Oinatz marca la diferencia

PELOTA | El delantero de Leitza desequilibra un igualado encuentro en los tantos finales y, junto a Martija, vence a Irribarria y Albisu en San Mateo

10.02.2020 | 04:10
Oinatz Bengoetxea, en un partido anterior.

Irribarria-Albisu18

Bengoetxea VI-Martija22

Duración: 63.45 minutos de juego.

Saques: 1 de Bengoetxea VI (tanto 3).

Faltas de saque: Ninguna.

Pelotazos: 540 pelotazos a buena.

Tantos en juego: 11 de Irribarria, 3 de Albisu y 11 de Bengoetxea VI.

Errores: 5 de Irribarria, 5 de Albisu, 2 de Bengoetxea VI y 2 de Martija.

Marcador: 1-1, 6-2, 7-6, 9-7, 10-12, 11-13, 12-13, 13-14, 14-15, 14-16, 15-16, 16-17, 17-17, 17-18, 18-18, 18-19 y 18-22.

Apuestas: Se cantaron posturas de salida de a la par entre las dos parejas.

Incidencias: Partido correspondiente a la primera jornada del grupo B del Torneo de San Mateo de Parejas disputado en el frontón Adarraga de Logroño. Muy buena entrada. En el primer partido, Jaka-Ruiz ganaron a Artola-Eskiroz (22-14). En el tercero, Retegi Bi-Oier Etxebarria vencieron a Alberdi-Urretabizkaia II (18-8).

pAMPLONA - Las situaciones al límite son un escenario idílico para Oinatz Bengoetxea. Disfruta de la tensión. Con el partido en el alambre, su calidad para desequilibrar los encuentros reluce y encuentra en las jugadas de riesgo un sustento para decantar la balanza a su favor. Ayer, el leitzarra y Julen Martija llegaron igualados al 18-18 con Iker Irribarria y Jon Ander Albisu. Todo por decidir. En esa fase, los colorados bajaron ligeramente y Bengoetxea no perdonó. Tiró de colmillo e instinto asesino para hacer buenos los huecos dejados por los rivales. Seis tantos de forma consecutiva para lograr la victoria en su estreno en San Mateo y un importante paso hacia la final.

Los dos zagueros fueron los encargados de llevar el peso del encuentro. Lo hicieron con estilos antagónicos. Albisu pegó con mucha violencia y alternó algunos tantos realizados con errores producidos por arriesgar demasiado. Por su parte, Martija estuvo más sólido. La pareja colorada cargó el juego sobre él y supo responder. Cubrió bien la cancha y solo cometió dos errores. Aunque no pudo enseñar la espalda con frecuencia al guardaespaldas de Ataun. Eso hizo que Bengoetxea tuviera menos protagonismo de lo deseado. La potencia de Irribarria y Albisu obligó al leitzarra a buscarse la vida y sacar el máximo rendimiento a cada pelota que tuvo. Sin embargo, Oinatz no necesita mucho para hacer daño. Conectó poco, pero cuando lo hizo castigó con frecuencia.

Aunque tanto a Bengoetxea como a Martija les costó entrar en el encuentro. Los colorados, con Irribarria como estilete, abrieron una ventaja de cinco tantos en el inicio (6-1). Los errores de sus rivales dieron vidas a los azules (6-6) y a partir de ahí ambas parejas entraron en un igualado intercambio de golpes, incapaces de destacar ninguna de ellas. Así se llegó al 18 iguales y ahí Bengoetxea tomó la responsabilidad para volar hasta el 22.