El Mirandés resiste a la Real

COPA / LA REAL SOLO CONSIGUE UNA VICTORIA POR LA MÍNIMA

14.02.2020 | 02:14
Oyarzabal, Merino en el suelo y S. González.

Real Sociedad 2

Mirandés 1

REAL SOCIEDAD Remiro; Zaldua, Aritz (Guevara, min.68), Le Normand, Monreal; Merino, Zubeldia, Odegaard; Portu (Januzaj, min.77), Isak (Willian José, min.68) y Oyarzabal.

MIRANDÉS Limones; A.González, Onaindia, S.González, Kijera; Malsa, Antonio Sánchez (Álvaro Peña, min.77), Rey (Vicente, min.86), Guridi, Merquelanz; y Mattheus (De Sousa, min.70).

Goles 1-0, min.9: Oyarzabal, de penalti. 1-1, min.40: Mattheus. 2-1, min.42: Odegaard.

Árbitro Gil Manzano (C.Extremeño). Amonestó con tarjeta amarilla a Monreal (min.17), Oyarzabal (min.48) y Zaldua (min.82) en la Real Sociedad; y a Kijera (min.45) en el Mirandés.

Estadio Reale Arena. 35.194 espectadores.

sAN sEBASTIÁN – El Mirandés sobrevivió a la Real Sociedad en el Reale Arena, algo que no muchos equipos de Primera División han conseguido esta temporada y, tras perder por la mínima y con un gol del brasileño Matheus Aias, deja la eliminatoria a expensas de resolución en su estadio de Anduva.

Los donostiarras marcaron pronto, con un gol de Mikel Oyarzabal de penalti en el minuto 8, el encuentro se antojaba un paseo pero el Mirandés esta temporada quiere hacer algo todavía más grande en este torneo y empataba minutos después por medio de Matheus.

Antes del descanso Martin Odegaard acudió al rescate de su equipo e hizo un gran gol en su mejor aportación en un gris partido, para dejar el que al final sería el resultado definitivo de 2-1 en el marcador.

La segunda mitad fue adversa para los vascos y propicia para un equipo burgalés que mereció al menos el empate. El Mirandés jugó más tranquilo, se aplicó también a un fútbol aguerrido y ambicioso y entorpeció a una Real Sociedad definitivamente incómoda con lo que tenía delante. El conjunto burgalés, a la postre, que se va de San Sebastián con la eliminatoria de semifinales totalmente abierta a sus intereses. Porque con un gol en Anduva puede ser suficiente.