Navarra, distinguida como ‘Región Emprendedora Europea 2020’

El vicepresidente de Desarrollo Económico, Manu Ayerdi, recoge el galardón
El premio reconoce la apuesta por mejorar la actividad empresarial y potenciar el nuevo modelo económico con el horizonte de 2030

09.02.2020 | 17:11
Mikel Irujo, Izaskun Bilbao, Adriana Maldonado, Manu Ayerdi -con el la distinción recibida-, Ana Ollo e Idoia Villanueva.

El premio reconoce la apuesta por mejorar la actividad empresarial y potenciar el nuevo modelo económico.

bruselas - El Comité Europeo de las Regiones concedió ayer a Navarra el premio a la Región Emprendedora Europea 2020 por "mostrar una estrategia destacada e innovadora en esta materia, independientemente de su dimensión, riqueza y competencias y por querer mejorar la tasa de actividad empresarial de su población, al ser pionera en el desarrollo del espíritu emprendedor en España". Así lo destacó el jurado, compuesto por miembros del Comité de las Regiones, representantes de las instituciones de la UE, interlocutores sociales y asociaciones territoriales. En el mismo acto recibieron una distinción semejante Gdansk, en colaboración con la región de Pomerania (Polonia), y Gotemburgo (Suecia).

El vicepresidente de Desarrollo Económico en funciones del Gobierno de Navarra, Manu Ayerdi, viajó ayer a Bruselas para recoger este reconocimiento, entregado por el vicepresidente primero del Comité de las Regiones, Markku Markkula, en el marco de su sesión plenaria. Al evento también asistieron la consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales, Ana Ollo, y el delegado del Gobierno de Navarra en Bruselas, Mikel Irujo.

El galardón distingue "la labor desarrollada por el Gobierno de Navarra" en la última legislatura para impulsar "el desarrollo industrial y social en la Comunidad mediante una serie de planes que comenzaron a implantarse entre 2017 y 2018, enmarcados dentro de la Estrategia de Especialización Inteligente (S3) de Navarra".

La S3 persigue la mejora socioeconómica de la Comunidad Foral con el horizonte de 2030, a través de la especialización de su economía en las áreas en las que cuenta con ventajas competitivas y con potencial tecnológico. Para ello, ha desarrollado una serie de planes durante estos años que este premio europeo reconoce: el de Emprendimiento, Industria, Ciencia Tecnología e Innovación, el de Capital Riesgo de Sodena, el de la Ventanilla Única para el Emprendimiento, el de la Red Navarra de Clusters-RedNac y el de Economía Social. De esta forma, la S3 se ha centrado en fomentar el emprendimiento, reducir la carga regulatoria, facilitar el acceso a la financiación y a los mercados y potenciar la internacionalización. Así lo expuso Manu Ayerdi durante su intervención en el plenario, que duró cinco minutos, que comenzó en euskera, pero un problema técnico en la traducción le obligó a concluirla en castellano.

"El Gobierno apuesta por una Navarra social, cohesionada, abierta e interconectada, con personas creativas y emprendedoras en una economía moderna y competitiva. La Comunidad Foral destaca por su fortaleza industrial y comprometida con el medio ambiente, la salud y calidad de vida, en un entorno de transparencia y confianza, para convertirse en un referente del desarrollo sostenible", resaltó Ayerdi, durante su intervención que terminó pasadas las 18.30 horas. Además Mikel Irujo recordó que el premio ensalza "la participación activa y abierta de más de 46 entidades públicas y del sector privado en estas iniciativas" tras acabar el acto de entrega.

calidad del espíritu empresarial El Plan de Emprendimiento 2020-2022 busca aumentar un 5% el ritmo de crecimiento de las empresas cada año. "El número de compañías consolidadas en Navarra es uno de los más altos de Europa, solo superado por Países Bajos o Suiza porque tienen un mayor porcentaje de emprendedores consolidados. Esto significa que tenemos un espíritu empresarial de calidad", subrayó Ayerdi.

Pero hay otros aspectos que deben mejorar, según precisa el 'Global Entrepreneurship Monitoring' referente al ejercicio de 2018. Este informe desvela que Navarra está por debajo de la media europea en percepción de buenas oportunidades para emprender negocios: un 31,7% por un 42% respectivamente. Este plan hasta 2022 establece las acciones para continuar mejorando la tasa de supervivencia de las empresas, el crecimiento anual y los indicadores de la tasa de actividad empresarial.

LA INDUSTRIA, CLAVE El Plan Industrial resalta que este sector "es clave" para Navarra, ya que aporta casi el 30% del PIB foral. Sus empresas juegan un papel importante como arrastre de otras actividades económicas y como impulsoras de la I+D+i al aportar más del 50% de la inversión en esta materia para favorecer la productividad y competitividad. El cuadro de indicadores se ha fijado como objetivos para 2020 sumar 500 empresas de más de 50 empleados; una productividad laboral (euros/trabajador) de 68.000 euros; exportar 9.500 millones y una tasa de empleo del 74%. El comité de seguimiento de la S3 analizó hace unas semanas la evolución de estos indicadores que mostraron que actualmente hay 421 compañías en la Comunidad con unas plantillas que superan los 50 asalariados; que la productividad laboral se sitúa en los 66.047 euros; que las exportaciones han alcanzado casi los 9.100 millones y que la tasa de empleo se elevó a los 72,1%.

SOSTENIBILIDAD, PROSPERIDAD El Plan de Ciencia, Tecnología e Innovación persigue una "economía y sociedad más prósperas, cohesionadas, y sostenibles desde el punto de vista medioambiental". Este plan enfoca su estrategia en mejorar la calidad de vida mediante una distribución de la riqueza equilibrada y una disminución de la tasa de riesgo de pobreza; en potenciar la sostenibilidad a través de la eficiencia energética y la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero; y en fomentar la prosperidad con un aumento del PIB per cápita y una reducción del desempleo de larga duración. Los últimos resultados de estos indicadores desvelan que hay que seguir trabajando si se pretenden alcanzar los objetivos marcados para 2020.

En estos momentos la distribución de la riqueza, según el índice Gini, se sitúa en el 28,10 con el horizonte de llegar a 30 el próximo ejercicio; la tasa de riesgo de pobreza marca un 8,3% y habría que reducirla hasta el 7% en 2020; el consumo energético final en miles de TEP se eleva a los 2.008 cuando hay que bajarlo a 1.700; la reducción de emisiones se sitúa en el -16,1%; y el PIB per cápita sobre la media europea es de 113% (siete puntos menos que los estimados para 2020). Sin embargo, el desempleo de larga duración se encuentra en el 2,1% y ha superado el pronóstico del 4% fijado para el próximo año.