mirarte

Libreros de Navarra sugieren títulos para explorar lugares a paso de página

09.04.2020 | 01:35
Se diría que la escalera de la emblemática librería Lello de Oporto es el punto de partida hacia un viaje lleno de aventuras. Foto: esculturasymonumentos.com

La literatura como pasaporte. Decía Twain que viajar es "un ejercicio con consecuencias fatales para los prejuicios, la intolerancia y la estrechez de mente"

antes de que pudiéramos viajar en la realidad, con billetes y reservas, colas en el aeropuerto, en la estación de tren, de autobús, en moto, bicicleta o a bordo de un coche cargado hasta los topes, la mayoría de nosotros ya lo habíamos hecho a través de las páginas de libros que nos abrieron la mente y nos proporcionaron el salvoconducto perfecto para visitar lugares reales e imaginarios, mundanos y exóticos, cercanos y lejanos. Durante estos días de confinamiento, la idea de viajar se antoja imposible, y de nuevo la lectura se presenta como un transporte a otros mundos que quizá se conviertan en destinos reales cuando esto acabe.

Siete libreras y libreros de Pamplona, prescriptores de primer nivel, comparten con los lectores de este periódico y con los lectores en general algunas sugerencias sobre títulos con los que podremos hacer alguna escapada durante Semana Santa. De paso, nos cuentan lo difícil que está siendo la situación para sus negocios, sus medios de vida, en la mayor parte de los casos cerrados a cal y canto a causa de la crisis sanitaria.

Librería Abarzuza

Abiertos cinco horas

"En el plano personal lo llevamos bien", cuenta Marcela Abarzuza, librera de estirpe familiar, que habla en su nombre y en el su compañero de vida y de trabajo, Rafa Rodríguez. Lo más importante, añade, es que "de momento, las personas que nos rodean y nosotros mismos estamos bien de salud y eso nos tranquiliza". "Mentalmente, hay veces que te da el bajonillo, por la impotencia de la situación y pensando en el panorama de incertidumbre", y, en el plano laboral, aunque pueden abrir todos los días cinco horas para la venta de prensa, revistas y pasatiempos, "y para hacer alguna fotocopia para el cole y poco más", las ventas "han bajado estrepitosamente, hasta tal punto que no sabemos si nos cuesta más dinero abrir que cerrar y adherirnos a las medidas de los negocios cerrados", señala. Sin embargo, desde la librería de la cuesta de Santo Domingo son "conscientes" de que "hay que ofrecer un servicio público mínimo", y, aunque el peligro al contagio les preocupa por su exposición a la clientela, saben que esto "pasará" y "tenemos que prepararnos para cuando normalicemos nuestras vidas, con todo el optimismo y fuerzas para seguir".

En cuanto a recomendaciones de libros para viajar, Marcela Abarzuza sugiere Sin llegar a la cumbre, de Paolo Cognetti, quien narra el viaje con amigos que hizo a la tierra de Dolpo, en Nepal, construyendo una hermosa relación con el paisaje. También La voces del desierto, de Marlo Morgan, doctora metida a escritora que en este volumen cuenta un viaje a pie por el desierto australiano en compañía de una tribu de aborígenes cuyas leyes de convivencia nada tenían nada en común con las suyas.

Chundarata

El viaje de un intrépido caracol

En Chundarata (Paulino Caballero), cerraron el 14 de marzo "y desde entonces no tenemos ingresos, como la mayoría de los comercios". Así que ven "con preocupación" cómo "afrontar estos momentos, dada la ya de por sí fragilidad del sector independiente de las librerías". "Desde la Asociación de Librerías de Navarra, y en colaboración con CEGAL, estamos trabajando en posibles medidas que puedan paliar las pérdidas, que se prevén en torno al 40 y 50%", comenta Maider Díaz Ameabe.

