Navarra es surcado al día por hasta 1.000 aviones que transitan por las aerovías que discurren por el espacio aéreo de la Comunidad Foral. El entramado de rutas permite a las aeronaves ir encauzando su recorrido desde su despegue hasta el destino, con fluidez y seguridad. El incidente que protagonizaron dos aparatos de Ryanair a principios de octubre, 30 kilómetros al este de Pamplona, parece ser la excepción que confirma la regla, ya que al año pueden sobrevolar Navarra unos 300.000 aviones.

Las principales rutas aéreas que recogen los vuelos sobre la Comunidad Foral se encuentran delimitadas por los sectores de control Pamplona Alto y Bajo (PAU y PAL) y son gestionados desde el Centro de Control Aéreo situado en Madrid y operado por Enaire, gestor de la navegación aérea en España. La Torre del Control del Aeropuerto de Pamplona, por su parte, gestiona los vuelos con origen o destino Pamplona dentro de su área de responsabilidad.

La mayoría de los vuelos que sobrevuelan Navarra y que integran los flujos de tráfico norte--sur proceden del norte de Europa (Alemania, Países Bajos y Bélgica principalmente) y Francia. Los flujos sur--norte se dirigen a estos destinos desde la península principalmente y también desde el norte de África y Canarias, según la información de Enaire.

Algo menos del 15% de los vuelos gestionados por los sectores Pamplona Alto y Bajo son vuelos con origen y destino en aeropuertos españoles y entre ellos destacan los vuelos con origen/destino Barcelona (uniendo Barcelona con Bilbao y el noroeste de España), Madrid (Bilbao, Pamplona y San Sebastián) y Bilbao (sobre todo con Barcelona y Baleares). Aproximadamente, el 10% de estos vuelos nacionales son gestionados por la Torre de Control del Aeropueto de Pamplona y el destino principal es Madrid.

? Entre los vuelos internacionales que surcan los cielos forales, los que tienen origen en el norte de Europa (Alemania sobre todo, Países Bajos y Bélgica) se dirigen principalmente a aeropuertos de la Península y, en menor medida a Canarias y norte de África. Otro destino importante es Francia, con conexiones sobre todo con la península (España y en menor medida Portugal) y el norte de África.

? En lo que va de año, el incremento del tráfico en los sectores Pamplona Alto y Bajo ha sido del 20%, apuntan fuentes de Enaire, que precisan que en el mes pico de tráfico se registró sobre Navarra el tránsito de unos 30.000 vuelos, o lo que es lo mismo, una media de un millar al día.

eL pERDÓN, REFERENCIA CLAVE La razón del elevado volumen de operaciones que sobrevuelan Navarra hay que buscarla en el monte de El Perdón, donde se encuentra instalada una radioayuda VOR sobre la que se cruzan numerosas aerovías o corredores aéreos por las que discurren las aeronaves siguiendo trazados segmentados. El mismo equipo es, además, la referencia instrumental que emplean los pilotos para realizar su aproximación al Aeropuerto de Pamplona, es decir, las maniobras previas al aterrizaje.

Los cielos, además de estar divididos en sectores, también están compartimentados verticalmente, de ahí que se diferencie el espacio aéreo inferior del espacio aéreo superior, utilizado este último por vuelos internacionales. Por uno y otro se despliegan diferente aerovías que a su vez se dividen en niveles que los controladores aéreos asignan a cada vuelo para garantizar la circulación y la seguridad de las miles de operaciones que se desarrollan simultáneamente.

Precisamente no respetar la distancia mínima ocasionó el incidente aéreo ocurrido el pasado 2 de octubre, cuando dos aviones de Ryanair se situaron por debajo de los límites de separación establecidos para el tráfico en ruta, al estar a unos 4 kilómetros de distancia horizontal y menos de 122 metros de separación vertical.

En cuanto a la Torre de Control del Aeropuerto de Pamplona, hasta la fecha ha gestionado este año más de 6.000 vuelos, con junio como el mes pico de demanda, con 842 operaciones. Durante los últimos cinco años, el tráfico de la terminal navarra durante los meses de verano -los de mayor tráfico del año- se ha incrementado casi un 15%, según las mismas fuentes de Enaire.

PLANES DE VUELO La ruta de un avión entre se encuentra establecida de antemano, normalmente por el departamento de operaciones de la aerolínea en cuestión, y aunque siempre está sujeta a imprevistos, como la meteorología, que puede aconsejar o exigir un desvío, o la densidad del tráfico, que pueden obligar a introducir alguna variación en el recorrido, son itinerarios completamente definidos.

Cuando se planea el recorrido de un avión de un aeropuerto a otro lo que se hace es establecer un plan de vuelo, según explican fuentes de Enaire, que añaden que dicho plan recoge el paso del avión por una serie de puntos determinados establecidos en las cartas de navegación aérea, conocidos como fijos, y con nombres formados por cinco letras como por ejemplo MARIO, RONKO o ALEPO. Además de los fijos, las rutas también pueden incluir el paso por radioayudas.

Gracias al radar y a las comunicaciones por radio, los controladores aéreos tienen en cada momento una visión de conjunto de dónde están los aviones bajo su responsabilidad y vigilan que no se desvíen de sus rutas previstas. Asimismo, se encargan de ordenar los diferentes niveles de las aerovías, dejando una mínima separación de seguridad entre las aeronaves, aunque estas van equipadas con sistemas de alerta.

El Post-it

El mapa de las aerovías. La radioayuda ubicada en el monte de El Perdón no solo sirve de referencia para aproximarse al Aeropuerto de Pamplona, sino que es el cruce de una malla de corredores que encauzan el tráfico nacional e internacional en todas las direcciones. La existencia de estas autopistas del aire es fundamental para garantizar un alto grado de seguridad a las numerosas operaciones aéreas que se realizan de forma simultánea.