“La libertad de crear en el cine significa la libertad del hombre”

El realizador y polifacético artista Julio Diamante recibió ayer un homenaje en el Festival Ópera Prima de Tudela

10.02.2020 | 11:20
Julio Diamante, en un momento de la rueda de prensa de ayer en Tudela.

tudela - "El cine lo entiendo como un instrumento de lucha, como toda obra estética que al mismo tiempo tiene que ser ética. Amo especialmente aquellas películas que de pronto comportan no solo una buena realización técnica sino que además van acompañadas no de mensaje (que odio esa palabra) sino de un aire profundo que las convierta en un instrumento no de catecismo sino de elegancia intelectual y moral que contribuya a la mejora de la sociedad". Con esta declaración de intenciones se presentó ayer en Tudela el realizador y artista polifacético Julio Diamante, al que, a sus 89 años, el Festival de Cine Ópera Prima rindió homenaje entregándole el premio Su Ópera Prima, con la proyección de su primera película Los que no fuimos a la guerra (1962). La película es una adaptación de la novela de Wenceslao Fernández Flórez. La historia, ambientada en la España neutral de provincias durante la Primera Guerra Mundial (1914-1918), cuenta, en tono de comedia melancólica, la complicada relación entre dos familias que defienden a bandos distintos, los germanófilos y los aliadófilos, si bien era un espejo de las dos Españas sempiternas que habían salido de la Guerra Civil. El reparto incluye a intérpretes como Laura Valenzuela, Agustín González, José Isbert, Tota Alba, Félix Fernández o Xan Das Bolas.

la censura Precisamente esta obra fue brutalmente tratada por la censura de la dictadura franquista que no sólo la cercenó en muchas de sus escenas sino que impidió su estreno hasta cuatro años después, pese a que había sido seleccionada por Venecia para su festival. La censura a la película, que fue incluso retitulada como Ha estallado la paz, marcó su devenir como cineasta pero no le amedrentó a la hora de luchar por la libertad de expresión algo que "siempre he procurado mantener, luchar por la libertad de expresión y en general por las libertades y derechos que debe tener la sociedad".

Diamante narró cómo la censura del régimen no se ejerció a través de los censores habituales, "sino directamente por la Dirección General de Cinematografía, una cosa bastante excepcional que no he conocido otro ejemplo". Sin embargo, ese hecho, que fue "una desdicha" al principio, se convirtió en una suerte finalmente, "cuando los censores cortaban cosas las destruían, pero en ésta como era una censura especial cuando empecé a buscar donde podía encontrar cortes los hallé que estaban depositados en el laboratorio en que habían sido efectuados. Los cogí y la monté de nuevo y a partir de entonces se presentó en una proyección especial en San Sebastián".

A raíz la obra tuvo una nueva vida y ha sido elogiada por crítica y recuperado la fama que debió tener al reflejar de forma muy sarcástica a aquella sociedad española. "Se podría decir que aquellos censores no tenían especialmente un sentido del humor muy acentuado porque lo que en realidad contaba era el enfrentamiento de las dos Españas que latían detrás de aquella descripción de principios de siglo". Diamante reconoció que aquel trato a su obra "aparte de la amargura y la irritación que genera que tu ópera prima sea maltratada así, también supone un inicio que había que ir venciendo porque no es un regalo para un realizador que su primera película tarde cuatro años en poderse proyectar y cuando se haga esté mutilada de tal manera que pedí en otros festivales que no la proyectaran".

El veterano y polifacético artista (guionista, director de películas , de documentales, de programas de televisión, ensayista, director de teatro, escritor de libros de cine, de música, director de la semana de cine de autor de Benalmádena) describió lo que era el Nuevo Cine Español, una corriente que nació tras la posguerra y que esta obra era una de las máximas representantes. "En cuanto al fondo aportaba una dosis de mayor verdad y acercamiento a la realidad española, unas veces de una manera más directa (como en mis películas Tiempo de amor o El arte de vivir) y otras de una manera más simbólica (Los que no fuimos a la guerra). En la forma, era una cosa que ocurrió a nivel internacional en casi todos los países en que había cinematografía de cierta entidad. Marcaba una ruptura frente a lo que era la producción dominante".

Diamante se mostró lúcido y combativo a la hora de señalar los diferentes tipos de censura a los que se ha de enfrentar toda persona que esté inmerso en la producción artística bajo el peso de la realidad de que "nunca dejará de haber censura, sea mayor o menor". En este sentido detalló las clases de censura, "la menos siniestra es la ordinaria en que llegan y cortan por aquí y por allá. Es menos siniestra porque queda la huella. Pero hay otras censuras como la económica, en la que de pronto dicen que no puedes recibir la subvención por algo que has dicho o hecho. De eso no queda huella y es más siniestra. Hay una tercera censura, que es la autocensura, la que se aplica el propio individuo".

A sus 88 años se declaró "siempre combativo" y como muestra concluyó que "hay que combatir la censura por todos los medios. La libertad del cine o de lo audiovisual significa la libertad del hombre y la censura significa un recorte a la libertad. Es una de las cosas prioritarias por las que hay que luchar".

en corto

La democracia. Con respecto a la situación política actual, Diamante recordó que la de Franco "era una dictadura muy fuerte de la que tuve ocasión de conocer sus efectos, no solo en mí, sino en otros muy queridos por mí. Estamos en una democracia que para mi tiene unos agujeros que pueden y deben ser mejorados pero eso no sé si será fácil. Hay una confusión ideológica tremenda, si es que hay siquiera ideología y socialmente se ha extendido una corrupción que es difícil de solucionar".

Filmografía. 'Organillo' (1959),

'Velázquez y lo velazqueño' (1961), 'Los que no fuimos a la guerra' (1962), 'Tiempo de amor' (1964), 'El arte de vivir' (1965), 'Helena y Fernanda' (1970), 'Sex o no sex' (1974), 'La Carmen' (1975), 'La memoria rebelde' (2012).

Obra literaria. 'Blues jondo' (poesía), 'Cantes de ida y vuelta' (poesía), 'Los trabajos y los días' (ensayo), 'De la idea al film' (ensayo), 'Cine, cultura y libertad: contra las sombras y el silencio' (ensayo).

noticias de noticiasdenavarra