Un farolillo de pesadilla

Sin reacción el Izarra sucumbió por goleada ante el Unionistas, que le superó en todas las líneas

22.12.2019 | 06:15
Rúper que tuvo el empate a uno en sus botas, protege el balón ante la intensa presión del jugador del Unionista.

Izarra 2

Unionistas6

Izarra Alex Ruiz; Eneko Martinez (Pablo Ruiz, min. 46), Cisneros, Laborda; Sagüés (Maestresalas min. 46), Guti, Ardanaz; Eguaras (Encada min. 83), Gian, Mikel Yoldi, Ruper.

Unionistas Brais, Gallego, Zubiri, Ribe, Piojo; Javi Navas (Matthiu), de la Nava (Guille, min. 59), Pedro, DAvid Grande (Garrido, min. 71), Alvaro Romero, Góngora.

Goles 0-1 Ribe (min. 17), 0-2 David Grande (min. 34), 0-3 David Grande (min. 41); 0-4 David Grande (min. 56); 1-4 (Ardanaz, min. 57); 1-5 Guille Andrés (min.72); 2-5 (Gorka Loaborda, min. 77) y 2-6 (Ribe, min. 92).

Árbitro Palencia Caballero (Colegio Vasco). Tarjetas amarillas a los locales Rúper (min. 31) y Guti (min. 33 y segunda y expulsión min. 36) y a los visitantes Javi Navas (min. 29) y Ribelles (min. 51).

Estadio Merkatondoa con 300 espectadores 80 de ellos aficionados del Unionista

Estella-Lizarra - Había expectación en Merkantondoa por ver la versión que el Izarra mostraría en una tarde turbulenta y ante el farolillo de la clasificación. Pronto se vio que aquel partido era una trampa en cada línea y que había una presión extra en cada balón dividido. Los locales arrancaron el partido tanteando al rival, sin percatarse de que en cada balón eran superados por los visitantes. El Unionista tenía interiorizada la necesidad de presionar bien arriba y de ahí llegó el centro de Góngora que cabeceó a las mallas Ribe. Un tanto en el minuto 17 que presagiaba lo peor y más cuando Rúper en la mejor jugada del Izarra, lanzó un tiro a bocajarro que rozó ligeramente Brais y se estrelló en el poste. Tuvieron el empate pero lo que llegó después fue una pesadilla. Sobre todo para el central Guti que en dos acciones acabó expulsado y no vio en el vestuario el golazo de falta de David Grande con el que estrenaba su gran tarde goleadora, que repitió siete minutos después con la ayuda del central local y que acabaría desangrando a la maltrecha zaga local con un rotundo hattrick. Con tres goles en contra acabó la primera parte. Pablo Álvarez intentó cambiar la dinámica sacando a Maestresalas y Pablo Ruiz y fueron Eneko y Sagüés los señalados por el desastre y quienes pagaron los platos rotos de una primera parte en la que los jugadores ni encontraron la tensión, no tuvieron precisión y apenas velocidad.

Algo que no cambió en la segunda donde el equipo charro dio un paso atrás pero comenzó a tratar bien el balón poniendo el partido imposible ante un Izarra desnortado que era víctima de su incapacidad para defender y, desde luego, también para atacar. En medio de un chaparrón intenso el partido prometía ser eterno para los locales. Y más cuando el cuarto gol confirmó los peores pronósticos. Pero fue Ardanaz en libre directo quien marcó un golazo que sin atisbar la reacción hizo que se salvara la autoestima. Se iniciaron unos minutos locos donde todavía se verían los dos goles del Unionistas y un bonito remate de cabeza de Laborda a la red.

El Izarra que se instala en el precipicio del descenso y ayer dio mucha vida al excolista, un equipo que tras sacar 10 puntos de 12 se va feliz de vacaciones. El Izarra notó sus bajas de jugadores como Hinojosa, Toni o Valdo. Demasiadas ausencias en medio de la tormenta perfecta de ayer.