Recibimiento de campeón a Rubén Pascual

El Burladés Rubén Pascual volvió del campeonato de europa con tres medallas

16.03.2021 | 00:45
Rubén Pascual, junto a amigos y familiares, en la estación de tren de Pamplona. Foto: cedida

Pamplona Orgullosos de Rubén, campeón de Europa. Con esta pancarta fue recibido en la estación de tren Rubén Pascual Cortes (17/8/1991), que volvía a casa después de haber ganado tres medallas en el Europeo Virtus de pista cubierta celebrado este fin de semana en Nantes. El velocista del Grupompleo y de El Molino logró dos oros en los relevos 4x200 y 4x400 y un bronce en el 60 metros en un gran campeonato que cerró con un cuarto puesto en el 200.

La semana pasada, Asier Martínez regresó a Pamplona tras su cuarto puesto en el Europeo de Torun entre cánticos, bengalas y pancartas. Y Rubén Pascual también iba a tener una recepción acorde a sus logros.

Con las tres medallas colgadas del cuello y visiblemente emocionado, el atleta navarro vivió un recibimiento de auténtico campeón. El domingo a las 22.40 horas, rozando el toque de queda, fue aclamado en la estación de tren de Pamplona por un grupo de amigos que, entre aplausos, le entregaron un ramo de flores y un chándal con el logo de su nuevo proyecto: la web www.rubenpascual.com. En ella, se mostrarán todos los logros del atleta navarro, que también es campeón de España de esquí de fondo.

Todo un premio al trabajo constante de 13 años, desde que empezara a correr a las órdenes de Marisa Markotegi para controlar su hiperactividad. Ahora, a sus 29 años, el burladés acumula 5 medallas mundiales y 5 en europeos para personas con discapacidad, convirtiéndose en uno de los atletas más reconocidos del atletismo foral.

Su discapacidad intelectual no ha sido un impedimento para su desarrollo deportivo, compitiendo en todo tipo de competiciones en categorías para personas con o sin discapacidad. Desde pequeño, ha sido ejemplo de superación de sus propios límites a base de disciplina, compromiso y tesón. Y ahora, el navarro ya piensa en volver a entrenar junto a sus compañeros, a los que considera como una familia, para preparar futuras carreras. Y, como dice su lema: "Superarse cada día y nunca rendirse".