Aimar Olaizola se despide del Labrit y viceversa

El delantero de Goizueta, que se retirará el próximo 13 de noviembre en su localidad natal, gana en su último partido en el frontón pamplonés, lleno hasta la bandera

23.10.2021 | 21:18

Aimar Olaizola lleva un tiempo despidiéndose de los grandes frontones industriales, en los que ha forjado su leyenda como gran campeón durante más de dos décadas, antes de despedirse definitivamente de la pelota profesional el próximo 13 de noviembre, fecha de su 42º cumpleaños y en la que disputará su último partido en Goizueta, su localidad natal. Y esta tarde de sábado ha sido el turno del Labrit, recinto que se ha llenado hasta la bandera para un día histórico en el que Aimar, después de recibir infinidad de agasajos por parte de su empresa y de las instituciones navarras (también del público), ha jugado y ganado su último compromiso en Pamplona con el gerriko de Baiko: 22-14 a Unai Laso y Aitor Aranguren en compañía de Jon Mariezkurrena.

En los prolegómenos del encuentro, al delantero de Goizueta le han llegado obsequios de parte del Ayuntamiento de Pamplona (la concejala delegada del Área de Participación Ciudadana, Juventud y Deporte, María Caballero, le ha hecho entrega de una talla con la fachada del consistorio pamplonés, mientras que el concejal de Deporte y Juventud, Fernando Aranguren, le ha anudado al cuello un pañuelico rojo de San Fermín) y del Instituto Navarro de Deporte y Juventud (su subdirector, Primi Sánchez, le ha regalado una placa conmemorativa), le han bailado un aurresku y le han tributado una sonora ovación desde la poblada grada del Labrit (con casi mil espectadores) antes de que Olaizola II haya dado las gracias a todos micrófono en mano.

Después se ha ido directo al cestaño, ha agarrado una pelota y ha demostrado que a sus casi 42 años sigue jugando como los ángeles. Ha ganado en su despedida del Labrit y el público le ha dicho agur como se merece: puesto en pie y coreando su nombre, Aimar, como si no hubiera mañana. Todo ello con la retransmisión en directo del primer canal de 'Euskal Telebista' y también bajo la emocionada mirada de su familia (su mujer Olaia y los cuatro hijos de ambos, Irai, Joan y las gemelas Mara y Ziara) atendiendo al último servicio de Aimar en el frontón pamplonés, donde tantos éxitos ha acumulado y que ahora deja huérfano por culpa de la edad, que no perdona.

noticias de noticiasdenavarra