8 de marzo, día internacional de la mujer

Homenaje a cinco mujeres como ejemplos de superación en Iruña

Se reconoció a Ekaterina Bukareva, Eugenia Echarren, Palmira Salinero, Maider Irisarri y Celia Pinedo

07.03.2020 | 01:31
Ekaterina Bukareva, Eugenia Echarren, Palmira Salinero, Maider Irisarri y Celina Pinedo, en el consistorio.

pamplona – El Ayuntamiento de Pamplona homenajeó ayer a cinco mujeres que, desde su día a día, contribuyen a la mejora social en campos como la cultura, la economía, el deporte, el voluntariado internacional o la lucha por la inclusión. El alcalde de la ciudad, Enrique Maya, acompañado por otros miembros de la Corporación, quiso reconocer a la empresaria Ekaterina Bukareva; a Celia Pinedo, como presidenta de la Coordinadora de ONG; a Palmira Salinero, miembro de la ONCE; a Eugenia Echarren, cantante y directora de una escuela de canto que lleva su nombre y a Maider Irisarri, jugadora de Osasuna. Al final de la recepción el Consistorio entregó a cada una de ellas una réplica de la fachada de la casa consistorial. La recepción tuvo tras la lectura pública, en la plaza Consistorial, de la declaración institucional que el jueves aprobó el Pleno del Ayuntamiento de Pamplona reiterando, entre otros puntos, su compromiso en mantener el liderazgo en la promoción de la igualdad de las mujeres y los hombres. Las cuatro mujeres que leyeron el texto en representación de diferentes generaciones fueron Sara Sanzol, Cristina Martínez, Ione Lajos y Ainara Tirapu. La empresaria Ekaterina Bukareva (33 años), Premio Directiva 2019 de la Asociación de Mujeres Empresarias y Directivas de Navarra (Amedna), con 29 años accedió a la responsabilidad de ser directora general de Sistemas Eléctricos Lowind, una empresa de instalación de parques eólicos. Bajo su dirección, la compañía ha ejecutado proyectos en 11 países de tres continentes, instalando 2.000 MW de potencia eólica. Animó a las mujeres a no tener miedo porque con "dedicación, trabajo y esfuerzo pueden llegar muy lejos".

También se destacó la vertiente internacional de Celia Pinedo, en el ámbito de la cooperación desde la Fundación FABRE. Presidenta de la Coordinadora de ONGD de Navarra, trabaja con medio centenar de ONG para vigilar, entre otras cosas, que las entidades públicas destinen a la cooperación internacional el 0,7% de sus presupuestos para así mejorar la situación de las sociedades en vías de desarrollo y lograr "empoderar", dijo, a mujeres que en países de América Latina, África y Asia están sufriendo la vulneración de sus derechos humanos. También dedicó el premio a todas las mujeres voluntarias que trabajan en cooperación y que son "fuente de inspiración".

También para mejorar la situación, pero de las personas con discapacidad, sirve el ejemplo de Palmira Salinero (86 años), que hace años que se jubiló como vendedora del cupón de la Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE). Su 10% de visión debido a una enfermedad genética no le impidió desarrollar una vida laboral ni aprender a manejar las tecnologías necesarias para una vida autónoma. Durante 15 años presidió el grupo de mayores de la ONCE. Hoy, sigue participando en actividades de la organización y en grupos de mujeres haciendo manualidades.

Eugenia Echarren inició una carrera en el mundo del canto en Navarra que le llevó también a San Sebastián, Alemania, Italia y Francia. Es interprete de ópera y de música contemporánea con decenas de recitales a sus espaldas. Hoy, y desde el año 2005, comparte su talento con el espíritu emprendedor como directora y docente de la escuela de canto que lleva su nombre con 12 profesores contratados. El centro imparte enseñanza oficial reglada para niños y adultos en perfiles profesionales y amateurs. Palmira destacó el crecimiento del número de autónomas mujeres en los últimos años lo que demuestra su "capacidad de lucha".

Un cambio en la visión social de la conciliación, pero desde la práctica, es el ejemplo que aporta Maider Irisarri, jugadora de Osasuna en la Primera División B, Reto Iberdrola (segunda categoría de fútbol femenino nacional). Irisarri se dedica a un mundo, el deportivo, donde la lucha por lograr la igualdad está a la orden del día. Maider Irisarri, madre reciente, ha sido la primera mujer en el fútbol que ha vuelto al campo tras un parto. Animó a todas las deportistas a que no retrasen la maternidad porque "con trabajo, esfuerzo y algo de ayuda, porque la conciliación es importante, se puede conseguir".