Sacheri: “Me interesan las historias de gente normal, anodina y anónima”

El escritor argentino se plantea en su nueva novela si se puede estar enamorado de dos personas al mismo tiempo

07.03.2020 | 01:30
Eduardo Sacheri. Foto: Ángel Díaz

madrid – A Eduardo Sacheri le interesan las historias de gente normal, personas anónimas y anodinas que convierte en protagonistas de sus novelas en las que reproduce las preguntas que él mismo se plantea: "¿Se puede amar a dos personas al mismo tiempo?, ¿afrontaré el peligro de que mi vida vuele por los aires?".

Éstas cuestiones son algunas de las muchas que plantea en su última novela, Lo mucho que te amé (Alfaguara, en la que el escritor argentino habla de "la libertad y el deseo en tensión con los imperativos sociales" en la voz de una mujer en la Argentina de los años 50, explica en una entrevista con Efe. Como en otras de sus novelas, el autor expone "las grandes preguntas de nuestra vida, ya que todos vivimos interrogándonos sobre cuestiones profundas aunque seamos personas normales y corrientes".

Así lo ha hecho en exitosas novelas que han sido adaptadas al cine, como El secreto de sus ojos, dirigida por Juan José Campanella, con guion de Sacheri y el propio Campanella, que fue ganadora del Oscar a la mejor película internacional en 2010. Y en La noche de la Usina, Premio Alfaguara de novela 2016, llevada al cine en 2019 por Sebastián Borensztein con el título de La odisea de los giles y que logró el Goya a la mejor película iberoamericana en 2020.

la exclusividad amorosa En Lo mucho que te amé, Sacheri se cuestiona sobre el enamoramiento, el matrimonio, la exclusividad amorosa, el destino y la libertad a través de Ofelia, una joven formal y feliz de una familia acomodada de Buenos Aires en los años 50, a punto de casarse, cuya vida cambia ante la irrupción de otro amor. "Ofelia se mueve en la idea del mal menor, no está cómoda con la transgresión y solo el amor que siente la impulsa a ello. No es una feminista militante", dice el escritor, que quiso "zambullirse" en sus propias preguntas a través de la voz de la joven. Necesitaba esta voz femenina porque era mucho más potente que la de un hombre para contar esta historia de hace 70 años sobre "la amenaza de la sanción moral y la vigilancia de las costumbres, que se ceba sobre las mujeres mucho más que sobre los hombres", indica. Una voz en la que, reconoce, le costó entrar: "no me atreví desde el principio a hablar en primera persona como Ofelia y escribí la mitad de la novela en tercera persona. Entonces me sentí lo suficientemente seguro para lanzarme a la primera persona porque ya nos habíamos conocido lo suficiente".

Frente a la protagonista, Sacheri dibuja un personaje como la tía soltera que vive en el domicilio familiar, "con una rectitud asfixiante, con una moral de hierro que va por la vida sin la menor duda, segura de todo, distante de los que dudamos", explica.