Alerta Sanitaria

Bruselas cree que la UE entrará en recesión y sólo se recuperará parcialmente en 2021

La Comisión Europea movilizará 37.000 millones de euros para responder al coronavirus BCE no tolerará una subida de las primas de riesgo y bajará tipos de interés si persiste el impacto del COVID-19

14.03.2020 | 01:27

Pamplona – La economía de la Unión Europea registrará un crecimiento "por debajo de cero" o incluso "sustancialmente negativo" en 2020 debido a causa del brote de coronavirus y rebotará parcialmente en 2021, según las últimas previsiones de la Comisión Europea, en la que la institución remarca, sin embargo, que una respuesta "coordinada" es "clave" para "mitigar" el impacto.

El documento del Ejecutivo comunitario que acompaña el conjunto de medidas que fueron adoptadas ayer en respuesta a la enfermedad a nivel europeo señala que ya se ha materializado un "impacto económico negativo importante" en el bloque.

"El crecimiento del PIB real en 2020 podría caer por debajo de cero o incluso ser sustancialmente negativo debido al COVID-19, y una respuesta económica coordinada por parte de las instituciones de la UE y los Estados miembros es clave para mitigar las repercusiones económicas", dice el texto.

En concreto, el escenario central que manejan los servicios económicos de la Comisión Europea prevén una contracción del PIB de 2,5 puntos porcentuales. Como la última previsión de Bruselas apuntaba a una expansión este año del 1,4%, la contracción final alcanzaría el -1,4%, con "un rebote sustancial pero incompleto en 2021".

Medidas efectivas "Sin embargo, algunos de los efectos directos en 2020 pueden ser compensados por medidas a tiempo y efectivas", añade el documento desde el optimismo, aunque también subraya que la crisis sería más pronunciada en función de la duración y la propagación del virus.

En este contexto, Bruselas advierte que "las medidas no podrán proteger a la UE de los efectos negativos que proceden de China" por el lado de la oferta, pero "pueden jugar un papel importante" para combatir el hundimiento de la demanda y facilitar liquidez a las empresas.

En efecto, las consecuencias económicas del coronavirus derivan de cuatro canales distintos, que son el shock derivado de la contracción de la economía china en el primer trimestre de 2020, la interrupción de la oferta a las economías europea y global, la caída de la demanda y la escasez de liquidez de muchas firmas.

Además, la Comisión Europea anunció ayer que espera movilizar una inversión de hasta 37.000 millones de euros para sanidad, empleo y pequeñas y medianas empresas, como parte de su respuesta económica a la epidemia del coronavirus.

"Estamos estableciendo una iniciativa de inversión en respuesta al coronavirus de 37.000 millones de euros para conceder apoyo al sector sanitario, al mercado laboral y para apoyar a las pymes de todos los sectores afectados", declaró la presidenta del Ejecutivo comunitario, Ursula von der Leyen.

También dijo que el Fondo Europeo de Inversiones proporcionará créditos por valor de 8.000 millones de euros a un total de 100.000 pequeñas y medianas empresas. Asimismo, garantizó que la CE aplicará las normas comunitarias sobre ayudas de Estado y control fiscal con la "máxima flexibilidad".

La vicepresidenta de la CE y comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, precisó que hay "muchas formas" en las que los Estados miembros pueden ayudar a sus economías frente al coronavirus sin necesidad de recibir el visto bueno de Bruselas. En ese sentido, mencionó la posibilidad de suspender el pago del impuesto de sociedades o del IVA.

"Pero necesitaremos hacer más. Y las normas europeas sobre ayudas de Estado permiten a los Gobiernos tomar acciones eficaces", constató.

Por su parte, el economista jefe del Banco Central Europeo (BCE), el irlandés Philip Lane, principal responsable en el directorio de la institución del diseño de las herramientas del banco central, aseguró ayer que la entidad "no tolerará" ninguna amenaza para la transmisión de su política monetaria, por lo que actuará en caso de que la reciente subida de las primas de riesgo por el coronavirus lastre los efectos de sus medidas.

En este sentido dejó claro que el Consejo de Gobierno mantiene abierta la posibilidad de bajar los tipos de interés en caso de un empeoramiento de las condiciones financieras o de las perspectivas de inflación a medio plazo.

"Aunque la tasa de la facilidad de depósito fue mantenida el jueves en su actual valor de -50 puntos básicos, el Consejo de Gobierno conserva la opción de futuros recortes si así lo justificara un empeoramiento de las condiciones de financiación o una amenaza para el objetivo de inflación en el medio plazo", asegura Lane en un artículo publicado por el BCE.

El banquero explica que el BCE decidió no rebajar los tipos de interés en su reunión del jueves al considerar que su impacto a corto plazo es menos relevante, por lo que, a pesar de la gravedad de la epidemia, el escenario de referencia es que "será de duración temporal", por lo que concluyó que una respuesta más adecuada es la relajación de la posición monetaria a través de las compras de activos adicionales.

La clave

ERE temporal en Iberia. Iberia comunicó ayer su decisión de aplicar un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) debido a la caída de la demanda y a las restricciones que muchos países han aplicado en vuelos a España.

La cifra

30.000

Las pymes y los trabajadores autónomos podrán aplazar desde ayer hasta 30.000 euros en el pago de impuestos durante seis meses, con tres meses de carencia como medida para reducir el impacto económico del COVID-19.