caza y pesca

La 'dama del bosque' provoca pasiones

19.10.2020 | 00:53
Un perro setter, portando una becada.

El 12 de octubre comenzó la caza de la becada. El cazador lleva meses esperando estas fechas, cuidando y entrenando a sus perros, preparándose para su llegada

Esta es una de las modalidades de caza menor que más pasiones despiertan en los cazadores navarros, la caza de la llamada "dama del bosque", la becada, también llamada pitorra, arcea, sorda, chocha perdiz, o oilagorra en vasco, la cual se practica en el bosque utilizando perros de muestra, generalmente setters, aunque vale cualquier perro de pluma que haga muestra.

Su caza supone un esfuerzo físico importante y una actitud de respeto por la naturaleza y por esta ave, evitando los abusos y permitiendo una gestión sostenible de esta especie.

El espíritu competitivo, la competición que en Navarra practican únicamente unas decenas de personas, deben estar ausentes en una caza natural y sostenible, que es la que defendemos desde Adecana. No se trata de ver quien caza más y a ser posible en menos tiempo, sino de quien caza mejor.

Fechas de caza

La becada se puede cazar desde el 12 de octubre todos los días de la semana hasta el 31 de enero, desde el amanecer hasta una hora antes de anochecer.

Collares con campanilla

Importante recordar, que aunque los perros lleven el cada vez más utilizado collar con Beeper y GPS, dado el tipo de espesa maleza que se caza sepa dónde está el perro, su collar debe ir provisto de campanilla tradicional sin modificar (es decir que no vale forrarla con cinta aislante o llenarla de hierbas para que no se oiga), con el fin de prevenir accidentes con otros usuarios del monte.

Recordar a los cazadores que dentro de las posibles funciones de este tipo de collares, de acuerdo a la ley de protección animal ya no están permitidos, salvo autorización, las de adiestramiento, por lo que si sus aparatos las tienen, lo mejor es desconectarlas o anularlas.

Asimismo es muy aconsejable que los cazadores lleven un chaleco naranja fluorescente para incrementar la seguridad. Todo es poco para evitar accidentes.

Cupos de captura

Como medida de conservación de la especie, se establece un cupo máximo de 3 capturas por día, debiendo llevar los cazadores una tarjeta de capturas, donde marcar cada una que se caza. Esto es algo que el guarderío controla y que se debe cumplir, y que sirve además para a final de temporada se sepa cuantos ejemplares se han cazado y poder estudiar mejor sus poblaciones y su caza sostenible.

¿Qué modalidad de caza está permitida y cuál prohibida?

Solo se puede practicar su caza con perro de muestra en las zonas boscosas, estando prohibida a la espera y en balsas, ya que esto es de malos cazadores, así como su comercialización de los ejemplares que podamos cazar. Es decir, que solo se pueden utilizar para consumo propio.

Perspectivas para la temporada

Para recabar estos datos, quiero agradecer a David Lizaso de la Asociación de Becaderos Navarros ABN y a Miguel Minondo del Club de Cazadores de Becada con perro CCB, que son las dos asociaciones punteras en Navarra en la gestión y estudio de la becada, y a las que solemos acudir como especialistas que son de esta especie.

¿Cómo ha ido la cría este año? Parece que dentro de la normalidad, ya que en el norte de Europa ni ha hecho mucho frío ni demasiado calor.

Tanto Miguel como David nos han informado que con los datos que disponen y las miles de horas de estudio y avistamientos y anillamientos, las poblaciones se mantienen en parámetros de estabilidad.

Aunque básicamente la becada es una especie migratoria, se sabe que tanto en el Moncayo, como en zonas del Pirineo navarro hay becadas sedentarias que están criando aquí, y que por estas tempranas nevadas han podido realizar algunos movimientos longitudinales.

Pero esto no es algo excepcional, ya que el difunto Javier Oiaregui, una de las personas que más sabía de becadas en Navarra y que tristemente nos dejó antes de tiempo, solía comentar de avistamientos de becadas a finales de septiembre y principios de octubre. Alguna que se ya ha visto aquí puede ser de las pocas sedentarias que hay que con el frío de estos días y la nieve se hayan podido mover.

Hay que diferenciar entre cotos de pasa, que son los de más al norte y que suelen ser muy buenos a principio de temporada y los cotos de invernada para cuando esta está más avanzada, donde pasan las becadas el invierno, pero donde suelen estar mas resabiadas.

Este año no pinta mal ya que ha lloviendo bastante y al haber humedad por todas las becadas es predecible que se expandirán por todas las zonas boscosas de Navarra.