Desde su establecimiento proponen dos libros "para viajar sin salir de casa". Uno de ellos, Caracol, de Pablo Albo, es para los más pequeños. Ilustrado por Pablo Auladel, este álbum cuenta la historia de un intrépido caracol y comienza así: "Yo conozco a un caracol que consiguió llegar a la vuelta de la esquina, incluso más". "Es un texto muy divertido, con mucho humor; este valiente caracol que sueña con llegar al otro lado de nuestro huerto nos hará pasar un buen rato a todos con sus hazañas", dice Díaz, que, para adultos, aconseja la novela gráfica Papaya Salad, de Elisa Macellari. A través de esta receta de cocina thai, el libro cuenta la vida de Sompong, un joven con un gran deseo de viajar que logrará hacerlo como diplomático, aunque le tocarán la II Guerra Mundial y un acontecimiento detrás de otro. En medio de esta vorágine, serán los sabores de su comida tradicional los que le permitirán mantener la cordura.

Elkar Comedias

Resistir o caer en el intento

"Mirando mi biblioteca he constatado que hay mil tipos diferentes de viajes, algunos hasta la galaxia más lejana y otros simplemente a nosotros mismos (tal vez los más complicados)", indica Pablo Abarzuza, de Elkar Comedias, que está aprovechando este retiro temporal forzoso para leer los libros que tenía a la espera "desde casi siempre". Eso sí, no puede olvidar que tiene la tienda cerrada. "El futuro inmediato se ve duro, volver a la rutina va a ser largo y costoso, vamos a perder jornadas tan importantes como el Día del Libro y la Feria de Pamplona, y todos estamos con la incertidumbre de si podremos resistir o caeremos en el intento", agrega.

Su primera recomendación comienza por Un paseo por el bosque, de Bill Bryson, un autor "fascinante" que narra su propio viaje por los Apalaches junto a su amigo Katz, con una forma física peor que la del propio escritor, sin preparación ni conocimiento. Robert Redford la llevó al cine, "pero siempre es mejor el libro", dice Abarzuza. También apuesta por Miñan, de Xabier Arzallus e Ibrahima Balde, la historia real de este último en su recorrido desde su Guinea natal hasta nuestras puertas. "Todos hablamos de migrantes, pero olvidamos que cada viaje es personaje, diferente, único", señala. Y apostilla: "En ambas obras, como en todas las novelas de viajes, el verdadero viaje es el interior".

La Valeta

Lecturas optimistas

Miguel Sádaba, de La Valeta, en Ripagaina, está viviendo días "complicados e intensos". Tiene dos hijos pequeños y es lo que toca, aunque también "vivimos de manera más versátil y creativa", organizando actividades, manualidades, juegos, que durante el resto del año son difíciles de compartir. Y para los lectores "solo me atrevo a recomendar lecturas sencillas, divertidas y con cierto aire optimista", y se le ocurren dos novelas autobiográficas. Una de ellas es ¡Menuda América!, nuevamente de Bill Bryson, que esta vez cuenta un periplo junto a sus hijos por los parajes vacacionales que visitó en su niñez, "describiendo un país que nada tiene que ver con el de sus recuerdos de infancia". Otra es Mi familia y otros animales, de Gerard Durrell, autor con un sentido del humor "muy característico" que cuenta las peripecias que vivió en su infancia cuando su familia decidió dejar Inglaterra e instalarse en Corfú. "Es un clásico que recomendamos muy a menudo en nuestra librería a todos los que buscan una lectura inteligente y divertida", comenta.

Librería Miriam

'Desierto sonoro'

Miriam Ibarrola, que abrió su tienda de Castillo de Maya en 2018, apuesta "por cualquiera de los libros de Javier Reverte". De los más recientes, se queda con Desierto sonoro, de la autora mexicana Valeria Luiselli. Este es, precisamente, el premiado este año por la Asociación de Librerías de Navarra Diego de Haro en su modalidad de mejor título castellano. "Es una historia que te atrapa por su riqueza y variedad, por la cantidad de referencias literarias y múltiples realidades y enfoques", destaca. Y sigue: "Te presenta un enorme mapa del territorio que van cruzando una pareja y dos niños en coche, desde Nueva York hasta Arizona. La descripción de los paisajes es maravillosa. Presenta cintas de música y cuentos, proyectos de vida y miedos, y llega un punto en que te sientes tan identificado que no puedes dejar de leer". En definitiva, "te hace pensar, y eso es lo bueno de un libro, que te marque", termina.

