5,5 años de prisión, que se le suspenden, por colgar fotos de amigas de Tierra Estella en una web porno

Llegó a una conformidad tras pagar 5.500 € para evitar la cárcel a condición de no delinquir en dos años

04.05.2021 | 00:56
Fachada principal del Palacio de Justicia. Foto: Patxi Cascante

Un joven de Tierra Estella, cuyas iniciales son J.M.O.O., ha sido condenado de conformidad en el Juzgado de lo Penal número 3 de Pamplona a cinco años y medio de prisión por once delitos de trato degradante (6 meses de cárcel por cada uno de ellos) después de haber colgado fotos de amigas de su propia cuadrilla en una web porno. El acusado llegó a un acuerdo antes de la celebración del juicio y, pese a la alta condena que se le impuso, no tendrá que ingresar en prisión en caso de no cometer un nuevo delito en los dos próximos años. Para ello se tiene en cuenta que no posee antecedentes penales y que ninguna de las penas por las que fue condenado supera individualmente los dos años de prisión. Se le aplica asimismo el artículo 76.1 del Código Penal por el que el encausado, en caso de que fuera encarcelado, solo tendrá que cumplir 18 meses de cárcel efectivos (el triple de la pena mayor).

Para alcanzar la conformidad al acusado se le aplicó la atenuante de reparación del daño después de que hubiera depositado 5.500 euros en la cuenta del juzgado para indemnizar a nueve de las víctimas con 500 euros a cada una de ellas por el daño moral causado. Otras dos jóvenes renunciaron a la indemnización.

Los hechos de la sentencia acreditan que el condenado, entre enero y junio de 2019, alojó en la web pornhub, de contenido pornográfico, fotografías de varias chicas que capturó a través de las imágenes que ellas tenían en sus perfiles en Instagram, siendo algunas de ellas incluso menores de edad. El procesado lo hizo sin el consentimiento de las jóvenes y "con un evidente ánimo de menospreciar la integridad moral de las mismas". Así, tomaba las imágenes y vídeos de sus amiga y con la cuenta de usuario que poseía en dicha web empezó a alojar dichas fotografías y vídeos (incluso uno que él mismo había grabado en Navidades de 2018 de una amiga suya en la calle). Lo hacía etiquetándolas con apelaciones denigrantes y de contenido sexual. Finalmente, alguien encontró por casualidad dicho contenido y se empezó a rastrear el origen hasta dar con el acusado.

noticias de noticiasdenavarra