Clamor en las calles de Pamplona para revertir el cierre de Siemens-Gamesa en Aoiz

Miles de personas se manifiestan este sábado en Pamplona para exigir al Gobierno de Navarra que "se implique" con el fin de frenar la decisión de la empresa que afecta a 239 trabajadores de la planta

11.07.2020 | 19:03
Imagen de la multitudinaria manifestación de esta tarde por Pamplona.

Pamplona – "No al cierre de Siemens-Gamesa Aoiz". Ese era el lema de la pancarta que encabezaba la manifestación organizada ayer por el comité de empresa de la planta Siemens Gamesa de Aoiz, y que recorrió las calles de Pamplona. Es la primera gran marcha que llevan a cabo los trabajadores de la factoría de aerogeneradores en respuesta al cierre de la fábrica que anunció la multinacional el pasado 1 de julio. Pueden perderse 239 empleos en una comarca que ya arrastra unos índices de paro mayores que las cifras del conjunto de Navarra.


Unas 3.000 personas, según la Delegación de Gobierno, se reunieron ayer en la marcha que salió desde la antigua estación de autobuses de Pamplona, y que finalizó a las puertas del Palacio de Navarra. El enfado era manifiesto. Instantes antes del inicio de la manifestación, la calle Tudela, en la trasera de El Corte Inglés, sirenas y turutas resonaban mostrando el descontento. Con el inicio de la manifestación quedo clara la razón de la protesta: "No es crisis, es capitalismo", empezaron a gritar desde la cabecera de la marcha, contagiando la problemática al resto de asistentes.

Uno de los sentidos de la avenida Conde Oliveto, primero, y la avenida de la Baja Navarra, después, se llenó de gente, ante el atento seguimiento de la Policía Nacional. Los delegados sindicales de la planta de Aoiz eran los que encabezaban la manifestación. Es el reflejo de la unidad sindicato: ELA, LAB, CCOO y UGT de la planta están trabajando juntos para intentar revertir la decisión del cierre. Además, desde que se supo la decisión de la multinacional de abandonar Aoiz, todos los partidos con representación en el Parlamento foral han mostrado la solidaridad con los trabajadores de Siemens Gamesa, y, en especial, Izquierda-Ezkerra y EH Bildu llamaron a la movilizarse en la jornada de ayer.

"No falta dinero, sobran ladrones": en todo el recorrido, las proclamas fueron variadas, y todas reiteraban la idea de intentar mantener en funcionamiento la factoría de Aoiz. Al final de la manifestación, bajando Carlos III hacia el Palacio de Navarra, la pancarta paró. Todo el ancho de la calle estaba cubierto por personas. Y desde la cabecera gritaron "esta planta no se cierra" una y otra vez, con los puños en alto.

los efectos del cierre La marcha de Siemens Gamesa supondrá, según los trabajadores, un duro golpe para Aoiz y para toda la comarca. Esta reivindicación también lo llevaron algunos vecinos de la zona. Una pancarta secundaria se hacia hueco metros atrás de la primera. "¡Queremos los pueblos vivos!", clamaba, con varias decenas de jóvenes sujetando el plástico blanco. Con la desindustrialización de la comarca, los alrededores de Aoiz sufren la despoblación. Cada vez, el trabajo se concentra más en la capital. Siemens Gamesa ha desarrollado su centro punteros en Pamplona, mientras que en los últimos años ha ido cerrando poco a poco las plantas de Alsasua, Tudela, Imárcoain, Olazagutía y, ahora, Aoiz.

La manifestación de ayer sirvió para llevar a Pamplona las demandas en contra del cierre de Siemens Gamesa. Un hombre con una pegatina en apoyo a los trabajadores observaba la marcha desde una acera, cuando dos mujeres con acento extranjero le preguntaron el porqué de la protesta. La pregunta, la duda, la curiosidad de los viandantes: el conflicto laboral de Siemens Gamesa se hizo visible fuera de Aoiz.