Librería Nerea

Ensayo sobre el origen de los libros

Nerea Reta, de la librería Nerea de la calle Esquíroz, coincide con Ibarrola en Desierto sonoro. "Es muchas cosas a la vez, un libro de viajes, una autoficción y una novela de crítica social. Un libro magnífico, culto, también tierno; sorprendente". Propone, además, El infinito en un junco, de Irene Vallejo, "un ensayo maravilloso sobre el origen de los libros". "Describe las relaciones de los libros con el poder y cómo el propio poder que contienen sus páginas ha hecho posible que perduren hasta nuestros días". En tercer lugar, cita Suite italiana, la nueva novela de Javier Reverte, que "nos lleva a Venecia, Trieste y Sicilia". Es un volumen "melancólico" que recorre los paisajes y la historia de estos lugares de la mano de las obras maestras de cuatro escritores: El gatopardo, de Giusepe Tomasi di Lampedusa; La muerte en Venecia, de Thomas Mann; Ulises, de James Joyce, y Las elegías del Duino, de Rainer Maria Rilke.

Sobre la situación actual, Reta vende prensa, así que tiene "la suerte" de abrir de lunes a sábado de 9.00 a 13.30, tiempo que considera suficiente "por respeto a otros comercios del barrio y a librerías que no tienen prensa". De este modo, las mañanas las pasa en la librería, "entretenida, atendiendo a los clientes y lidiando con el papeleo y los pagos que van llegando". Y las tardes las pasa "leyendo, leyendo y leyendo". "Casi me da apuro disfrutar de tantas horas de lectura", aunque en el día a día no le da tanto tiempo, así que ahora compensa. Por lo demás, hace vida familiar y está contenta de que el único caso de COVID-19 que ha habido entre los suyos "ya está en casa". "La preocupación por el virus y su terrible estela de víctimas es grande, pero el día a día es más fácil si los que te rodean no sufren", termina.

Librería Walden

¿Se cerrarán la mitad de las librerías de España?

Dani Rosino, de Walden, en Paulino Caballero, vive con incertidumbre y preocupación y ha solicitado un ERTE. "Las estimaciones dentro del gremio son bastante pesimistas porque la fragilidad en las estructuras empresariales es mucha". Desde CEGAL se comenta que la facturación anual "va a caer en un tercio anual y se van a cerrar casi la mitad de las librerías de España". Desde la asociación navarra están en contacto con colectivos de otras comunidades "para compartir estrategia o, abiertamente, consuelo", y se encuentran a la espera de una reunión con el departamento de Cultura del Gobierno foral.

Al librero el confinamiento le está pasando factura y le cuesta más concentrarse para leer, así que opta por "alguna novela y algunos cuentos, ideales por la extensión, o por algún diario, género que me gusta mucho". También se está aficionando a los sudokus y viendo cine. "No haciendo nada me lo paso bien, pero ya me he dado cuenta de que volver a los horarios y ritmos cotidianos va a ser durita, aunque estoy deseando volver".

Sus sugerencias literarias comienzan por A lo lejos, de Hernán Díaz. "El viaje, como metáfora de la vida, es el hilo simbólico de esta novela", en la que dos hermanos suecos son enviados por sus padres a la América de los buscadores de oro y la conquista del Oeste. Pero se separan y el relato se centra en el viaje que el menor, Hakan, emprende para encontrarse con su hermano, corriendo peligro y atravesando por todo tipo de situaciones y emociones. Para Rosino, esta novela tiene "algo del García Márquez de las grandes novelas", también de la Trilogía de la frontera de Cormac McCarthy, y hasta, de "la crónica delirante de Cabeza de Vaca".

Su segunda recomendación es Viaje a pie, de Julio Villar, uno de sus autores favoritos. En este caso, cuenta una caminata entre Donostia y el Mediterráneo, "a su aire, sin prisa, paso a paso, con notas dispersas y poéticas, a la manera de un diario pictórico", como un testimonio de que "se puede vivir a otro ritmo, con otros horizontes, siguiendo otra música". "Caminar, viajar a pie, nos devuelve algo que quizá habíamos olvidado; estos días podrían servir para recordarlo", concluye.

"El futuro se ve duro, vamos a perder jornadas tan importantes como

el Día del Libro y la Feria"

pablo abarzuza

Elkar Comedias

"Trabajamos en medidas que puedan paliar las pérdidas, que se prevén de entre el 40 y el 50%"

maider díaz ameabe

Chundarata